Río Gallegos

Más embarazos, sobrepeso y obesidad 

Por la pandemia, muchas personas no acudieron a tratarse sus patologías. En el Centro de Salud N°9 del San Benito, hubo un aumento en las consultas por embarazos, sobrepeso y obesidad. La Dra. Valeria Pereyra explicó por qué no atienden urgencias, las que deben ser derivadas al Hospital Regional.

“Por una urgencia o emergencia llevarán al hospital a las personas, que es lo que corresponde”.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Prácticamente desde el inicio de la pandemia los profesionales de la salud señalaron que, por el Coronavirus, muchas personas dejarían de realizarse controles en otras patologías. Y esto se cumplió.

Los Centros de Salud en Río Gallegos funcionaron como zonas verdes, pese a las dificultades obvias, como la falta de personal.

En la calle 34, entre 13 y 17 comenzó a funcionar desde junio del año pasado, el Centro de Salud N°9 en el barrio San Benito. Este lugar de Atención Primaria de la salud antes prestaba servicio en la Calle 1, en el predio de la mutual de la CSS.

“Al igual que los otros Centros de Salud hemos organizado al principio de la pandemia de 2020 para funcionar como zona verde, para brindar atención no COVID”, contó la Dra. Valeria Pereyra, referente de este centro, especialista en Medicina General.

El lugar –que cuenta con la ayuda de agentes sanitarios que realizaban la visita domiciliaria y seguimiento, cuya información entregan a los médicos y que en época de pandemia tuvieron otras acciones- absorbió la demanda de la salud privada y realizó control de niño sano, embarazadas y a pacientes crónicos, como hipertensión y diabetes, que es el diagnóstico que acompaña durante toda la vida a una persona.

“Si bien tenemos dos médicos, que sabemos es poco, nos llena de orgullo porque lo hacemos desde el primer día”, precisó la Dra.

El centro atiende una de las zonas más grandes de Río Gallegos, en donde han realizado controles post-COVID, pero lo que han detectado es el aumento en la cantidad de embarazos.

“Como los centros son zonas verdes y lugares relativamente limpios, les dio confianza a la gente y se han abocado a ir”, precisó.

De a poco las mujeres comenzaron a asistir a los controles de embarazos ya que “no habían consultado antes”. “También hacemos la conserjería de anticoncepción, se colocan implantes, que es un método muy utilizado en los jóvenes, también los DIU. Todo el acceso a los métodos anticonceptivos es tan prioritario como un control de embarazo”, aclaró.

Por la pandemia, se limitaron las charlas que realizaban en los colegios referentes a métodos anticonceptivos, pero mantienen el contacto con cualquier persona que consulta, la que “tiene línea directa con profesionales para la consejería y así pueden comenzar un método anticonceptivo específico”.

El aumento en las consultas por embarazos no fue en los más jóvenes. “Nos llamó la atención a mí y a la Dra. Sandra Montaño, que es médica generalista, que no han sido los jóvenes o adolescentes en donde se dieron los casos, sino que el aumento fue en las personas más grandes”, contó.

 

DEMANDA

También se incrementó la demanda de pacientes crónicos, que incluso habían dejado de tomar su mediación durante la pandemia. “Para un hipertenso, por ejemplo, es un riesgo, lo mismo que para un diabético, independientemente que se haya contagiado o no de COVID”, precisó.

Es decir, durante el aislamiento hubo un descenso marcado en los controles de los pacientes crónicos, que es el “trabajo diario”, de los médicos del centro.

Se estima que, en Argentina, en promedio producto de la pandemia, las personas aumentaron 7 kilos. El clima y estilo de vida sedentario provocó que esta cifra no sea extraña para Río Gallegos.

“Aumentaron las consultas por sobrepreso y obesidad”, precisó.

La médica adelantó que las personas realizan los trámites para ANSES y allí aprovechan para realizar el control vacunatorio, pero también de peso y talla de niños mayores de dos años. “En los chicos se ha visto sobrepreso y obesidad al igual que en los adultos”, marcó.

Para dar un ejemplo de esto, la nutricionista del Centro tiene turnos “completos”. “Esto nos permite dar una atención más integral dentro de este contexto”, expuso.

 

ES CENTRO, NO PARA URGENCIAS

La profesional aclaró además que el centro brinda una atención preventiva pero no de urgencia y emergencia, para lo cual se debe acudir al Hospital Regional.

“Nuestra actividad no es la misma que la del Hospital. Muchas veces la gente lo confunde con lo que es la emergencia que sí o sí debe ser atendida en el hospital”, mencionó.

El centro funciona de 08:00 a 14:30, con turnos preestablecidos por protocolo.

La ambulancia, cuando asiste a algún domicilio no lo derivan al centro, sino al nosocomio. Luego los médicos del centro de salud realizan un seguimiento, recalcó.

“Por una urgencia o emergencia llevarán al hospital a las personas, que es lo que corresponde. Los chicos que trabajan en la ambulancia están todo el tiempo yendo y viniendo y hasta han hecho asistencia en los domicilios, porque el centro no tiene una capacidad para atender urgencias, ya que es de atención primaria”, recordó.


COMENTARIOS