Crisis hidrocarburifera

Cámaras piden recortar salarios pero encuentran resistencia en los gremios

Las empresas que conforman la CEOPE piden recortar salarios para los que no están concurriendo a los yacimientos. La quita llegaba hasta el 70%. Encontraron respaldo en Guillermo Pereyra, pero fuerte resistencia en la Federación Nacional, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Anoche, las partes pasaron a un cuarto intermedio para hoy. Qué dicen Vidal, Turchetti y Vergara sobre el tema.

Ayer, el petróleo crudo volvió a derrumbarse y la actividad tambalea. (Ilustrativa).
COMPARTÍ ESTA NOTA

La actividad hidrocarburífera pasa por una crisis colosal. Tan grande y tan atípica que nadie se anima a predecir cómo terminará. El precio del barril de crudo WTI (la referencia en Estados Unidos) se situó ayer en los 20 dólares y el barril de Brent del Mar del Norte (referencia para el mercado europeo y global) tocaba los 26,27 dólares.

La fuerte caída de la demanda de los combustibles provocado por la pandemia del COVID-19, acentuó una crisis que ya se venía evidenciando desde principios de este 2020. Pero el efecto contagio, exceso de oferta y poca demanda, fue tan rápido como el del Coronavirus. Los precios se derrumbaron al igual que la producción, y, por consiguiente, pusieron en riesgo a los trabajadores del sector. 

 

Qué proponen las operadoras

 En ese contexto, las empresas, a través de la CEOPE (la cámara que reúne a las empresas que prestan servicios para las operadoras asociadas a firmas de capitales nacionales y multinacionales), empezaron a ofrecer una quita de los sueldos de los trabajadores que no vayan a los yacimientos (en este momento lo está haciendo una cifra reducida de personal).

Para los trabajadores del sector que no presten servicios efectivos, se los consideraba encuadrados en el artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo (LCT), es decir, en “situación de suspensión por fuerza mayor”.   

Según había trascendido la semana pasada, la medida sería efectiva entre el pasado 1° de abril y tendría vigencia hasta el 31 de mayo inclusive. La propuesta decía que los trabajadores cobrarán una asignación, no remunerativa, equivalente al Salario Básico establecido en las escalas salariales. En promedio, lo que percibirán los operarios rondaría entre los 20 mil pesos y 35 mil pesos de básico. En algunos casos, también recibirían una Vianda Ayuda Alimentaria que sería liquidada cada mes y que era equivalente a 609 pesos por cada día que corresponda. 

Según trascendió la semana pasada en el medio Diario de Río Negro, la propuesta también contemplaba que los trabajadores que en abril cumplieron tareas algunos días, tendrían derecho a percibir el salario habitual proporcional más la asignación proporcional a los días no trabajados más la vianda ayuda.

De los gremios petroleros, el que prestó conformidad a la propuesta fue Guillermo Pereyra, que conduce Río Negro, Neuquén y La Pampa. “Estamos en una profunda crisis social y económica, hacemos todo lo posible por sostener los puestos de trabajo y no tenemos otra alternativa que firmar el acuerdo porque si no lo hacemos, los compañeros ya este mes van a quedar sin cobrar los salarios”, afirmó el sindicalista según reprodujo Infobae.

Anoche, en el Ministerio de Trabajo de la Nación, ante la resistencia de la mayoría de los otros gremios de la actividad, incluidos los dos de base de Santa Cruz (Petroleros Privados y Cuenca Austral), las cámaras debieron rever la propuesta y estarían por hacer otro ofrecimiento.

Según pudo saber TiempoSur, la primera propuesta, que había sido aceptada por el “Caballo” Pereyra, no era siquiera compartida por el Ministerio de Trabajo que creía que se podría convertir en un efecto dominó para el resto de las actividades. Es que el nivel de quita era demasiado importante.

 

Herramienta “embustera” para generar despidos 

Desde el Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Santa Cruz salieron rápidamente a oponerse a esta medida. El gremio que conduce Claudio Vidal coincide en este caso con su par René Vergara de Tierra del Fuego y con la Federación del Petróleo a nivel nacional que tiene a Pedro Milla como su principal referente, y que está ligada el Sindicato de la Cuenca Austral de Marcelo Turchetti.

No vamos a permitir que el petrolero pague las consecuencias de la crisis en un marco de atropello que subestima toda capacidad de entendimiento”, afirmaron desde el sindicato de Vidal y resaltaron que “resulta necesario proteger por igual a todos los dependientes que son prescindidos en sus labores por motivos ajenos al cumplimiento de sus obligaciones”.

Para Vidal y compañía, se trata de “el intento de la Cámara de Empresas de Operaciones Especiales (CEOPE), de imponer arreglos tramposos bajo el artículo 223 LCT”. En este marco, el sindicato criticó que “días atrás las fracciones que integran el enlace de la industria hidrocarburífera, expusieron a título de ofrecimiento un “procedimiento preventivo de crisis” contemplado en la Ley de Empleo, que “lejos de favorecer, representa una herramienta embustera para formular más despidos y reducir los ingresos”.

(Claudio Vidal, de Petroleros Privados).

“Esto implica una acción contraria al Decreto Presidencial 297/2020 de aislamiento, que establece rotundamente que durante su vigencia, los trabajadores del sector privado tendrán derecho al goce íntegro de sus haberes”, afirmaron.

Qué dicen en Tierra del Fuego y la Cuenca Austral- En la misma línea, el secretario general del Sindicato Petrolero de Tierra del Fuego, René Vergara, indicó ayer a TiempoSur que en esa provincia se oponen a la medida que ha tomado la provincia de Neuquén en el nombre del sindicalista Guillermo Pereyra.

“Todos sabemos que ese sindicalista ha hecho esto siempre, se ha movido de la misma manera, siempre se midió con la misma vara, tampoco asombrarse, ya que en los cuatro años de (Mauricio) Macri hizo lo mismo”, expresó sobre el visto bueno que dio Pereyra a lo pedido por las cámaras.

Pereyra “que fue muy amigo del gobierno anterior, hace esto con los compañeros para que reciban un 30% de su sueldo, es algo que todavía no sé cómo los afiliados a ese sindicato lo soportan” y añadió: “Es un hombre que ya tendría que estar retirado y darle el mando a gente que piense y que esté con los trabajadores, no con los empresarios”, subrayó Vergara.

Otro de los consultados por este medio fue el secretario general del Sindicato de la Cuenca Austral, Marcelo Turchetti, el que brevemente manifestó a este medio que, si bien está la intención de firma del gremio que conduce Pereyra en Río Negro y Neuquén, aún no se firmó nada. “Nosotros no estamos de acuerdo con ese porcentaje de quita, estamos a favor de sacar el mayor porcentaje posible para los trabajadores”, expresó a TiempoSur.

Recordó que la Federación del Petróleo desde marzo pide un aumento salarial y que se reconociera el 15% que faltaba aplicar. “Para nosotros, nuestra prioridad es mantener los puestos de trabajo hasta que termine la pandemia, y conseguir el mayor porcentaje que podamos mantener del sueldo, el 75 u 80% del salario para la gente pueda trabajar”, insistió el gremialista.

Además, Turchetti recordó un acuerdo que firmaron a mediados del año pasado cuando el presidente Macri sacó el decreto de agosto y las operadoras pararon todos los equipos. “Los que estuvieron en su casa, cobraron el 83% del salario. Logramos que el 31 de marzo no despidan a la gente y los mantengan”, remarcó.

El cuarto intermedio es para hoy, por lo que se cree que podría haber novedades en horas de la tarde.

(Turchetti, referente de Cuenca Austral).

La UCR de Zona Norte preocupada por la situación de la actividad hidrocarburífera

En Santa Cruz, la oposición pide restablecer la ley de Emergencia en el sector Hidrocarburífero. Como adelantó este medio en la edición del domingo, desde Encuentro Ciudadano se pedirá el proyecto sobre tablas.

Por su parte, ayer también se sumaron voces de la UCR para hablar de la delicada situación que atraviesa este sector, particularmente en la zona norte de Santa Cruz.

Uno de ellos fue el presidente de la UCR de Caleta Olivia, Matías Quinteros, quien le dijo a TiempoSur que la situación en el sector petrolero es “delicada y grave” y que “lamentablemente llegó el momento de tomar definiciones de situaciones que no son queridas”.

Sostuvo que los trabajadores se encuentran en la situación de elegir entre continuar en la actividad laboral y la reducción del salario. Mencionó a la baja del barril del crudo y la cuarentena por el Coronavirus como los principales factores de la crisis, por lo que sostuvo que creía que el Sindicato del Petróleo de Santa Cruz “tiene que tener el gesto de convocar a todos los sectores políticos y gremiales, sentarse en una mesa amplia, poner a consideración cómo está la situación y tomar definiciones”.

Quinteros afirmó que la debacle petrolera va a repercutir –además- en el Estado provincial y en los municipios, ya que va a haber menos regalías. “La industria está parada, los comercios que ya están mal, van a estar peor”, por lo que reiteró que el gremio debe convocar y no hacer como hizo el municipio de Caleta Olivia que no convocó a una mesa más amplia para buscar alternativas que sea la que menos dañe al trabajador.  


COMENTARIOS