Congreso

Se encamina la Ley de Etiquetado

El proyecto consiguió avances en la Cámara de Diputados. Nutricionistas y la comunidad en general se mostró a favor de saber qué es lo que se ingiere en la comida.

El proyecto avanza en Diputados.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Desde principios de año se viene debatiendo a nivel nacional la Ley de Etiquetado frontal. Se trata de una iniciativa que busca dar a conocer todos los valores nutricionales y advertir al consumidor a la hora de adquirir un producto. El principal objetivo de esto es que el comprador conozca qué es lo que está ingiriendo y qué efecto tendrá en su cuerpo. En Río Gallegos la Asociación de Nutricionistas de Santa Cruz realizó la semana pasada una jornada de concientización en la población, señalando la importancia que avance esta ley en el Congreso y se dé mayor información. Vale señalar que el primer contacto que tuvieron los vecinos de la localidad con productos etiquetados con el octágono fueron aquellos comprados previo a la pandemia en la ciudad vecina de Punta Arenas.


La iniciativa

El proyecto busca que los alimentos y las bebidas que contengan exceso de nutrientes críticos -calorías, sodio, azúcares o grasas- deberán llevar en su cara principal un sello de advertencia, según corresponda, de color negro y forma octogonal.

Estos productos, y principalmente los dirigidos a niños, niñas y adolescentes, tendrán prohibida la publicidad, promoción y patrocinio; y además, no podrán venderse en los kioscos de las escuelas.

Las industrias grandes tendrán un plazo de seis meses desde la publicación en el Boletín Oficial para adaptarse a la ley, y podrán extender ese plazo por seis meses más a criterio del Poder Ejecutivo. En el caso de las PyMEs, el plazo para la aplicación será de 12 meses, también prorrogables.

Además indica que las sanciones a las empresas serán las contempladas en la normativa de Lealtad Comercial; y encomienda al Poder Ejecutivo a reformular el Código Alimentario como sea necesario, entre otros puntos.

 

Comisiones

Luego de la iniciativa realizada en Río Gallegos, TiempoSur siguió de cerca las transmisiones en vivo de la Cámara de Diputados, donde los legisladores de la comisión y expertos en la materia continuaron con el debate del proyecto.

Diputados de las comisiones de Legislación General, Salud, Defensa del Consumidor e Industria de la Cámara baja se abocaron este lunes a la discusión del proyecto de ley de etiquetado frontal de alimentos, que cuenta con media sanción del Senado.

Tras cuatro jornadas con invitados de todos los sectores, los legisladores arrancaron con la discusión de la letra chica de la iniciativa. A lo largo de las intervenciones, hubo un respaldo mayoritario al texto y algunos pedidos de incorporaciones.

 

Todos de acuerdo

Según una encuesta realizada por la ONG Fundación InterAmericana del Corazón Argentina (FIC), el 91% de las 1167 personas entrevistadas "apoya una política que incluya sellos negros de advertencia en el frente de los envases de alimentos y bebidas con exceso en nutrientes críticos (azúcares, sodio, grasas totales, grasas saturadas) y calorías".

De acuerdo a ese estudio, el alto porcentaje de adhesión a este proyecto "se observó en todos los grupos de edad y niveles socioeconómicos (93% para el nivel socioeconómico más alto y 87% para el más bajo)".

 

En este marco, TiempoSur tuvo acceso al proyecto, donde se establece entre los argumentos que tiende "a mejorar la información suministrada a la población, completar la información nutricional que se difunde en los envases a partir de estrategias más accesibles y visibles así como también prohibir publicidades dirigidas a niños, niñas y adolescentes.

El derecho a la información en la relación de consumo está reconocido en el artículo 42 de nuestra Carta Magna.

"El citado artículo establece: “Los consumidores y usuarios de bienes y servicios tienen derecho, en la relación de consumo, a la protección de su salud, seguridad e intereses económicos; a una información adecuada y veraz; a la libertad de elección, y a condiciones de trato equitativo y digno”.

"La información como derecho, tal como dispone el texto constitucional, debe ser adecuada y veraz; así como también clara y accesible para toda la ciudadanía. Que sea posible reconocer y comprender la información de los productos, de los alimentos y las bebidas que consumimos, fortalece la propia autonomía para elegir con libertad".