A 12 años

El crimen de Solange Grabenheimer: por qué todos culparon a su amiga

El 10 de enero de 2007 el cuerpo de la joven fue encontrado con puñaladas y signos de estrangulamiento en la casa que compartía con otra chica en Buenos Aires. Un juicio y ningún culpable.

Del lado izquierdo Lucila, del derecho de la foto, Solange.
Del lado izquierdo Lucila, del derecho de la foto, Solange.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Solange Grabenheimer tenía 21 años y vivía en un PH de Florida, Buenos Aires, con su amiga Lucila Frend, cuando el 10 de enero de 2007 su cuerpo fue hallado con puñaladas y signos de estrangulamiento al lado de la cama. En ese momento, todas las miradas apuntaron y señalaron a su compañera de vivienda como la autora del hecho, sin embargo, y tras un juicio, fue sobreseída. Si bien logró rehacer su vida en Europa, el caso de su amiga no obtuvo justicia porque nunca se encontró otro sospechoso.

En su declaración ante la justicia, Frend sostuvo que el día del hecho, ella se fue de la casa por la mañana y que su amiga aún dormía. Y agregó que, luego de trabajar todo el día, por la noche se fue al cumpleaños de su prima y que comenzó a preocuparse cuando su compañera de casa y amiga no le respondía los llamados. Por eso, se comunicó con la pareja de Solange para ir al PH a comprobar que todo estuviera bien. No lo estaba. Al llegar, el hombre encontró el cuerpo de su novia en medio de un gran charco de sangre.

o de Los puntos de la investigación. Eugenio Aranda, el médico forense de la Policía Bonaerense que intervino en la investigación detalló que la víctima había sido asesinada entre la 1 y las 7 de la mañana, horario en el que Frend se encontraba en la casa. Sin embargo, el profesional fue denunciado por falso testimonio dado que a lo largo de la causa, había declarado que el hecho se produjo en distintos horarios. 

Fue el relato del médico legista Julio César Julián, subcomisario de la División Homicidios de la Bonaerense, el que determinó -y con  esto favoreció a Frend- al señalar que Grabenheimer murió entre las 10 y las 13, cuando la acusada ya estaba en horario laboral. Mientras el proceso judicial se realizaba, todas las miradas recaían sobre Lucila. 

En 2011 el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 2 de San Isidro dio por unanimidad su fallo y la absolvió. El fiscal del caso nunca encontró otro sospechoso, y el crimen de Solange quedó sin culpables. 

Seguir después del horror. Cuando temrinó el juicio, Lucila se mudó a Barcelona y allí se puso en pareja y tuvo un hijo, según publicó en una nota el diario Clarín en septiembre de 2018. El artículo en cuestión surgió a raíz del estreno de la pelicula Acusada -con Lali Espósito como protagonista- la cual relata una historia muy similar a la de las dos amigas. 

 

COMENTÁ