Semana de la Mujer

Contra viento y marea: Mujer policía de Santa Cruz

TiempoSur dedicará un espacio a las ‘Mujeres del Sur’ donde resaltará durante esta semana a mujeres que son dignas de ser nombradas. En esta tercera edición la protagonista es Belquis Barriera, mujer que formó parte de la Policía de Santa Cruz. Llegó a ser suboficial y se terminó retirando como suboficial mayor.

Belquis junto a sus hijos.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La historia de nuestra protagonista 

Belquis accedió a ser entrevistada por TiempoSur y abrió las puertas de su historia: “Nosotros nos quedamos huérfanos de padre a mis 15 años, yo soy la mayor de cuatro hermanos y empecé a trabajar en un quiosco que quedaba en Avenida Roca y 25 de Mayo”.

Y siguió: ”Estuve un año ahí hasta que llegó un ángel que se llama Pichón Guatti y me dijo que me iba a llevar a trabajar a un negocio que iba a inaugurar, después él se presentó en la política y me llevó a trabajar con él”.

A Belquis no le agradaba mucho trabajar en el Gobierno y la pasaron a Jefatura de Policía. “En el año 1966 ingresé como administrativa en la policía y en la época de los militares el comandante Floral, que estaba como Jefe de Policía, me preguntó por qué no había mujeres en las brigadas, le respondí que no sabía y ahí me dijo que yo iba a ser la primera, voy a formar la brigada femenina con vos, me comentó”.

Barriera, con 20 años, comenzó a formar parte y ser una eminencia para las próximas generaciones en las fuerzas tras ser la primera mujer en ese rubro.

¿Cómo era ser mujer en la brigada?

Nuestra protagonista había llegado a lo que ninguna mujer, hasta el momento, había realizado en la provincia, ser la primera en formar parte de una brigada en la que el 99% de los integrantes eran hombres.

Fue difícil trabajar con hombres pero salí adelante con las señoras de personal, las de civil que me apoyaron bastante”, expresó.

Y prosiguió: “Era todo nuevo para mí y lo que más me costó fue llegar al primer grado porque como era mujer ascendían a mi camada y a mí me dejaban hasta que un día le dije al General Doolan por qué no me ascendían porque ya llevaba 10 años y me dijeron que lo iban a ver y ahí sí me hicieron ascender a cabo y luego, cada cuatro años, fui ascendiendo”.

Nuestra primera mujer policía trabajó siempre en la ciudad de Río Gallegos pero antes de ser ascendida a Cabo se fue a Bella Vista junto a su marido ya que también comparten la pasión por las fuerzas.

De cara al 8M

La suboficial mayor respondió respecto a su perspectiva del próximo 8 de marzo: “Por fin nos están reconociendo los hombres, este mundo es de machistas pero ahora las mujeres somos más reconocidas en la medicina, en la política y en todas las ramas”.

Y sentenció: “Gracias a Dios somos más reconocidas ahora y esto es un logro de todas las mujeres”.