Río Gallegos

Acordes en tiempos de cuarentena

El venadense Damián Palacios, base de Hispano Americano, readecuó las guitarreadas con sus compañeros de equipo, familiares y amigos, para encontrar en las redes sociales una posibilidad de llevar música y optimismo en tiempos de pandemia.

Acordes en tiempos de cuarentena
Acordes en tiempos de cuarentena
COMPARTÍ ESTA NOTA

Dami, como lo conocen todos en el básquet y en la vida, encontró un nuevo espacio en donde hacer público uno de sus mayores hobbys, la música. A raíz del aislamiento social, preventivo y obligatorio que rige en el país, las transmisiones en vivo por redes sociales, son la excusa ideal para llevar buena onda a cada seguidor de sus recitales virtuales.

La sonrisa y la buena onda forman parte de su cotidianeidad y abre el paraguas antes de la comenzar la charla “si no fuera por el servidor de internet que tenemos en mi ciudad, tendría muchos más seguidores en los vivos, me están boicoteando”. Risas de por medio Damián cuenta que comenzó a tocar la guitarra por mandato familiar cuando tenía 6 años “en casa siempre hubo guitarra, mi papá toca, entonces de mirar los libritos de folclore arranque a tocar, siempre fui autodidacta, así que es una gran pasión la música”.

Su repertorio es amplio. Va desde el rock nacional al folclore, cruzando por el cuarteto o hasta alguna cumbia. La música une, genera momentos inolvidables y los viajes y la espera a cada juego, siempre son más amenos con una guitarra de por medio “toco lo que venga (risas) me gusta mucho Las Pastillas del Abuelo, Calamaro, Fito Paez, en mi adolescencia tocaba canciones del Potro Rodrigo y algunas cosas de folclore también me gustan, sobre todo los clásicos”.

Como ocurre en el Básquet, la música requiere de socios, de cómplices con quien se genera esa conexión mágica que surge de las seis cuerdas “en la época de Olimpia Nico Bessone me segundaba muy bien y en el plantel actual encontré en Juli Aprea al compañero musical, el tema es que Julián es un cantante de otro nivel, internacional, es un fenómeno y toca bárbaro”.

Los días pasan y la esperanza de vencer a este enemigo invisible están más presentes que nunca y Dami lo hace saber a la familia del Básquet y a la comunidad en general en sus acordes “si bien estamos con muchas ganas de volver, muy ansiosos por hacer lo que tanto amamos, sabemos también que estamos en un momento en que la vida es más importante que todo, así que hay que tener paciencia, cumplir con los cuidados necesarios para el bien de la gente grande y de todos. Pronto vamos a volver a divertir a la gente y a divertirnos nosotros en una cancha”.

 

COMENTÁ