Espacio para todos

Barrientos: "Los impuestos y gastos nos están ahogando"

La Biblioteca Kunfi Quirós, ubicada en el barrio Belgrano de nuestra ciudad, ha sabido a lo largo del tiempo reinventarse para hacer frente a las demandas de la comunidad, pero en esta ocasión la crisis está pegando duro. Se mantiene gracias a la cuota social de 25 pesos, la fotocopiadora y la realización de ferias autogestivas, algunos sorteos y el esfuerzo propio de sus integrantes. Pasan por allí más de 500 personas por mes.

Un lugar para los jóvenes
COMPARTÍ ESTA NOTA

La dificultad económica ha pegando a lo largo de los últimos años cada vez más fuerte en instituciones que son pilares de la comunidad, fue conocida la crisis que atravesaron los clubes de barrios tan solo con el aumento de las tarifas en los servicios, teniendo en muchas ocasiones que buscar nuevas alternativas y en otras directamente cerrar sus puertas. Las organizaciones barriales, espacios populares corrieron con la misma suerte en todo el país y nuestra capital no ha escapado a esta realidad.

En esta ocasión es la Biblioteca Popular Kunfi Quirós la que está afrontando algunos problemas financieros que hacen redoblar los esfuerzos y salir a buscar algo de ayuda. "La situación ha venido complicándose desde hace unos 6 meses más o menos", explica a TiempoSur Mirena Barrientos, encargada de la biblioteca, al detallar que "los servicios, en especial el gas, aumentaron enormemente en comparación con lo que pagábamos antes. Sólo de gas pagamos entre 14 y 15 mil pesos en estos meses de invierno. Con mucho esfuerzo de los que trabajamos acá hemos podido ir pagando, siempre atrasado y por consecuencia siempre la siguiente factura viene con recargos también bastante altos, casi 700pesos de la última factura fue solo recargo por no pagar antes de la fecha de vencimiento, pero se nos hace muy difícil llegar con las fechas". Muchas veces las condiciones climáticas no ayudan en el Sur para poder ahorrar en el gasto, menos aun si cada vez circulan más personas por la institución para participar de actividades o hacer uso de los espacios.

En la actualidad, mensualmente circulan alrededor de 500 personas, las cuales "se acercan a realizar trámites online, talleres de informática o cualquier otra actividad, todas gratuitas porque queremos que todos tengan la oportunidad de aprender y de compartir actividades grupales", contó Barrientos y continuó: "Además estamos dándole una mano a instituciones que necesitan espacios para generar nuevas actividades, tenemos una EPJA funcionando por la mañana, actividades de un centro de jubilados, actividades de los colegios vecinos, siempre que aparece alguna agrupación, asociación, escuela que necesita un espacio, incluso los fines de semana, nosotros accedemos porque queremos que la gente de nuestros barrios tengan cerca nuevas alternativas".

Vale la pena resaltar que muchas de las instituciones que disponen de las instalaciones "han comenzado a colaborar con artículos de limpieza o resmas de hojas, eso nos evita gastos mayores, los mismos vecinos que participan de actividades nos han colaborado en estos días con papel o preguntando qué nos hace falta y eso nos alegra mucho, pero aun así sigue siendo un granito de arena para el momento" contó y expresó: "Nuestra preocupación viene a futuro ya que queremos seguir trabajando de esta forma, queremos que los jóvenes estudiantes sigan viniendo a la biblioteca como su hogar, son muchos, cada vez más, los que optan por juntarse en grupo a hacer las tareas acá y eso nos llena de satisfacción. Te imaginarás que no hay forma de que podamos especular con el ahorro de gas si se nos llenan las salas con jóvenes que vienen a estudiar, todo lo contrario, más tratamos de que se sientan cómodos y como en casa, sin pasar frío".

El día a día de la institución se mantiene gracias a la recaudación de las cuotas de socios ($25 por mes), la cual no es excluyente para utilizar las instalaciones, ya que "la idea es que nuestro espacio va más allá de ser sólo una biblioteca, en los últimos años se ha convertido en un importante espacio de contención para nuestros vecinos, por lo que queremos que todos se sientan libres de poder venir, incluso si no puede pagar una cuota social mínima", explican. A esto se suman algunos ingresos por el servicio de fotocopiadora para los colegios vecinos. "Con eso nos veníamos arreglando, pero actualmente no alcanza. Como comisión vamos viendo de hacer rifas, ferias o algo que nos saque del paso, pero son parches que sirven para el momento", dijo Barrientos y continuó: "Estamos gestionando, averiguando si existe algo que pueda aliviarnos desde el Estado provincial, esperamos tener buenas noticias pronto, ya que los meses de vacaciones de verano se vienen muy difíciles porque directamente no hay ingresos económicos".

A pesar de esta situación la referente comentó que "vamos a seguir trabajando de la misma forma. Como comisión tenemos que encontrar soluciones que no impliquen dejar de ofrecer libremente nuestros espacios y que no implique que el costo recaiga sobre nuestros vecinos. Tenemos fe en que algo tiene que surgir para aliviar un poco la situación y así poder seguir enfocados en el trabajo de la Kunfi. Ojalá la respuesta venga de nuestros gobernantes. Son varias las instituciones que, como en nuestro caso, se encuentran agobiados por problemas económicos. Por sobre todo esperemos que la solución no sea cerrar y perder todo el lindo trabajo que hacemos todos", terminó.