Terror bajo el agua

Nadaba con su hijo y la atacó un tiburón: perdió las manos y un pecho

El hecho ocurrió en una laguna de la isla de Moorea, en la Polinesia, donde la mujer había ido a vacacionar con su familia.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Una mujer que se encontraba de vacaciones con su familia en la Polinesia vivió una terrible situación cuando fue atacada por un tiburón. Por el hecho, debieron amputarle las dos manos y un pecho. Su hijo de 7 años presenció toda la escena.

Un testigo del terrible hecho relató que la mujer fue sacada del agua consciente y con un  "agujero" en el torso. "Fue un momento de pánico para todos los que estábamos ahí", señaló.

En ese sentido, uno de los bomberos que asistió a la víctima después del aatque, identificado como Jean-Jacques Riveta, relató en declaraciones a la agencia AFP: "La mujer tuvo suerte, porque había dos enfermeras en el lugar que le brindaron los primeros auxilios".

Tras recibir asistencia en los primeros minutos en la playa, la turista debió ser trasladada en helicóptero al Hospital Taaone en la isla de Thaití y allí se recupera de a poco. 

El animal que cometió el ataque es un tiburón oceánico, señalado por las autoridades locales como el responsable de muchos ataques en el mar, aunque muy poco habituales en Moorea. 

Pese a que se trató de una tragedia con suerte, se abrió una investigación judicial para determinar las circunstancias precisas en las que se produjo el hecho. 

COMENTÁ