Aseguran que tres matrimonios lo encubren

El pastor denunciado habría abusado de chicas en San Julián

El sujeto que pertenece a una iglesia evangélica fue denunciado por una joven misionera que se albergaba en la casa de él. Ahora se conoció que el sujeto vivió en Puerto San Julián y varias chicas denunciaron ser víctimas de él.   

El hecho ocurrió en la localidad de Piedra Buena.
El hecho ocurrió en la localidad de Piedra Buena.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Con el correr de los días, las víctimas del pastor evangelista denunciado por abuso sexual, van contando sus vivencias con el sujeto. Ayer se conoció que un grupo de jóvenes que residen en Puerto San Julián se comunicaron con una mujer para contarles lo que ellas vivieron en mano del abusador.

TiempoSur dialogó con Johanna, vecina de la localidad de Piedra Buena y quien ayuda a la víctima del pastor.

La mujer contó que la joven oriunda de la provincia de Misiones, se encuentra bien, dentro de lo que cabe y tiene muchas ganas de que la Justicia actúe rápido porque el pastor continúa su vida normalmente y además sigue en su iglesia.

Al ser consultada si sabía si había otras denuncias, la mujer contestó que no, “pero si hay chicas que se comunicaron conmigo para decirme que él les hizo cosas similares”, comentó y agregó: “Él antes de venir a Piedra Buena estuvo en San Julián y varias personas de allí se comunicaron para darnos el apoyo y contarnos que allá hizo lo mismo, y por eso se vino a Piedra Buena, solo que no quieren que dé nombres”.

Además, comentó que hay chicas a las que el pastor les escribía de madrugada solo insinuándose.

Posteriormente manifestó que el pastor es de la provincia de Chaco, también vivió en Ushuaia, de ahí fue a San Julián y desde hace tres años y medio vive en Piedra Buena.

De acuerdo a lo que contó la mujer, “hay dos chicas de San Julián a las que les hizo algo parecido a la joven misionera, pero no quieren dar nombres todavía”.

 

Más víctimas

La vecina de Piedra Buena dijo que “hay personas que se comunicaron a raíz de la entrevista que dio la víctima, personas que congregaban con ellos (haciendo referencia al pastor y su esposa) en San Julián, para darnos apoyo y para contarnos todas las cosas que él hizo allá”, y añadió: “Su esposa igual sabe todo, ella hasta habló con la víctima que fue abusada, lo escuchó de la boca de la chica y lo tapó”.

Por último, denunció que “hay un equipo de pastores que le cubre todas las aberraciones, mienten y distorsionan toda la verdad ensuciando a personas”, y añadió: “Porque ellos no quieren que toda la verdad salga a la luz, engañan a la gente que aún se congrega con ellos diciéndoles cosas falsas, ensuciando a las personas que se fueron de ahí”.

De acuerdo a lo que le contó la mujer a TiempoSur, el equipo de pastores son tres matrimonios, “que los acompañan a ellos desde el principio, cuando la chica contó lo que él le hizo”, concluyó.

 

El testimonio

La víctima brindó detalles acerca de la relación que tenía con el pastor. “Nacieron comentarios que no son verdad, la única verdad es lo que salió a la luz, que fue la denuncia del abuso. Fue un abuso, por más que quieran taparlo, sigue siéndolo”, indicó la joven en primera instancia.

Señaló que demoró en hacer la denuncia por el temor a la autoridad del pastor en la localidad, por “la influencia” y el rol que ejercía en la comunidad de la zona centro de Santa Cruz.

“Uno cree que es un hombre de Dios, que no hará estas cosas. Contarlo tarde fue porque tenía miedo, temor a que no me creyeran. Por la manipulación y tantas cosas”, contó.

Ella vivía en la casa del pastor junto a su familia. Y el abuso comenzó cuando, aparentemente y según el relato de la denunciante, la pareja del sujeto se fue de viaje. “Se supone que yo era como una hija para ellos. Siempre el trato fue de padre e hija. Jamás pensé que fuera de otra manera”, indicó en primera instancia.

“Estuve negada totalmente hasta lo último de creer que es posibilidad. Entonces nunca pensé, teniéndolo tan alto en respeto, imaginé este tipo de situaciones. Hasta que su esposa se fue de viaje, nos quedamos y una noche normal, agarró, me escribió y me pidió un abrazo y empezó a tener actitudes raras desde esa noche”, detalló. Según continuó, en un momento de la noche ella se despertó y él “se había metido a la cama”.

Quedé helada hasta que amaneció”, contó.

COMENTÁ