Transporte urbano

Igual para todos

El grupo de vecinos autoconvocados de Río Gallegos insistirá a las autoridades por la habilitación de las demás líneas de colectivos, entendiendo que son muchos los barrios que “quedan afuera” del servicio. Aseguran que estarán preparados para cuando llegue la habilitación de la cartera sanitaria.

“Entendemos que el transporte es un servicio esencial…”
COMPARTÍ ESTA NOTA

A lo largo del 2020 la lucha por el regreso del transporte público de pasajeros fue constante por parte de los vecinos. Por un lado, algunos sectores independientes de distintos barrios del sudoeste de la ciudad (Ayres Argentinos, Bicentenario) y por otro la Asamblea por el Transporte Público donde se encuentran representados distintos sectores de toda la ciudad. Ambos sectores reclamantes sin demasiadas repuestas hasta recién el mes de noviembre pasado.

Fue recién cerrando el 2020 que la cartera sanitaria provincial habilitó al Municipio a regresar a las calles solo con el servicio para la Línea E, al tratarse del recorrido que unía los sectores más distantes al centro de la ciudad. Desde ese momento la Asamblea del Transporte comenzó una cruzada para lograr el retorno de todas las líneas. Así, tras varias reuniones y pedidos al Municipio, finalmente el pasado 20 de enero los referentes de este grupo de vecinos se reunieron con autoridades provinciales a quienes solicitaron la habilitación de todas las líneas. Tras lo que definieron como “una reunión positiva”, los vecinos se mostraron expectantes con la respuesta, aunque hace pocos días solo fue habilitada la Línea B, en este caso por ser el recorrido de mayor demanda por parte de la ciudadanía; como hemos mencionado, alrededor del 80% de los cortes de boletos.   

Si bien los vecinos han celebrado la ampliación del servicio hacia una nueva línea, lo que sin dudas significa un cambio sustancial para los usuarios, lo cierto es que “la intención es poder lograr el funcionamiento de las demás líneas”, las cuales “se encentran sin operar y que abarcan gran parte de la ciudad”. Según han expuesto los referentes, las autoridades han expresado que la imposibilidad de habilitar la totalidad del servicio radica en los protocolos vigentes. “Entendemos que el transporte es un servicio esencial y hay que habilitar la Línea A y la Línea C. La ciudad es muy grande y es necesario el medio de transporte público”, reforzaron los asambleístas al manifestar: “Si sos un laburante necesitás salir a trabajar, si tenés un turno al médico necesitás movilizarte, trámites en el centro, tenés que viajar. Es un servicio social claramente, el Gobierno no pude mirar para otro lado”.

Además de la necesidad de un servicio acorde a las exigencias de la ciudad, los referentes expusieron que un problema que se da con habitualidad es la imposibilidad de la recarga de las tarjetas. Si bien en su momento existieron varios puntos de recarga, actualmente “no son suficientes”. Exponen que existe solo un punto en el radio céntrico y un punto en el San Benito. Por otro lado, lamentaron que no se está realizando la venta de nuevas tarjetas para el transporte, por lo que los usuarios deben pedir a otros pasajeros que abonen el monto y devolver en efectivo. Además, adelantaron que iniciarán gestiones para el mantenimiento de la transitabilidad de las arterias que son utilizadas por el colectivo.

TiempoSur pudo confirmar que aún no existe pedido para la habitación de las Líneas A y B por parte del Municipio, aunque han confirmado que estarán preparados en caso de obtener la habilitación por parte de la cartera sanitaria. Vale la pena mencionar que el secretario Diego Robles confirmó hace unos días en Tiempo FM, que se ha extendido el plazo de la transición por 90 días más.

 

Qué dice el Municipio

El Dr. Jorge Cabezas, secretario Legal y Técnica de la comuna capitalina, habló sobre la situación del transporte urbano de pasajeros en la localidad. Consultado sobre si pudo conversar con las juntas vecinales o asambleístas sobre el tema expuso: “No he tenido la oportunidad de conversar con este grupo de personas. No tengo noticias de dónde se han juntado como para aclarar el tema del transporte urbano”.

Remarcó que el concesionario de transporte público de la ciudad solía ser la empresa Maxia SRL hasta el mes de julio. Luego de ese mes, dejó de prestar el servicio por una serie de reclamos que no finalizaron con acuerdos en lo financiero. Por esto como municipio revisaron el contrato anterior “y había varias cosas que para nosotros no estaban bien”, dijo.

Sobre este punto manifestó que vieron unas diferencias de liquidaciones, eso llevó a que luego de varios meses de conflicto, la empresa suspendiera la prestación de servicio en la ciudad.

Ahí fue que se acudió a la Justicia, en el juzgado del Dr. Bersanelli, y se dispuso que como es un transporte urbano y servicio público no puede ser interrumpido de forma interjectiva.

El Juez ordenó que el servicio lo continuará ejerciendo el Municipio con las unidades del concesionario y con el mismo personal que depende de la empresa, haciéndose cargo también de los costos, esto implica poner los vehículos en movimiento y asignación de personal. Eso se fue haciendo regularmente.

“Estuvimos durante tres meses discutiendo en sede judicial si corresponde o no”, rememoró, añadiendo: “Hubo una apelación que llegó a Cámara. Ésta se escribió en el marco de los dos meses, impuso que se dé continuidad a la orden cautelar que había dado el Juez en primera instancia, y a partir del mes de octubre se acordó un servicio mínimo dentro del marco de pandemia”.

Además del conflicto que tenían con el concesionario, se suspendió su funcionamiento en relación al Decreto Nacional por el inicio de la cuarentena en la Argentina en marzo de 2020: “Entonces tenemos por un lado una situación conflictiva desde lo judicial y la rescisión del contrato, y por otro lado, teníamos la suspensión del servicio de transporte por la pandemia”, dijo.

En el mes de octubre de forma extraordinaria, puntualmente por la situación de emergencia que significa para las personas que no poseen transporte personal y deben trasladarse a los distintos puntos de la ciudad, el Ministerio de Salud habilitó el funcionamiento de una parte del transporte urbano, la Línea E, que hace el servicio de los barrios periféricos de Río Gallegos hacia el centro. “Ahí logramos un acuerdo de funcionamiento con la empresa que nos cedió siete colectivos y alquilamos cinco más, es decir, un total de doce unidades. De esas doce unidades funcionaban cinco de la Línea E”, mencionó.

Así se continuó con la autorización del Ministerio de Salud para que funcione una de las Líneas y a fin del 2020, un grupo de vecinos se acercó al Gobierno provincial pidiendo el funcionamiento de otra Línea, la B, también en este marco de emergencia con cantidades limitadas.

Esta línea cubre en la ciudad el sentido norte/sur y la Línea E este/oeste. De esta manera se tienen dos líneas que cruzan la ciudad en ambos sentidos.

La B se puso a funcionar ahora a mitad del mes de enero, con el mismo acuerdo que se tenía (que vencía hoy). En función de que los llamados a licitación que hizo la Municipalidad no tuvieron oferentes que quisieran presentarse a cubrir la concesión del servicio del colectivo, se logró un acuerdo (el mismo) que extiende el servicio por seis meses más.

 

¿Entonces Maxia les cedió los colectivos y se mantiene desde el Municipio?

No. Nosotros por la orden judicial que impuso su señoría, era que el transporte se siga prestando con esas unidades. La modalidad era siete sin cargo y cinco con pago de alquiler. Al vencer ahora el 31 de enero ese acuerdo, logramos una prórroga entre la empresa y nosotros con el alquiler de las doce unidades. Siguen prestando servicio la misma cantidad de unidades, nada más que se modificó la forma. Ya no están los colectivos en comodato, sino que son todas unidades alquiladas por el Municipio. Esto incluye el sueldo de los trabajadores de Maxia desde el mes de junio y seguirá siendo así mientras estamos en esta modalidad, de esta manera.

 

En cuanto a las Líneas A y C. ¿No se habilitan porque lo debe pagar el Estado?

Sí y no. Básicamente eso está atado al tema de la pandemia, es decir, a mayor cantidad de unidades circulando, hay mayor posibilidad de personas transportadas y un mayor riesgo de contagio.

El transporte urbano de pasajeros, en las ciudades que están complicadas con los niveles de contagio, están suspendidos como una medida de prevención. Pero como en ninguno de los llamados a licitación tuvimos oferentes, nadie estuvo interesado. Por lo tanto, ahora estamos tratando de llegar a algún acuerdo con algún empresario que preste este servicio dentro del marco de la pandemia, que va a continuar seguramente en todo 2021. Esto hace que la ecuación económica o financiera de cualquier empresa no cierre porque la cantidad de pasajeros que se transporta es muy limitada y los costos no se sustentan con esos niveles de pasajeros.

 

Ahora con la reciente habilitación de la Línea B advierten desde el Municipio a los conductores que no se estacionen en las paradas del colectivo. ¿Sabe en cuánto andan las multas por este tipo de infracciones?

Sé que es una infracción, que es variable. La graduación de la multa tiene que ver con los antecedentes del infractor. En general la multa va de “X” a “X” módulos y esa es una determinación que se toma de acuerdo al infractor.

 

Pago de patente y polémica

Se le consultó al Dr. Cabezas la información que circuló esta semana y que tiene que ver con el pedido del comprobante del pago de la patente de los vehículos, lo que generó revuelo entre los riogalleguenses.

Sobre este tema expuso: “No es una cuestión nuestra. Esa obligación está prevista en el Código de Faltas del Municipio. No es una condición que hayamos dispuesto ahora. Está dispuesto en una ordenanza y la obligación que nosotros tenemos es hacer cumplir las ordenanzas. No se estaba haciendo porque desde el mes de marzo del 2020 el Municipio también se vio afectado en cuanto a la cantidad de personal del que dispone y se estuvo trabajando en el marco de esta emergencia con el personal esencial, lo que es recolección de residuos y otros servicios, que no se pueden cerrar, pero con el 30 o 40% del personal. En la medida que se ha ido reactivando la posibilidad de que más trabajadores vuelvan a cumplir sus funciones, vamos a ir ampliando la prestación del servicio como Tránsito, Saneamiento, entre otras inspectorías a cargo del Municipio.


COMENTARIOS