Falleció en 2015

Un príncipe murió sin pagar una deuda de 90 mil euros por películas XXX

Los herederos del príncipe se niegan a pagar la deuda. Fanático del porno, daba instrucciones precisas sobre las cintas.

  • 12/04/2018 • 09:33
Saud Al-Faisal murió en 2015. Foto:AP
COMPARTÍ ESTA NOTA

El fallecido príncipe Saud Al-Faisal de Arabia Saudita, ministro de Relaciones Exteriores de su país durante cuatro décadas, amaba la pornografía al punto de invertir millonarias sumas de dinero para producir películas XXX para su consumo privado. Sin embargo, murió antes de abonar lo adeudado a una compañía francesa que hizo las películas y sus muchos herederos se niegan a pagar la cuenta de 90.000 euros.

Una de las películas aparentemente muestra a una mujer marroquí teniendo relaciones con una estrella porno a pedido de Saud Al-Faisal. La demanda presentada por la empresa productora SARL Atyla, contra SCI 25 Avenue Bugeaud de París -compañía manejada por una de las hijas de Saud-, dice que la compañía aún no envió las películas como evidencia para el tribunal, pero que puede tener que presentarlas si no se satisfacen sus demandas.

El príncipe saudita, muerto en 2015, era un visitante habitual de París, donde se alojaba en un lujoso departamento en la avenida Bugeaud, al oeste de la ciudad, que ahora es copropiedad de sus hijos e hijas. Los prolongados intercambios de correos electrónicos entre SARL Atyla y el representante del príncipe contienen instrucciones detalladas sobre lo que sucederá en las películas, tres de los cuales se realizaron a principios de esta década.

"Importante, el macho debe dominar a su compañero no con violencia, sino usando sus habilidades y capacidades y el don que Dios le ha dado", dice una de las notas de instrucciones sobre uno de los guiones, que contiene una variedad de escenas  en ascensores, habitaciones de hoteles y apartamentos de lujo. Los guiones y las descripciones detallas de las escenas eran enviadas por el representante del príncipe a la empresa de cinematografía erótica. “No le gustan los ojos vendados y las cuerdas. Haga uno nuevo ", es un ejemplo de los diversos rechazos que recibió la empresa.

El abogado que demandó por las facturas del porno que se pagarán, Ivan Itzkovitch, se negó a hablar públicamente sobre el caso, que fue revelado por primera vez por el diario francés Le Journal du Dimanche. Pero la demanda que presentó ante un tribunal en el suburbio parisino de Nanterre muestra que su cliente no tiene dudas de que el príncipe Saud, primo del actual rey saudita Salman, era la persona que ordenaba las películas y enviaba instrucciones, a través de su asistente, sobre cómo se iban a hacer las películas. (Perfil)