Puerto Deseado

Investigan robos

A lo largo de la semana pasada, el personal de la Comisaría de Puerto Deseado logró aprehender a un sujeto que ingresó a un local comercial. Mientras que otros dos robos están siendo investigados, uno de los cuales fue en una casa y el restante en un taller mecánico. 

Los hechos se registraron en la ciudad de Puerto Deseado.
Los hechos se registraron en la ciudad de Puerto Deseado.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Desde el martes de la semana pasada, los policías dependientes de la Comisaría de Puerto Deseado comenzaron a investigar una serie de robos, en uno de ellos se logró aprehender al delincuente, gracias al llamado de un vecino. 

El primero de los hechos sucedió en horas de la madrugada del martes pasado, cerca de las 02:30, cuando el propietario de una vivienda se llevó una sorpresa desagradable al llegar y constatar que desconocidos habían ingresado.

A su llegada los policías dialogaron con el hombre, quien les contó que constató que le habían sustraído un televisor LCD.

Mientras el personal indagaba entre los vecinos, solicitaron la presencia de sus pares de la División Criminalística para que realicen las pericias del caso. Además informaron de lo sucedido al Juzgado de Instrucción y Penal Juvenil N°1 local.                                    

Aprehendido con ropa

El pasado jueves, cerca de las 07:00 un vecino llamó a la Comisaría para informar que en calle Portela y Caleta Olivia, había un sujeto que iba corriendo con prendas de vestir en su poder.

El personal se dirigió rápidamente al lugar, donde constatan que se había producido un hecho ilícito en una tienda de calle Portela, por lo que en forma inmediata se realiza un rastrillaje observando a la persona en calle 150 y Juan Domingo Perón quien, al notar la presencia policial, se descarta de las prendas de vestir intentando darse a la fuga. Los uniformados ahí mismo lo aprehenden y trasladan a la dependencia, donde fue identificado y se supo que sería mayor de edad.

En tanto, en el lugar se procedió al secuestro de las prendas de vestir, mientras que en el local comercial se realizaron las pericias del caso con el encargado del negocio.

Luego el hombre se presentó en la dependencia y radicó la correspondiente declaración testimonial.

Por disposición de la Justicia una vez cumplidos los términos legales, el sujeto recuperó su libertad, previo a fijar domicilio en la causa judicial con intervención del Juzgado Penal y Juvenil local.

En horas de la tarde

Ese mismo jueves, pero durante la tarde, el personal policial de la ciudad portuaria fue requerido en un taller mecánico debido a que había sido blanco de los delincuentes.

El hombre contó que a dos rodados que tenía en el taller le habían sustraído las respectivas baterías.

En el lugar se efectuaron las pericias del caso en forma conjunta con personal de Gabinete Criminalístico. Informando de tal acontecimiento al Magistrado Interviniente. 

 

Detenidos por golpear a la policía

Otro de los hechos en el que intervinieron los efectivos de Puerto Deseado fue durante la madrugada del sábado, cuando fueron informados de la presunta existencia de una fiesta clandestina que se estaba llevando a cabo en un domicilio particular.

El personal se dirigió al lugar, donde observó que varias personas se retiraban del lugar en sus respectivos vehículos, divisando que uno de ellos detenía su marcha constantemente. Ante esta situación se procedió a la identificación del conductor y acompañante, donde el primero se mostró disconforme con el accionar de los uniformados, evidenciando estar bajo la ingesta de bebidas alcohólicas motivo por el cual se solicitó la presencia del personal de la Dirección de Tránsito local. A los pocos minutos llegaron los inspectores, quienes procedieron a controlar la documentación del conductor, además de realizarle el test de alcoholemia, el cual arrojó como resultado 1.798 g/l en sangre, por lo que secuestraron el rodado.

En ese momento el conductor comienza a tornarse desafiante con uno de los uniformados invitándolo a pelear, motivo por el cual se procede a su contención, mientras que el acompañante intentó entorpecer el procedimiento empujando a un efectivo, por lo que también es contenido, siendo ambos conducidos a la dependencia previo a cumplir los protocolos de rutina para estos casos. Una vez cumplidas las seis horas de aprehensión recuperaron la libertad.   

COMENTÁ