Entrevista

“Estoy convencida de que vamos a salir todos juntos de esto”

Pese a estar lejos de los suyos y en uno de los focos de infección del Coronavirus más importantes después de China, Natasha David es optimista de cara al futuro y arenga a todos con un mensaje más que esperanzador. Asumiendo casi el rol de capitana, como fue, o de entrenadora, igual, llamó también a la unión de todos para ganar este partido. Una charla exclusiva con la ex DT de Hispano Americano dond contó cómo está pasando estos días de cuarentena.  

Recuerdo de su último paso por el básquet nuestro, Hispano Americano.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Seguramente, cuando con su familia planificó su regreso a Europa, de ahí venía un tiempo antes de recaer en el Hispano Americano la temporada pasada, Natasha David no se imaginó el presente que está viviendo. No sólo ella, sino también el resto del mundo. Porque cuando uno decide empezar un nuevo proyecto, de vida o deportivo, o ambos, lo hace esperanzado en que el cambio sea para bien. Para vivir mejor tanto adentro como afuera de la cancha. Durante unos meses, sí que lo fue para David y su familia.

Los días en Capri venían siendo maravillosos. Además, en lo netamente basquetbolístico, el equipo andaba muy bien. Sumando victorias y acercándose a sus objetivos. Pero la propagación del Coronavirus y la manera fuerte con la que se presentó en Italia hizo que, por un momento, el cuento de hadas se transformara en una historia de terror y suspenso. Más allá de esto, la familia David sigue creyendo en su cuento y bregando por tener su final feliz. Para eso, por ahora, aporta lo suyo. Esto, el quedarse en su casa. Aislados. Como el resto de los italianos. Y también de los argentinos. Aprovechando su estadía en casa, más de la normal, David habló de manera exclusiva conTiempoSur.

En la entrevista, la ex jugadora y entrenadora del Celeste, contó cómo está viviendo esta situación, sus días en Capri, la comunicación con su familia, reclamó conciencia y se despidió con un mensaje positivo y esperanzador. Como cuando decidió armar nuevamente las valijas y marcharse, detrás sus sueños.

-Antes que nada, ¿cómo estás y cómo está tu familia?

La verdad es que nosotros estamos bien. En cuarentena, por supuesto. Hace ya casi dos semanas que estamos aislados intentando protegernos y proteger a los demás.

 

-¿En qué parte de Italia estás? ¿Cómo está todo en tu ciudad con respecto al resto del país?

Estoy en la Isla de Capri, cerca de Nápoles. Hasta el momento, y por suerte, la isla está libre de Covid-19. Debido a esto, la situación no es tan alarmante ni caótica como la que se está viviendo en el resto de Italia.

 

-¿Cómo era la ciudad antes y en qué se transformó ahora?

Capri es una ciudad súper turística. Tiene por lo general muchísima actividad, sobre todo en esta temporada que se viene la primavera y el verano. Ahora, naturalmente, está todo suspendido. La ciudad está vacía, no hay gente. Todos están en sus casas ya que hay controles por todos lados. Podemos salir sólo para ir al supermercado y a la farmacia, pero tenés que tener una autocertificación que aclare a dónde vas, de dónde venís y quién sos, entre otras cosas que te piden.

 

-Vos viajaste contratada por el club para jugar esta temporada. ¿Cómo se comportaron con vos y tu familia en este momento?

Sí, me vine ya con un contrato. Fue en noviembre del año pasado. La gente de Capri nos trató siempre de la mejor manera. La verdad, no me puedo quejar. Ahora que pasó esto, lo mismo. Estamos siempre en contacto, con la esperanza de poder retomar el mes que viene.

-Algunos clubes que tienen extranjeros jugando en sus equipos les permitieron a estos volver a sus ciudades de origen. En tu caso, ¿pensaste en volver para pasar el tiempo de cuarentena acá? ¿Te dieron esa posibilidad en el club?

Mi situación es diferente a otros jugadores o jugadoras porque nosotros nos movemos en familia. Somos tres. Cuando decidimos venir a Italia vinimos con la mentalidad de quedarnos y por ese motivo no se nos cruzó la idea de regresar en este momento. Tratamos de estar bien y esperar a que pase todo.

 

-¿Cómo están sobrellevando la cuarentena, cómo pasan el día, qué actividades hacen?

La mayor parte del tiempo jugando con mi hija, buscando siempre actividades nuevas para hacer con ella.

 

-A partir de todo esto, los equipos están implementando el Home Training, a ustedes, ¿el club les pasó o les pasa actividades para hacer?

Sí, tenemos un grupo con un Personal Trainer que nos pasa entrenamientos adaptados según lo que cada una tiene en casa. Hacemos sesiones de entrenamiento para mantener el estado físico. 

 

-Las noticias que llegan acá respecto de lo que pasa allá son alarmantes, en cuanto al número de infectados, muertos y a la poca importancia que le dan los italianos a la cuarentena, ¿es tan así?

La situación seguramente que es alarmante, dicen que es uno de los golpes más fuertes que Italia tuvo en los últimos años, pero todo va de la mano de la responsabilidad que tuvo la gente. Nunca se pensó en que esto podía explotar así. Sin embargo, y pese a todo lo que pasó, hasta hace poco había gente que seguía saliendo al parque, a bares. Creo que no toman conciencia, lo hace recién cuando lo peor sucede y es ahí en dónde nos lamentamos. Que se aburren, que no saben qué hacer con 3 o 4 hijos en sus casas y otras cosas que suelen poner como excusas. Esa es la realidad que vivimos hoy los “privilegiados”, hay gente que está mucho peor, que está en el hospital solo, los médicos y enfermeros que trabajan sin parar, los empleados del súper, exponiéndose día a día, en fin. Estas cosas pienso que unirán seguramente a Italia luego de que pase esta tormenta. Por ahora, esto demuestra que seguimos viviendo en un mundo frágil, que todo lo que uno considera como rutina puede cambiar de un día para otro. Hay que valorar todo lo que somos y tenemos. Tenemos que aprovechar este tiempo para cuidarnos, reflexionar, hacer cambios. También para dejar de mirar lo externo y meternos un poco en nuestro interior. En definitiva, usar todo este tiempo para algo positivo y si se puede ayudar de alguna manera, mejor todavía.

 

-Tenés familia acá. ¿Cómo te comunicás con ellos? ¿Qué te cuenta o qué información te llega de la situación acá?

Sí, tengo familia allá. Están mi papá, mi hermana y mi hermano. Estamos siempre en contacto. Casi todos los días nos comunicamos. Si no es con uno, con otro. Hablamos de todo y, por supuesto, me cuentan cómo va evolucionando la situación en el país y también en Río Gallegos. Ojalá que el ejemplo de Europa sirva para tomar conciencia.

 

-¿Sos la única argentina o extranjera en el equipo?

Somos cuatro las argentinas que estamos acá en Capri, jugando para Olimpia. En estos meses establecimos una hermosa relación y estoy muy contenta de haberlas encontrado acá y poder compartir esta experiencia con ellas. Por el momento estamos distanciadas, ya que ellas viven en otra casa. Hace ya dos semanas que no nos vemos, pero nos hablamos siempre. Ellas están bien. Fundamentalmente tranquilas y esperando, como todos.

 

-Sé que hay otras argentinas jugando en Italia y en otros países de Europa que conocés, ¿qué sabés de ellas?

Sí, hay otras chicas en el resto del país. Con ellas el contacto no es tan estrecho ni periódico. Tengo entendido que están en la misma situación que nosotras. Algunas esperando poder volverse a Argentina y otras con la esperanza de que continúe el torneo cuando esto pase.

 

-¿A qué altura del campeonato se cortó la actividad? ¿Cómo iba el equipo?

Se cortó en la mejor parte, habíamos terminado la fase regular y estábamos por empezar los playoffs. Nuestro equipo clasificó segundo y también teníamos el Final Four de la Copa Campania, que es un torneo regional.

 

-Para terminar, ¿están necesitando algo? Dentro de la situación, por suerte, nosotros estamos bien y sin faltarnos nada. Quiero agradecer este espacio en el que pude contar un poco cómo está la situación acá. Pienso en mi familia y en mis amigos que están en Río Gallegos y espero que estén todos bien. Se vienen momentos difíciles para todos con gente que se quedó sin trabajo, con los chicos que están en casa y los negocios cerrados. Aprovechemos este tiempo para reflexionar y estar bien, demos el ejemplo y acompañemos a los más jóvenes y no dudemos en ayudar a los mayores. Hay que cuidarse entre todos. Quiero mandarle un saludo enorme a toda la Patagonia. Estoy convencida de que vamos a salir todos juntos de esto.