Espectáculos

6 mentiras de Hollywood sobre los partos

El cine estadounidense interpretó en múltiples ocasiones diversos nacimientos. Algunos difieren de la realidad. Mirá por qué.

6 mentiras de Hollywood sobre los partos
6 mentiras de Hollywood sobre los partos
COMPARTÍ ESTA NOTA

En las películas de Hollywood se han presenciado numerosos partos y nacimientos. Ruptura de bolsa repentina, un esposo desesperado por no saber qué hacer y bebés que llegan al mundo completamente limpios son algunos de los puntos que dan cuenta que están lejos de ser realidad.

Tres expertos analizaron para la BBC este hecho. Así, concluyeron que existen seis mentiras en lo que actúan e interpretan como un nacimiento totalmente normal. Mirá cuáles son.

1. No se nace mirando hacia arriba

En la mayoría de los partos, lo primero que sale es la cabeza del bebé. En el cine muestran que el recién nacido suele nacer mirando hacia arriba. Sin embargo, más del 90% de los bebés nacen en posición cefálica.

Es decir, los bebés en realidad suelen nacer con la cabeza hacia abajo, el mentón apoyado en el pecho, las nalgas levantadas, y las piernas y brazos doblados y junto al cuerpo. Otra manera frecuente es que miren hacia un lado.

Además, no nacen limpios y sonrientes como muestran las películas. Los recién llegados vienen al mundo con el vérnix caseoso, una sustancia blanca y grasa que cubre la piel del bebé al nacer.

2. La ruptura de bolsa

La industria cinematográfica suele reproducir la imagen de que la ruptura de bolsa estalla repentinamente con abundante líquido amniótico. Además, muestran que de inmediato la mujer entra en parto. Sin embargo, no suele ser así.

A menudo no es tan sencillo diferenciar el líquido amniótico de la orina, por lo se podría requerir algún examen para confirmar si realmente rompió bolsa la embarazada.

3. La posición del parto

La postura más habitual que muestra el cine es la mujer sentada en una camilla. Si bien es una posición óptima, no es la más frecuente. En España por ejemplo, lo más común es la litotomía, en la cual la embarazada está acostada, con la parte posterior de las rodillas apoyada y no tan erguida.

También existen partos de pie, en cuclillas, sobre cuatro soportes, sentado en un taburete o acostada de lado, entre otras. De todas formas, la posición depende de la etapa de parto en la cual se encuentre la embarazada.

4. El post parto

El cine suele pasar por alto este momento. Como por ejemplo la expulsión de la placenta, el resto del cordón umbilical, las membranas que rodeaban al feto, la sutura de heridas, o laceraciones ocurridas durante el parto.

Del mismo modo, Hollywood tampoco suele mostrar las complicaciones que puede significar la lactancia materna. Tampoco la recuperación físca post parto.

5. Los gritos de terror

Otro clásico en la industria de Hollywood es que las mujeres griten del dolor. Sin embargo, el dolor que puede generar un parto no obliga a gritar de ese modo, sobre todo porque no suelen ser normales los partos totalmente naturales.

6. Hombres que se desmayan

La imagen del padre incapaz de ver un parto es otra moneda corriente en el cine. Si bien puede ocurrir, existen numerosos hombres que acompañan a la embaraza, la ayudan y apoyan en todo momento.

COMENTÁ