Música

Glaciares en concierto: experiencia educativa y de desarrollo humano

Doce maestros trabajaron con adolescentes y niños, en el marco de una capacitación intensiva donde no sólo se apuntó a lo instrumental, sino también al lado humano.

  • 10/12/2018 • 18:57
"Se genera un círculo de retroalimentación muy importante".
COMPARTÍ ESTA NOTA

Con destacada trayectoria profesional, doce  maestros trabajan con niños, adolescentes y jóvenes en cuatro días de capacitación intensiva en las cuales abordan herramientas para el crecimiento musical pero también para el desarrollo humano.
Esta capacitación está a cargo de maestros con trayectoria internacional y especialistas en cada uno de los instrumentos que componen la Orquesta sinfónica. Esto representa una gran oportunidad de aprendizaje y crecimiento, tanto para los estudiantes como para los docentes locales. 
En este sentido, una experiencia particular es la de Augusto Gelvez, quien inició su carrera de niño en la Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela creadas por el maestro José Antonio Abreu. A pesar de haber nacido a mil kilómetros de la capital venezolana, el Sistema le permitió acceder a esta formación musical. 
"El gran punto es la formación en escalera, es decir a medida que vas a prendiendo, eso que aprendes se lo enseñas a los chicos que van llegando", resaltó el maestro, a la vez que destacó "la oportunidad de hacer música y hacer práctica orquestal". 


Actualmente, trabaja junto a la Fundación SOIJAR en Argentina y participa del equipo pedagógico de Glaciares en Concierto a cargo de los trombonistas y la familia de los instrumentos de bronce. "Estoy maravillado por esta bellísima provincia y también por la belleza de cada uno de los chicos de cada una de las localidades y el nivel musical, compromiso, seriedad y disciplina", señaló Gelvez. 
Al respecto, subrayó: "Me siento un reflejo, un espejo y un testimonio de lo que estos chicos traen" y consideró que "veo en sus ojos los que eran mis ojos a su edad con las ganas de aprender y por eso en mis clases, también destino tiempo a las preguntas que uno tiene como artista".

Finalmente, destacó la importancia de "esto que está sucediendo en Santa Cruz, que es una orquesta de niños de la región trabajando, sin importar de que rincón sean tienen la oportunidad de tocar un instrumento y poder ser parte de como llamamos a las orquestas: una sociedad perfecta".

 
A su vez, Ángel Caldera, trompetista y director de orquestas también formado en el Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela, resaltó las principales características del modelo de Orquesta Escuela y sostuvo: "La fortaleza principal está en la atención que les damos a los niños y jóvenes, a la atención humanitaria y ciudadana, y a la oportunidad de la igualdad a través de la música". 
"Tratamos que todos los chicos se sientan parte de una familia musical, que está siempre para ellos", indicó Caldera y señaló que en las orquestas "atendemos sus inquietudes, muchos de ellos se apoyan en nosotros y nos hemos ganado esa bendición gracias al amor que le ponemos". 

Stella Maris Marello, es flautista y profesora en el Conservatorio "Manuel de Falla". También se desempeña en diversas asociaciones de Ópera. En esta ocasión destacó: "Es muy gratificante porque están esperando estos momentos y a nosotros para absorber todo lo que puedan con mucha energía". 

También explicó que la actividad orquestal genera vínculos de compañerismo, de reciprocidad y generosidad con el conocimiento. "Los profesores enseñan a los chicos y los estudiantes más avanzados a los que recién empieza, por lo que se genera un círculo de retroalimentación que es muy importante", enfatizó Marello, a la vez que añadió: "Tocar obras sinfónicas y acercarlos a la música más bella que pueda haber, los motiva a seguir estudiando". 

Finalmente, Christian Morabito, ejecuta el corno francés y trabaja en la Filarmónica de Buenos Aires en el Teatro Colón e indicó que su mensaje para los estudiantes es que este es un trabajo diario: "Es importante que cada vez apliquen más cantidad de horas a la práctica con el instrumento y siempre con mucha paciencia". 

"Esta propuesta es genial porque un niño que jamás en la vida toco un instrumento, que tenga la posibilidad de tener un instrumento en sus manos y tocar dentro de una orquesta es una experiencia fantástica", sostuvo Morabito y añadió que las orquestas son "un grupo humano increíble que trabaja para todos los días sacar lo mejor de cada uno".


LEA ATENTAMENTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio de los términos y condiciones podrá ser denunciado para luego quedar eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación de los términos y condiciones.
COMENTÁ, ESTAS EN TiempoSur
Límite de caracteres: 1000