Latinoamérica

Un asesino serial se fugó de una prisión en Brasil

La búsqueda de un hombre sospechoso de varios asesinatos tiene en vilo desde hace dos semanas a una pequeña comunidad del centro-oeste de Brasil, escenario de un operativo que moviliza a casi 300 policías con drones y helicópteros.

COMPARTÍ ESTA NOTA

"Con cualquier ruido, entramos en pánico. Estamos aterrorizados", dice Aurizênia Batista da Silva, residente del distrito de Girassol, en el estado de Goiás, a 75 kilómetros de Brasilia, la capital del país.

En esta comunidad pacata, integrada al municipio de Cocalzinho de Goiás, hay desde hace quince días un tema excluyente: Lázaro Barbosa, el prófugo de 32 años, cuyas andanzas han desatado un sinfín de rumores y temores.

"Unos dicen que ese hombre es el demonio en persona", refiere da Silva, que confiesa estar tomando medicinas para controlar la ansiedad.

Para José Sivaldo, un pequeño productor rural del área cercana al río donde se concentra la búsqueda de Barbosa, la presencia del hombre apodado el "serial killer de Brasilia" ha sido "peor que la pandemia del covid", debido a que el miedo ahuyentó a sus hijos, nietos y clientes.

Lázaro Barbosa, oriundo de Bahia (noreste), tiene una larga experiencia en el arte de escabullirse de la policía.

Detenido en 2011 por robo y violación, huyó de la cárcel en 2016. Fue recapturado y volvió a huir en 2018, de un penal en la vecina ciudad de Aguas Lindas.

COMENTÁ