Latinoamérica

Identifican en Perú un grupo de choque pro-Fujimori con emblemas de la época virreinal

Un grupo de choque contrario a la proclamación del virtual presidente electo de Perú, el sindicalista de izquierda Pedro Castillo, fue identificado en marchas realizadas en Lima este fin de semana, portando banderas con los emblemas imperiales de los incas y de España de la época virreinal, informó el lunes la prensa internacional.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El grupo, llamado Sociedad Patriotas del Perú y con varias banderas con la Unancha inca y cruz de Borgoña española, participó de protestas de simpatizantes de la populista de derecha Keiko Fujimori que sostienen que fue perjudicada por un supuesto fraude en el balotaje del 6 de este mes.

“Somos el brazo político, duro, de choque” de una organización política y cultural, afirmó el vicepresidente de la Sociedad Patriotas del Perú, Martín Barrueto, según la agencia de noticias AFP.

“Hemos ido a resguardar a los civiles que fueron a marchar, fuimos por prevención, no vamos a atacar a nadie, vamos a defendernos”, sostuvo.


Una veintena de manifestantes de esa agrupación entonó consignas tales como “Ya llegamos, terruquitos (terroristas), a barrerlos, joderlos, quiero verlos en la fosa, de sus tripas saco sebo y se lo doy a mi perro”, según un video que se viralizó anoche en redes sociales.

“Usamos una simbología con la cruz de Borgoña y la Unancha incaica, ambos representan el componente europeo e indígena, ambos son los factores que conforman la identidad peruana”, explicó Barrueto.

“La izquierda nos llama supremacistas y nazis solo por poner una cruz de Borgoña; se imaginan los adjetivos que deberían tener ellos por poner una hoz y un martillo”, se justificó.

Perú vive en tensión desde hace más de tres semanas, pues aún no fue proclamado el ganador del balotaje presidencial del 6 de este mes, que debe asumir el gobierno el 28 de julio próximo.

Castillo, del partido Perú Libre (PL), venció a Fujimori, de Fuerza Popular (FP), por 44.240 votos entre más de 17,6 millones de sufragios válidos (50,125% a 49,875%), según el escrutinio de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

Sin embargo, para ser proclamado es preciso que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) concluya la revisión de los pedidos de nulidad de actas de votación presentados por los dos partidos.

En ese contexto, Fujimori y sus aliados políticos denunciaron un supuesto fraude -que fue rechazado por el gobierno, analistas y las cinco misiones internacionales de observación electoral que actuaron en el balotaje- y pidieron una auditoría sobre el escrutinio, entre otras maniobras para evitar la proclamación de Castillo.

COMENTÁ