Juicio por la muerte de Vicente Maillo

Denuncias y contradicciones

En la jornada de ayer, se escuchó a varios testigos. La Dra. Mansilla solicitó apartar al representante de Ana Gloria Maíllo, que será denunciado en el Tribunal Superior de Justicia , además solicitó actas certificadas y también va a denunciar a una de las testigos por falso testimonio. Por su parte, la esposa de José Maíllo, durante su testimonio, se contradijo con el de él.

Ayer se llevó a cabo la cuarta audiencia del juicio. (Foto: C.R.)
Ayer se llevó a cabo la cuarta audiencia del juicio. (Foto: C.R.)
COMPARTÍ ESTA NOTA

Ayer continuó la cuarta jornada del juicio por el homicidio de Vicente Maíllo que tiene como imputados a sus dos hijos y a la madre de ellos, como así también a Cristian Etchebarne.

Pasados unos minutos de las 09:00, luego que el Presidente del Tribunal iniciara la audiencia le cedió la palabra a la secretaria de Cámara, Dra. Vila, quien brindó las novedades, como ser que recibieron los informes de la AFIP, las copias solicitadas del Juzgado N°2, además de lo actuado por la Comisaría Segunda. A su vez la Secretaria informó que llegaron las copias de los expedientes de los distintos delitos que se cometieron e intentaron cometer en la casa de Maíllo.

Posteriormente la Dra. Sabrina Mansilla solicitó la palabra y pidió una copia del acta donde conste la declaración testimonial de Roberto Saldivia y se solicita la nulidad por haber actuado de mala fe en su proceder como letrado, su ética profesional, citando a mis defendidos, José Maíllo y Luis Maíllo, en su estudio jurídico como abogado intimidándolos y falseando información policial, abusando de sus contactos, tanto como de la jueza como del Comisaria Águila, quien le dio información confidencial de la investigación, falseando el Dr. Saldivia los hechos, jugando al investigador privado, violando el secreto profesional como abogado grabándolos de forma ilegal. Además, solicitó que sea apartado de la querella de este debate hasta que el Tribunal Superior de Justicia resuelva su situación profesional.

El Dr. Joaquín Cabral le cedió la palabra al fiscal de Cámara, Dr. Iván Saldivia, quien manifestó que se opondrá, lo mismo aseguró la querella que se opone, ya que no se practica el principio de inocencia, a lo que la defensa respondió que, si lo hubiese hecho como familiar, los hubiera citado en su casa y no en el estudio jurídico donde procede como abogado.        

El Presidente y sus vocales se retiraron unos minutos para deliberar y al regresar el juez Cabral manifestó dos cuestiones que han analizado, la primera es que tratándose de una participación de un juicio como letrado de una de las personas que resultó víctima del hecho, que es Ana Gloria Maíllo, y a fines de salvaguardar este proceso, el derecho de defensa de la parte, este cuestionamiento que ha realizado la defensora que está sugiriendo una investigación administrativa del ejercicio profesional, en lo que respecta a lo que sigue en el presente juicio consideramos prudente, porque así lo advierte el Código Procesal en cuanto a la representación de partes, para evitar cualquier tipo de cuestionamientos que pueden llevar a la impugnación o la nulidad del proceso, nosotros vamos a tomar, en principio, una posición cautelosa y respecto a la querellante Ana Gloria Maíllo la haremos comparecer en el día de la fecha a los fines que exprese continuar respecto de la asistencia profesional de Roberto Saldivia.       

Posteriormente se hizo pasar al primer testigo amigo de Vicente, quien contó cómo era su relación con él y cómo fue que se enteró de la muerte de Maíllo.

 

Peritos solicitados

Una vez finalizado con el testimonio hicieron lo propio el perito de parte solicitado por la defensa de los hermanos Maíllo y Reina y el perito forense que llamó la querella, los cuales se sentaron juntos frente al Tribunal y el primero explicó el análisis que hizo a la familia, como así también contó que se realizó una autopsia psiquiátrica sobre Vicente. Uno de los puntos relevantes del testimonio del psiquiatra fueron los indicios detallados que llevaron a Reina a cometer el homicidio, según él, ella buscó mucha ayuda, pero no la encontró. El nivel de sometimiento fue tal que le salieron las autodefensas. Parece que hizo un acto psiquiátrico complejo, por las voces y el que Vicente la visite para hablar con ella en la celda.

En cuanto al perito psicólogo forense, éste explicó que él solo hizo una evaluación básica para saber si los imputados estaban en condiciones de afrontar el juicio.

 

Sigue como querellante    

Una vez que finalizaron sus testimonios los peritos, hicieron ingresar a Ana Gloria Maíllo, a quien sentaron frente al Tribunal y allí el Dr. Joaquín Cabral le explicó la situación de su representante legal y le dijo que el Tribunal tuvo la conveniencia para hablarle y que ella vea que no puede estar en el juicio porque está cuestionado su representación y le preguntaron si renunciaba a ser querellante.

Ana Gloria aseguró que no dejará de ser querellante y solicitó que la Dra. Érica Schupach sea también su representante junto a su hermana Petra Maíllo.  

Una vez que se tomó nota, Ana Gloria se retiró del recinto e hicieron pasar a otra testigo, la cual era empleada de Susana Reina en la peluquería y con quien mantiene una lucha legal.

 

Amigos desde la infancia

Con el correr de las horas y los testigos, el Tribunal Oral solicitó la presencia de Patricia Almonacid, quien manifestó ser amiga de Vicente desde niños y se veían seguido. 

Lo primero que dijo la testigo es que Vicente era muy reservado, hasta dos años antes de su homicidio, que comenzó a contarle algunas intimidades.  

Posteriormente comentó que se enteró de la muerte de Vicente esa mañana, cuando un compañero de trabajo, le avisó y ella no le creyó, pero de igual manera llamó tres veces al local Casa Maíllo y recién en la tercera llamada la atendieron, una voz cantaba “se quedaron con ganas de viajar”, hecho que la asustó y cortó. Luego se dirigió hasta Doña Ana, donde se encontró con la cinta amarrilla y todo rodeado de policías, por lo que fue a ver a Petra, pero nadie contestaba y se dirigió a la casa de Ana Gloria, donde la atendió una señora a la que le preguntó si era verdad y ella le respondió que sí.  

Más adelante en su relato, la mujer contó que no quería ir al velorio ni al sepelio, pero de igual manera fue, ya que solo quería saber quién fue el que la atendió cantando. Luego de preguntarle a uno de los empleados, este le habría manifestado que fue “Machi” (por José Maíllo).

En otra parte de su relato comentó que iba a viajar con los empleados, pero si seguían las peleas no lo haría, además de decirle que cuando volviera del viaje se separaría. Luego manifestó que en una charla antes que lo mataran, estaban cenando en su casa, cuando de repente se levantó para mirar por la ventana porque creía que lo seguían. Él le habría dicho que Susana lo acusaba de tener una mujer que le sacaba dinero y ella le preguntó si la tenía, a lo que Vicente le respondió que si tuviera una no estaría con ellos.

Por último, le consultaron si vieron a Vicente borracho y esta contestó que no y aseguró que no tenía problemas de alcohol. 

 

Los hermanos se retiraron de la sala

Luego se escucharon los testimonios de otros tres testigos y el último de la mañana fue el fotógrafo de la División Criminalística, quien tomó la secuencia fotográfica de la escena.

Una vez sentado frente al Tribunal, comenzaron a reproducir las fotos del día del homicidio y fue cuando la defensa de los hermanos Maíllo pidió la palabra y manifestó que los hijos de Vicente no querían ver las fotos de su padre y solicitaron retirarse de la sala, hecho que fue concedido, mientras que su madre decidió permanecer.

A medida que iban pasando las fotografías y en especial donde se ve el cuerpo de Vicente, Reina bajó la cabeza y se cubrió el rostro con las manos, como acongojada.

En tanto el perito fotógrafo fue explicando cada una de las imágenes que se proyectaban.  

Una vez finalizado, se pasó a un cuarto intermedio hasta las 15:30, donde se reanudaría la ronda de testigos.

 

Falso testimonio

Al reanudar la audiencia, la Secretaria informó los testigos que se presentaron para comparecer y los que no.

En esos momentos, la Dra. Sabrina Mansilla solicitó la palabra y pidió que se hiciera copia certificada de la testimonial de Patricia Almonacid y que se extraiga copia certificada de llamadas entrantes y salientes de Casa Maíllo, debido a que hay contradicciones entre lo que manifestó la testigo y los llamados telefónicos. Además, solicitó que se remita al Juzgado de turno por considerar que están ante la comisión de falso testimonio. El Presidente del Tribunal respondió que queda peticionado.    

Una vez finalizada la petición, continuaron con los testigos de la causa, entre ellos una perito en informática y luego se llamó a testificar a Rosenda Patricia Acosta, esposa de José Maximiliano Maíllo (Ver recuadro).

Pasados unos minutos de las 19:00 se dio por finalizada la audiencia, no sin antes que la Dra. Mansilla solicitará incorporar a la causa una copia de impugnación de la causa civil, ya que la misma será utilizada durante los alegatos.

En la jornada de hoy se escucharán los testimonios de los policías que intervinieron en la investigación.

 

Ana Gloria seguirá siendo querellante en el debate oral y público. (Foto: C.R.)

 

 

La amiga de la infancia de Vicente sería denunciada por falso testimonio. (Foto: C.R.)

 

Reina bajó la cabeza y se tapó el rostro al ver las fotos de la escena. (Foto: C.R.)

 

Los hermanos se retiraron de la sala para no ver las fotos de la escena. (Foto: C.R.)

 

Contradicciones

Al sentarse frente al tribunal, la esposa de José Maíllo comenzó contando cómo fue que se enteraron de la muerte de Vicente. La mujer comentó que se encontraban durmiendo cuando recibieron un llamado de Luis quien les cuenta que entraron a robar a la casa de sus padres, por lo que se levantaron y fueron a la casa ubicada en calle Corrientes, donde quisieron entrar, pero no los dejaban y un policía les contó que Susana estaba siendo asistida y Vicente muerto.

En esos momentos habría bajado Luis y le pidió si podía subir para ayudar a su mamá y ella lo hizo para luego subir a Reina a la ambulancia y ser trasladada al Hospital. Además, contó que una enfermera fue quien la desvistió y no supo qué hicieron con la ropa que le sacaron, ya que ella había ido a buscarle algo para que se pusiera. Luego le consultaron si participaban de reuniones familiares a lo que ella respondió que sí. “Nos reuníamos en la casa de la abuela, porque ella no podía subir escaleras” y agregó: “Nos reuníamos los domingos”. Cabe señalar que José en su testimonial aseguró que había dejado de participar en las reuniones familiares desde hacía años.

Más adelante le consultaron si su esposo iba a trabajar, a lo que respondió que no, porque estaban haciendo unas refacciones en la casa.

Más adelante contó que fueron a Casa Maíllo para colocar el cartel de cerrado por duelo, mientras ella escribía el cartel, José ingresó a la oficina y posteriormente se retiraron del local.

Más adelante Patricia se volvió a contradecir en sus dichos, ya que manifestó que habían dejado de ir a las reuniones por la mala relación que había entre Vicente y Susana, ya que siempre se peleaban. Según dijo todo era motivo de pelea, hasta un programa de televisión.

Para ir finalizando Patricia aseguró que Susana sospechaba mucho, porque había ocasiones que llegaba con la ropa manchada. Al parecer cuando Susana se enteró lo de la sobrina, salía por las noches e iba a llorar sola a la ría.

Al finalizar la testimonial, tanto ella como su marido lloraron y Patricia solicitó verlo unos minutos, lo cual le fue concedido.

   

La esposa de José se contradijo en la testimonial.

COMENTÁ