Zona Norte

Conflicto efímero

La mañana de ayer inició con un corte de ruta por parte de los estibadores, en el acceso norte de Caleta Olivia. Por la tarde, hubo diálogo, promesa de ayuda y acuerdo de reunión para apaciguar las aguas.

Los estibadores consiguieron una reunión.
Los estibadores consiguieron una reunión.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El acceso norte de Caleta Olivia suele ser el punto de encuentro para quienes sostienen un reclamo laboral y la jornada de ayer no fue una excepción.

En este caso los protagonistas fueron los estibadores, que lo habían plantado en la madrugada de este martes.

Se trata de los trabajadores del puerto Caleta Paula que llegaron en protesta a la falta de trabajo por el no ingreso de buques que capturan langostinos.

Meses atrás, los cortes de la Ruta 3 relacionados con protestas sociales generalmente se extendían desde la mañana hasta las últimas horas de la tarde y la mayoría se diluían sin soluciones o bien con ayudas financieras de cinco mil pesos cuando se trataba de desocupados.

Pero el de ayer duró solo seis horas y se levantó minutos después del mediodía luego que autoridades de la delegación local del Ministerio de Trabajo citaran a un grupo de voceros para ofrecerles una ayuda financiera de veinte mil pesos que se acreditaría esta misma tarde en sus cuentas bancarias.

Hay paz

A ello sumaron el compromiso de facilitarles un viaje a Río Gallegos para mantener una audiencia con la gobernadora Alicia Kirchner y otros funcionarios del ámbito portuario y pesquero el próximo lunes.

Los referentes de los trabajadores comunicaron las novedades a sus compañeros que permanecían en la ruta y en breve asamblea decidieron por unanimidad levantar la medida de fuerza.
No obstante, tras señalar a la prensa que los estibadores de banquina grande suman casi un centenar, advirtieron que “el paliativo (económico) nos sirve, pero más nos sirve que nos aseguren que van a entrar barcos para la descarga de langostino”.

Hay diálogo

Lucrecia Bravo, en diálogo con FM Vanguardia de Caleta, dijo que "esto era algo que iba a suceder ante la falta de respuestas positivas", más allá, que lo venían hablando con los gremios.
Consultada sobre el motivo de este reclamo, la funcionaria puntualizó que tiene que ver con poder garantizar el sostenimiento del trabajo, principalmente con las entradas de los barcos al puerto de esta ciudad. Al respecto Bravo señaló que la pesca es una actividad económica temporal y estacionaria, y que muchas veces depende de condiciones que no las pueden definir ni manejar.

Al mismo tiempo destacó, que hoy, toda la flota a nivel nacional está replegada, por mal tiempo, lo que impide salir a pescar, y ante esto no hay herramientas para garantizar ese sostenimiento en el tiempo. "Caleta Olivia, tiene más vínculo con el desarrollo del fresco, necesitamos buscar otras alternativas, como por ejemplo, la merluza y estamos trabajando en eso," dijo Bravo y recordó que los procesos son difíciles para encontrar una flota que quiera venir, ya que muchas veces prefieren trabajar con el langostino en otros puertos y por eso hay cosas que exceden.

COMENTÁ