Cuarentena

Violencia de género: La otra pandemia que afronta la política

Al menos 21 mujeres fueron asesinadas durante el aislamiento en Argentina y Santa Cruz no fue la excepción, luego del femicidio de una docente que todavía se investiga. Entre las medidas, hay una línea telefónica, números de WhatsApp y una campaña nacional de “barbijo rojo” como código. Otro problema difícil de resolver.  

Las mujeres mueren y la política lucha contra otro gran problema.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Mientras los ojos del mundo están puestos sobre lo que ocurre con el avance del Coronavirus, hay otra pandemia que avanza mientras la política trata de encontrar las mejores medidas para terminar con la violencia de género, que al mismo tiempo sigue terminando con vidas de mujeres en el todo el país.
La estadística indica que durante la cuarentena fueron al menos 21 mujeres las que fueron asesinadas en un contexto que para nada ayuda a la violencia intrafamiliar.
La clase política y el Gobierno nacional lo saben y es por eso que, mientras dure la cuarentena obligatoria para reducir los contagios de Coronavirus, algunos sectores quedarán exceptuados de cumplir con la medida y entre ellos están las mujeres e integrantes del colectivo Lesbianas, Gays, Travestis, Transexuales, Bisexuales e Intersexuales (LGTTBI) que deban salir de sus casas para denunciar situaciones de violencia de género u pedir auxilio en un contexto de riesgo.
Así lo dispuso el Gobierno, a través de la Resolución 15/2020 del Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad publicada en el Boletín Oficial.
Días atrás calificaron estas situaciones como de fuerza mayor y eximió a quienes deban hacer denuncias de cumplir con las restricciones para circular en vía pública, en medio de la extensión del aislamiento para prevenir infecciones de COVID-19.
La resolución afirma: "Dentro de las situaciones de fuerza mayor se encuentran todas aquellas por las cuales las mujeres y las personas LGTTBI solas o junto con sus hijos e hijas requieran salir de sus hogares en razón de realizar las pertinentes denuncias penales o pedir auxilio, asistencia o protección a organizaciones en virtud de la situación de violencia que se encuentra transitando".
Indica además que la Justicia penal y de familia dispuso las medidas necesarias a través de guardias para que puedan tomar denuncias "por causas de violencia contra las mujeres y las personas LGTTBI solas o junto con sus hijos e hijas".
"Por ello entendemos que resulta importante y pertinente el dictado de la presente resolución, puesto que colabora a que las fuerzas de seguridad conozcan que las mencionadas situaciones se corresponden a supuestos de fuerza mayor", aclara.

EL BARABIJO Y EL NÚMERO
Ante este panorama, nació el “Barbijo rojo”; las palabras clave para que la mujer o persona que está sufriendo violencia pueda avisar en las farmacias que necesita ayuda y quien atienda ese pedido, que se hará personalmente o por teléfono, dará aviso inmediato a la línea 144.
Esta idea, que comenzó hace unas semanas en España, es una iniciativa conjunta entre el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación (MMGyD) y la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) y busca poner especial atención en el contexto de la emergencia por la pandemia de Coronavirus COVID-19.
Así, las mujeres y personas LGBTI+ que sean violentadas en todo el país, y también en Santa Cruz, pueden acercarse a la farmacia más cercana o llamar a la de confianza y solicitar un barbijo rojo para que el personal comprenda que se trata de una situación de violencia por motivos de género y se comunique con la Línea 144, único dispositivo federal de asesoramiento y asistencia integral ante situaciones de violencia por motivos de género en todo el país.
La decisión de poner a las farmacias como nuevos espacios para pedir ayuda se debe a que el Decreto 297/2020, sobre aislamiento social preventivo y obligatorio, caracterizó a estos comercios como “servicio esencial”; por lo tanto, es uno de los pocos rubros que permanecerán abiertos y en funcionamiento durante este período.
Asimismo, la Línea 144, a través de una resolución del MMGyD fue declarada como “servicio indispensable” y también se encuentra habilitada las 24 horas del día. En este contexto, ambos organismos acordaron una acción conjunta a nivel nacional surgida por iniciativa de la experiencia impulsada por la Secretaría de Igualdad de Género del Gobierno de la Provincia de Río Negro con la campaña “Barbijos rojos” junto a farmacéuticos locales.
La Línea 144 es gratuita y funciona los 365 días del año, durante las 24 horas y desde ella se abordan todos los tipos y modalidades de violencias tal como lo establece la Ley de Protección Integral a las Mujeres (Ley 26.485 de violencia física, psicológica, obstétrica, económica, laboral, institucional, mediática, política, entre otras).


Desde el Gobierno indicaron, además, que se encuentra disponible la aplicación gratuita para celulares (para dispositivos Android como IPhone) a través de la página web del Ministerio: https://www.argentina.gob.ar/aplicaciones/linea-144-atencion-mujeres.

LOS ÚLTIMOS
En los últimos días, tres nuevos casos se sumaron a la lista de femicidios en cuarentena.
Priscila Martínez tenía 15 años y su cuerpo fue encontrado ayer en un pozo de la casa de su tío, Rubén Ávila, en la ciudad santiagueña de La Banda, Santiago del Estero. La adolescente estaba desaparecida desde el 23 de febrero. No habían pasado ni 24 horas de la confirmación del femicidio de Camilla Tarocco, de 26 años. Por el crimen fue detenida su ex pareja, Ariel González. La encontraron enterrada a 200 metros de su casa, en el partido de Moreno. “La maté a Camila", confesó el femicida ante su propia familia el mismo día de la desaparición de la joven, con quien había estado en pareja y tenía en común dos hijos de 5 y 7 años.
La tercera mujer asesinada es de Santa Cruz y se trata de Jesica Minaglia, de 31 años, docente en una escuela primaria.
Fue hallada en su propia casa de la ciudad de Comandante Luis Piedra Buena, en Santa Cruz, a 250 kilómetros de Río Gallegos. Su ex pareja, Pablo Núñez, un cabo primero de la fuerza provincial, fue quien dio la alerta en una comisaría local.
Ambos tenían un hijo en común, se habían separado recientemente y la jueza de la causa ordenó su detención.
En Capilla del Monte por estas siguen buscando a Gisela Basaldua, quien fue vista por última vez el 5 de abril. Dejó sus computadora y celular en la casa donde estaba hospedando y su mochila y sus pertenencias en otra zona. Según el dueño, en medio de un brote, pero la familia desconfía que eso haya ocurrido. Encontraron su mochila y sus pertenencias.
Desde el inicio del aislamiento decretado por el Gobierno, miles de mujeres se encuentran encerradas con sus maltratadores. El hogar sigue siendo el lugar más inseguro para las mujeres ya que más del 37% de los femicidios se producen en las propias casas de las víctimas en contextos en que no hay encierro.
El Observatorio de Femicidios “Ahora que sí nos ven” difundió su registro de asesinatos de mujeres en contextos de violencia por razones de género desde el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio, del 20 de marzo al 12 de abril: En total fueron 18. Se trata de un femicidio cada 32 horas. Pasaron 5 días del 12 de abril y la cifra se quedó corta: En total serían al menos 20 las mujeres asesinadas en durante el aislamiento social. El 72% de los femicidios ocurrieron en la vivienda de la víctima. Además se incrementaron en un 56% los llamados a la línea 144.
 


COMENTARIOS