Prevenible y detectable

"Si hay una pandemia en Santa Cruz, es la del suicidio"

Ana Marzano, Licenciada en Psicología, advirtió que hay una baja en la edad de intentos como de suicidios consumados. "Estamos hablando también de niños", advirtió. Marcó las dos "malas miradas" que se tiene sobre la salud mental. "Depende en donde uno trabaje, te aceptan o no un certificado de salud mental", expuso. El trabajo de los preventores barriales.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Santa Cruz continúa liderando la lamentable estadística de suicidios, y de hecho, triplica la tasa media nacional. (Esto no incluye a las personas que intentaron quitarse la vida).   Es una problemática que forma parte de otro tema- que sigue siendo tabú- como es la salud mental.

En una semana hubo dos suicidios en la capital provincial. Del mismo sucedió en las localidades del interior provincial, en un contexto en el que la Ley 3697 de Asistencia al suicida, sancionada en 2020, todavía no fue reglamentada. Ergo, no hay una línea durante las 24 horas disponible para asistir a una persona en crisis.

Si algo hizo la pospandemia es que se hable un poco más - no lo suficiente- de ambos temas.

"En general, como fenómenos, los suicidios no son uno solo en el periodo de una semana, porque generalmente hay más de uno, y por lo general, tiene que ver con personas dentro de la misma zona y que, probablemente, hayan estado en crisis durante el mismo periodo", precisó Ana Marzano, Licenciada en Psicología del departamento de Coordinación de Políticas Públicas del municipio de Río Gallegos.

No hay un solo factor que interviene en el suicidio, es multicausal.

Existe una situación que quizás se contraponen: el efecto contagio que puede producir mediante los medios de comunicación el mal tratamiento de los suicidios, y al mismo tiempo, una persona que no puede comunicar su dolor. "No hay dolor más triste y más grave que el que no se puede compartir", resaltó la profesional.

No solo las estadísticas son altas, sino que el grupo etáreo muestra que ha bajado la edad tanto de intentos como de suicidios consumados. "Antes eran adolescentes y jóvenes para arriba. Ahora estamos hablando también de niños".

Malas miradas

La pospandemia, con la apertura de actividades y el retorno al trabajo, provocó la detección "de una serie de enfermedades relacionadas con la crisis de ansiedad, llamados ataques de pánico, la  fobia  salir de la casa, que genera mucho malestar en personas a las que les  dificulta revincularse con el mundo exterior".

En algunos casos- marcó- el suicidio es una “salida” a una exigencia laboral que la persona no puede cumplir.

"Depende en donde uno trabaje, te aceptan o no un certificado de salud mental. Pero la persona en estas condiciones, no exagera porque está en un momento de crisis y no puede salir de la casa", sostuvo.

Hay dos miradas (ninguna buena) sobre la salud mental. Una, en la que nadie quiere mirar "al loco para no encontrase con esa locura". "Es una cuestión proyectiva porque uno deposita sobre la figura del loco las cosas que no le funcionan y para no hacerse cargo, y eso, hace la sociedad", expuso.

La otra es una "mirada organicista". Es decir, no se contempla en la salud humana el aspecto que no se ve, como sí sucede en la salud física. "No es casual, y es muy difícil, que muchas obras sociales se hagan cargo de pagar la salud mental de sus afiliados, porque no pareciera importante, como si lo sería un Gastroenterólogo, un buen clínica. No es una prioridad", afirmó. Todo forma parte de una "mirada negadora".

"Estas dos miradas lo único que hacen esta por problemáticas relacionadas con la salud mental. nadie las mira, nadie las quiere abordar peor luego derivan en cuestiones graves. Por eso  no nos cansamos de decir que si hay una pandemia en Santa Cruz, es la del suicidio".  

La prevención -insistió- es fundamental y por eso el equipo de trabajo de la profesional capacita a vecinos en diversos barrios de Rio Gallegos para que puedan detectar estas situaciones y así "implementar estrategias creativas, que existen están buenas, a cargo de un preventor del suicidio".

El trabajo de los preventores barriales son diferentes zonas de la ciudad, y aunque todavía resta mucho campo para abarcar, Marzano  valoró que haya vecinos que se están formando para "estar atentos a las necesidades de sus propios vecinos".

 

Para formar parte de los preventores barriales, e incluso para cualquier consulta comunicarse al :

2966 564864

El suicidio se puede prevenir

Líneas de asistencia:

WhastApp: 2966447830

Línea fija: 02902 498233

Facebook: Undiaalavezsantacruz/

 

 

COMENTÁ