Fiesta "animala"

“Cultura nocturna y machismo van de la mano”

Esta afirmación fue enunciada por una integrante de La Grupa, frente de acción transmfeminista que en 2019 ya ha generado dos propuestas de diversión nocturna libres de violencia machista.

Les Parasites, una banda que canta sobre la desigualdad.
COMPARTÍ ESTA NOTA

*Posee lenguaje inclusivo

La segunda fue ayer por la noche y se nombró fiesta “animala”. En esta ocasión el evento se caracterizó como disidente y según las redes sociales del espacio estuvo destinado a “mujeres trans, cis, lesbianas travas, no binaries, varones trans y putxs”. El primero tuvo cita el 12 de enero de este año y explicaron que no especifican direcciones por cuestiones de seguridad. La idea de generar espacios libres de violencia machista invitando a personas que no posean privilegios masculinas es para “saber que estamos cuidadas y protegidas” comentó Cristina Vera.

Explicó los espacios que concentran la diversión joven nocturna se ven invadido por presencia de violentos que generan irritación y coartan la diversión nocturna. Ya sea porque la ciudad tiene el tamaño suficiente como para conocer escraches o historias personales de hombres violentos o un comportamiento genere tensión.

Desde el frente transfeminista La Grupa generan nuevos escenarios donde las mujeres y comunidad LGTTBIQ + no se sientan relegadxs. Cristina identifica a Río Gallegos como un ambiente pequeño, donde en general los boliches en general están ocupados hasta su capacidad máxima, con gente que se emborracha hasta el exceso. “No respetan el espacio personal amontonando a la gente y llega un momento en el que te sentis incómoda” comentó Cristina.

Ella identifica al ambiente como nefasto y esferas como la del rock, electrónica y relacionistas públicos han denunciado varones que vulneran derechos, mayormente en el ámbito sexual y en un escenario de excesos. Lxs integrantes de La Grupa anteriormente participaron de espacios como los anteriormente relatados pero explicaron que uno de los objetivos de su activismo es dejar de normalizar la violencia. “Unx toma conciencia y elige no asistir más, la conciencia feminista va a acompañada de elegir no pasarla mal” comentó.

Damas gratis- Para la joven estudiante y activista en la industria “bolichera” las identidades feminizadas son objetos de consumo. El ingreso y tragos gratis prepara al público masculino un escenario que expone a las demás literalmente como ganado y si está bajo los efectos del alcohol, ganado manso. “Le conviene a la cultura machista” lamentó Vera. También agregó que el transfeminismo es quien interpela al frente de acción. El movimiento ha brindado herramientas como el consentimiento que sostiene que no se puede tocar otro cuerpo sin permiso y esta vulneración de derechos es moneda corriente en los ambientes nocturnos. “Poder identificarlo y ponerlo en palabras es un paso importante, antes era normalizado” comentó Vera que también confesó que antes la respuesta común era el silencio perpetuando las prácticas de poder. Identificar el abuso y el acoso como tal es abrir el abanico de discusión ante la violencia machista. Esta perspectiva ha sido observada desde bares de rock que han activado protocolos de actuación ante pedidos de tragos seguros en la barra y campañas de concientización en boliches, acompañadas con cintas violetas e información de denuncia en la ciudad de Río Gallegos.

“El separatismo no es exclusión”

Así lo indicó la joven que reivindica la posibilidad “de cuidarse entre quienes se sienten vulneradxs”. También resaltó la importancia marcar postura: No aplaudir violentos sobre los escenarios ni compartir pista de baile con ellos. “Es por una misma” resumió Vera que intenta generar un escenario en el que prime la libertad. Desde La Grupa, los hombres cisgénero heterosexuales tienen privilegios que diferencian al resto de las identidades por lo que se permiten el debate de su presencia en los eventos que organizan desde el frente transfemnista.