El homicidio del comerciante

Crimen de Maillo: se conocieron los motivos para planificar su asesinato

Tenía intenciones de finalizar la relación con su pareja. A ésto se le sumó que la había desvinculado de sus negocios al igual que a uno de los hijastros. Al otro le habría recortado los gastos de sus estudios en Buenos Aires. La suegra lo despreciaba. La joven que fue nexo con el sicario.   

La pareja, los hijastros y la suegra de Maillo, fueron los primeros detenidos por el homicidio.
La pareja, los hijastros y la suegra de Maillo, fueron los primeros detenidos por el homicidio.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La investigación por el crimen del comerciante Vicente Agustín Maillo, sigue ventilando datos que incriminan aún más a los sospechosos. La jueza Marcela Quintana consideró en el procesamiento de los implicados cuales fueron los posibles motivos que llevaron a los allegados a la víctima a contratar al joven bonaerense, Cristian Javier Etchebarne, para que cometiera el crimen en la madrugada del 16 de noviembre pasado.
Para la magistrada y según las pruebas evaluadas, la relación del dueño de “Bazar Doña Ana” y “Casa Maillo” con su pareja, Susana Reina, sus hijastros José Maximiliano y Luis Gabriel y su suegra María del Carmen Spiritoso, estaba “deteriorada” desde comienzos de 2017.
Según se pudo establecer por el testimonio de los testigos, Maillo tenía intenciones de finalizar la relación con Reina. A esto se le sumó que la había desvinculado de sus negocios.
En tanto que a José Maximiliano también lo había apartado del comercio “Bazar Doña Ana”, ubicado en Zapiola y Corrientes. En la planta alta se encuentra la vivienda particular de la víctima donde fue ultimado de cinco puñaladas. El joven no asistía al negocio y Maillo sospechaba que le sustraía dinero.
Mientras que Luis Gabriel, tenía buena relación con su padrastro, pero éste lo habría desilusionado por su bajo rendimiento en sus estudios de Administración de Empresas que cursaba en la ciudad de Buenos Aires. Además le habría puesto un límite para solventar la carrera, ya que estaba molesto por los excesivos gastos que llevaba el muchacho. 
Según los investigadores, la víctima era el sustento del grupo familiar y los sospechosos habrían visto peligrar el alto nivel de vida al que estaban acostumbrados.  

Desprecio y nexo 
Un capítulo aparte merece la suegra de Maillo. La mujer de 83 años, evidenciaba desprecio hacia su yerno, indicaron los testigos. Habría ejercido influencia hacia su hija y nietos. Fue definida como una persona de carácter fuerte, absorbente y demandante. 
Se presume que los cuatro habrían diseñado un plan macabro; simular un crimen en ocasión de robo, donde la víctima fatal debía ser Vicente. 
Por otro lado, se hace hincapié en la relación del supuesto sicario (Etchebarne) con Luis Gabriel y ambos con Carolina Isabel Nacimiento, joven oriunda de la localidad de Pilar (Buenos Aires). Durante los allanamientos que llevó a cabo personal de la Comisaría Segunda de Río Gallegos en diciembre pasado donde fue capturado Etchebarne, se concretó un operativo en un domicilio de la muchacha y se incautaron elementos que la vinculan con el hijastro y la pareja de la víctima. También hay un informe que el supuesto asesino usó un teléfono de Nacimiento para comunicarse con el resto de los implicados. Es decir que la joven es un nexo clave y aún sigue libre. 
A fines de octubre, Reina viajó a Buenos Aires y fue allí que habría cerrado el trato para cometer el homicidio. 

Ojo que nos escuchan

Se presume que los sospechosos fueron cautelosos tras el homicidio de Vicente Maillo, porque durante un allanamiento en el domicilio donde fue detenido José Maximiliano (Zapiola 2454) los investigadores encontraron una nota manuscrita; “Ojo con lo que hablan porque seguro escuchan”. Esta frase fue escrita en una hoja extraída de una libreta de similares características hallada en calle Magallanes al 170 donde tenía la peluquería su madre y residía su abuela.  

COMENTÁ