La Mesa Chica

La herencia en Santa Cruz

Así como se plantea la “herencia recibida” de la gestión de Mauricio Macri a nivel nacional, en Santa Cruz son varios los municipios que tienen nuevos intendentes asegurando que les dejaron una especie de tierra arrasada en su ciudad.

Cotillo dijo que recibió una ciudad devastada.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Parece una cuestión natural y casi tradicional en la política. Las gestiones salientes hacen de sus últimos meses de “poder político” una serie de decisiones que luego son fuertemente cuestionadas por los que llegan, quienes aseguran que se encuentran con “pases a planta permanente”, ingreso de personal “al por mayor” y entrega de terrenos por doquier antes de irse.

Es al menos lo que se plantea en tres de los municipios más importantes de Santa Cruz, donde la transición no fue buena y el panorama con el que aseguran haberse encontrado los entrantes es catastrófico.

El repaso comienza, obviamente, por Río Gallegos, la capital provincial en la que Pablo Grasso asumió asegurando que no se excusará de lo recibido, pero que decidió formalizar en la semana entrante un informe con “la herencia” recibida por Giubetich.

Y lo decidió luego de declarar la emergencia en medio de un panorama que fue peor aún de lo que él mismo esperaba, con maquinaria vandalizada, un número de ingresos que calificó como importantísimo (aunque dejó el detalle para el día de la presentación), entrega de terrenos que ameritaron un pedido del Tribunal de Cuentas, pases a sectores con “plus” para que los beneficiados cobren un mejor sueldo y hasta “planillas de horas extras al tope”, lo que perjudicó el inicio no sólo en lo salarial, sino también en lo laboral, ya que se le dio licencia al 70 por ciento de los trabajadores del Municipio.

Según lo planteó el mismo Grasso, la gestión que se fue no se privó de nada a la hora de la despedida y eso será motivo de un informe en el que el Intendente también aseguró que expondrá a los beneficiados políticamente “con nombre y apellido” si hace falta para que las cosas queden claras.

 

EN LA CUENCA

Un verdadero escándalo se desató también en la Cuenca Carbonífera, más precisamente en Río Turbio, donde el nuevo intendente, Darío Menna, realizó declaraciones en medios locales, asegurando que la ahora ex intendente, Claudia Pavez, se fue sin terminar de pagar los sueldos, pero “sí las liquidaciones finales de sus funcionarios”.

En diálogo con FM El Portal, Menna confirmó que ayer se pagaba el 25% faltante del salario que adeudaba el Ejecutivo municipal a los trabajadores municipales.

Asimismo, informó que esta semana viajará con su equipo a Río Gallegos para mantener una reunión con funcionarios provinciales para buscar la forma de conseguir fondos para afrontar el pago del aguinaldo.

Por otra parte, señaló: "Esta nueva gestión encontró un municipio económicamente muy deficitario" y agregó: "Hubo muchas contrataciones en los últimos dos meses, después de las elecciones, se registraron entrega de terrenos los últimos dos días de gestión, muchas re-categorizaciones sin tener en cuenta la antigüedad de los compañeros. No se pagaron los salarios pero sí las liquidaciones finales de los funcionarios. Hoy tuvimos reunión de gabinete donde planteamos lo que iba a hacer el 14 de diciembre, hicimos lo que pudimos con pocos fondos”.

Menna explicó que tienen en agenda realizar gestiones tanto a nivel provincial como nacional: “Queremos organizar el municipio de Río Turbio en un montón de cuestiones que hay que hacerlas sí o sí antes de 1º de febrero y después gestionar", remarcó.

EN CALETA
La situación no es muy diferente en Caleta Olivia, donde asumió por tercera vez Fernando Cotillo y también habló de un panorama que está muy lejos de ser el que querría haberse encontrado, pero fue el más confiado en poder arreglar la situación sin hacer tanto hincapié en la manera en la que Facundo Prades dejó económica y administrativamente el Municipio.
Sin embargo, en su discurso de asunción como intendente de Caleta Olivia, Cotillo precisó: “Recibimos un estado ausente y con la mayor cantidad de empleados municipales de Santa Cruz. No hago cargo al gobierno saliente, son datos objetivos, pero necesitamos la ayuda del Gobierno provincial”.
Luego agregó: “Nos toca a nosotros reconstruirla y vamos a gestionar el ingreso al Plan Provincial de Saneamiento de Residuos Urbanos. Además, vamos a cerrar definitivamente el actual basural a cielo abierto. Estamos trabajando en eso”.

Respecto al desarrollo social manifestó: “Vamos a aplicar recursos para el plan contra el hambre. No puede pasar un día más sin que nuestros vecinos tengan un plato de comida en su mesa”.
Luego fue la diputada por el Pueblo, Liliana Toro, quien dijo que fue lo que esperaban  “porque así son ellos” (en referencia a los que se fueron), asegurando que Cotillo “asume una ciudad devastada por la mugre, la falta de recolección de residuos, por las deudas y empleados municipales, porque ha destrozado este sistema de Prades, las economías familiares”.
Además, dijo que “están todos endeudados en el Veraz con las tarjetas cerradas y cuando cobran les debitan todo. Están totalmente esclavos de las tarjetas para comer, porque no es para otra cosa. Esto ya le pasó (a Cotillo) cuando asumimos en el 2003, en aquel momento había una situación similar… Aparte no es solamente los sueldos… Es un municipio superpoblado de empleados”.
 


COMENTARIOS