Un mes del trasplante

Nadia Cid: “No me da más el corazón de alegría del poder respirar bien”

La joven relató lo vivido en este último tiempo y la felicidad al cumplirse un mes del trasplante bipulmonar que recibió.

Nadia Cid expresó su enorme felicidad por la evolución que está teniendo tras la intervención.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Ayer se cumplió un mes del trasplante bipulmonar que recibió Nadia Cid en la Fundación Favaloro y la joven riogalleguense decidió escribir unas palabras al respecto en su cuenta de Facebook.

En el escrito, recordó la espera de los pulmones, algo que se le hizo eterno y tiempo en el que pensó bajar los brazos hasta que llegó su ángel donante. El trasplante y la alegría de poder seguir adelante, todo en sus emotivas palabras.

Su relato

"Y hoy (por ayer) se cumple mi primer mes de trasplantada. En el que volví a nacer, en el que mi vida después de 6 años de una larga lucha contra la hipertensión pulmonar cambió, mi única opción para curarme era realizarme un trasplante bipulmonar, para todo ello me tenía que venir a BS AS y no sabía cuánto tiempo podía estar acá, sin embargo me vine dejando mi vida, mi familia, mi trabajo y mis estudios, me quedaba el Consuelo de que venía por un cambio mejor y esta parte es la que muy pocos saben... miles de miedos dentro mío, el venir a hacer el pretrasplante y ver si quedaba internada en Emergencia o en urgencia ... emergencia uno vive en un hospital hasta que llegue el donante, urgencia podes vivir en mi caso en un departamento de la obra social hasta que llegue (fácil 5 años podría haber estado) me dieron la noticia de que entré en urgencia... mi cuerpo y la bomba que usaba de a poco iba dejando de hacer efecto, fueron 3 meses en espera, dentro de 4 paredes, y sé que 3 meses para uno que lo ve de afuera no es mucho pero para el que lo vive de adentro se hace eterno, hay mucha gente que te logra entender y otra que no, creo que esos fueron mis días más difíciles después de la partida de mi hija, miles de miedos pensando en cuándo llegaría, cuánto iba a estar internada. Llantos, desesperación, querer irme, y ahí estaban ellos. Mamá y papá para contenerme y hacerme ver las cosas de colores... El 01 de diciembre me lloré la vida y quería abandonar. Creo que Dios escuchó mi angustia, el 02 llegó mi donante. La cirugía comenzó a las 22:00 aproximadamente y terminó a las 04:30 aproximadamente, miedos de si soportaría la operación si me quedaba en quirófano o salía, nadie más que yo y los que vivieron todo esto saben lo que es, miles de pensamientos, insomnio, depresión y a la vez esperanzas que tenemos, hoy en día pienso que si bien hay que tener mucha precaución y cuidarme de todos los virus habidos por haber, que fue lo mejor el haberme venido, el dejar todo por una nueva segunda oportunidad de vida, no me da más el corazón de alegría del poder respirar bien, del caminar sin cansarme... de vivir, solo vivir aprendemos a valorar la vida de otra manera, a verla de otra manera y a no amargarnos por cosas que no valen, que son secundarias. Solo Dios sabe el porqué me envió la enfermedad, por qué llegue al trasplante y por qué esperé 3 meses que por cierto a comparación de otras personas que esperaron, lo mío no es mucho, solo pido que esto siga en marcha y rezar porque mi cuerpo evite rechazar los pulmones. De mi parte voy a dar lo que esté en mí para poder vivir mi vida al 100%. Soy Feliz. Recuerden #losórganosNOvanAlCielo Gracias a Mi Ángel Donante. Y al equipo de Favaloro, más específicamente Dr. Alejandro Bertolotti quien me operó y salió todo un éxito. Toda mi vida voy a estar agradecida”.