Río Gallegos

Desde la raíz

La semana pasada comenzó el proyecto de reconstrucción de la antigua vivienda ubicada en Mitre y Chacabuco, fabricada de chapa acanalada y madera a inicios del siglo pasado. A cargo del arquitecto Darío González, la obra intentará emular la construcción ideada por el inmigrante asturiano Urcesino Fernández.

Inicios de reconstrucción (C.R)
COMPARTÍ ESTA NOTA

En las primeras décadas del 1900 Río Gallegos ya era una ciudad con marcada presencia de inmigrantes. Aunque las condiciones geográficas siempre fueron muy adversas, se asentaron en la zona las famosas barracas, que eran construcciones muy humildes donde se almacenaban diferentes productos, se curtían cueros, y se conseguía la mercadería que llegaba en barcos al igual que los cientos de personas que por lo general desde el Puerto de Buenos Aires partían buscando nuevas oportunidades.

En los orígenes las casas fueron de dos tipos en la ciudad: De madera o de chapa. Aún es posible encontrarlas en considerable número de ejemplos, aunque deterioradas por el tiempo. Las fachadas de chapa acanalada se combinan con las carpinterías de madera fieles en el tiempo que hoy conviven con las raíces de la flora típica exterior. Durante los primeros días de desarme a cargo del arquitecto Darío González, se ha podido observar como entre las paredes justamente las raíces de rosas y árboles habían ganado su espacio, entre las chapas corroídas y las maderas avejentadas.

La construcción de chapa y madera es de fines de siglo XIX y casi todo el Siglo XX en Río Gallegos. Los primeros de ladrillo fueron el Banco Nación y el Gran Hotel Argentino, pero la gran mayoría de las construcciones fueron en este material. 

Según pudo conocer TiempoSur el proyecto es idea de la nieta de quien fuera Urcesino Fernández, asturiano inmigrante pionero en la ciudad que entre otros pergaminos tiene la dicha de haber sido socio fundador del Atlético Boxing Club Río Gallegos. Andrea Toledo ha dedicado los últimos años a trabajar en lo que hoy es la remodelación y ampliación de la vivienda familiar.

Según confirmaron fuentes municipales la propietaria ha recurrido al Archivo Histórico Municipal para acceder a lo que fueran los planos de la primera construcción, mientras que áreas de obras privadas han dado la autorización correspondiente. En los últimos días también se han acercado desde el área de Patrimonio provincial a los fines de poder llevar adelante un relevamiento histórico del lugar y ponerse a disposición de la familia.