Conmemoración

Lo mejor de lo nuestro

Enrique Vellio, coordinador de la Agrupación Aluen Cicloturismo Barrial RG, hizo una reflexión sobre la importancia de las reservas urbanas. Su importancia en el fomento de las actividades turísticas deportivas, educativas y recreativas.

La cartelería, información y control adecuado es imprescindible.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En el año 2004, fruto de la iniciativa de vecinos, que a través de ONG y Asociaciones, entre las que se destaca a la Asociación Ambiente Sur, que preocupados por mejorar la calidad de vida de los habitantes de Río Gallegos, y por el cuidado del medio ambiente, elaboraron un Plan de Manejo sustentable de zonas a proteger de la comunidad.

El mismo surgió de un meticuloso trabajo interdisciplinario e interinstitucional. Ese valioso aporte posibilitó que un 16 de septiembre de ese mismo año, el Concejo Deliberante de Río Gallegos sancionara la Ordenanza Nº 5.356 con la cual se creó la primera Reserva Natural Urbana de la ciudad, y que permita proteger un maravilloso ecosistema que brinda fundamentales servicios ambientales a la ciudad.

Son 1.300 hectáreas del ecosistema del estuario del río Gallegos, que incluye dos sectores destinados al uso recreativo, turístico y educativo: la “Costanera” local sobre el río Gallegos. Y otro sector de acceso al público sobre el río Chico y que se conoce como “La Reserva”.

La creación de la Reserva Costera marcó el inicio de un trabajo ejemplar en la provincia y en la región, en cuanto a la conservación del patrimonio natural con participación ciudadana, y con sostenidos proyectos de sensibilización de la comunidad hacia su ambiente natural. La autoridad de aplicación responsable es la Dirección de Agencia Ambiental Municipal, la cual cuenta con el personal, recursos y asistencia técnica, para las diferentes tareas que se requiere en el Área Protegida. Fundamentalmente, cumple funciones de evitar prácticas inadecuadas, como la deposición de residuos y escombros, rotura del alambre perimetral, presencia de animales domésticos, caza, entre otras. Así también, para el diseño de los senderos para poder apreciar la flora y la fauna con el menor impacto posible, se contó con la colaboración del grupo de Cicloturismo Kosten Aike (Lugar del Viento), motivo por el cual a dichos senderos se les puso ese nombre. Todas estas asociaciones y grupos de nuestra comunidad, colaboran de manera permanente con el Municipio, en acciones  y tareas como de limpieza, o de concientización con acciones concretas. Como así también de Investigación y Monitoreo sobre presencia/ausencia, abundancia, comportamientos de las especies a proteger, además de charlas para la observación de aves y programas de difusión (es muy importante la biodiversidad del área, que incluye aves playeras migratorias de largas distancias, que unen ambos hemisferios, y que se calculan más de 20.000 por año).

Así, La Agencia Ambiental Municipal, tiene entre sus funciones, la de fomentar actividades como el turismo ecológico, la recreación, el esparcimiento, la educación e investigación, el deporte en contacto con la naturaleza y toda otra actividad que no dañe la integridad del ecosistema.

A raíz de las circunstancias que se están viviendo, se ha podido observar que numerosas/sos vecinas/nos de la nuestra comunidad, en la necesidad de recreación y prácticas deportivas al aire libre, han comenzado a interesarse y frecuentar este sitio de excelencia con el que contamos.

La cartelería, información y control adecuado es imprescindible, para evitar que el predio de deprede, y evitar el riesgo de perderlo: ingreso de vehículos, motos, cuatri. Personas con perros sueltos, que persiguen aves, etc. Es importante tener siempre presente los espacios naturales que debemos conservar de nuestra querida ciudad. Es parte de nuestro Patrimonio, nuestra identidad. “El presente que nos une, y el futuro de nuestros hijos”.

 


COMENTARIOS