Cannabis

Seguimos sin autocultivo

A casi un año de publicarse a nivel nacional la reglamentación que legaliza el autocultivo de cannabis con fines medicinales, en Santa Cruz nunca se avanzó con la creación del registro de usuarios y cultivadores que proteja a quienes trabajan para el bienestar de muchos. Gran materia pendiente.  

Cannabis medicinal.
Cannabis medicinal.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El 12 de noviembre de 2020 fue publicada en el Boletín Oficial la nueva reglamentación que legaliza el autocultivo controlado de cannabis medicinal, además de permitir la venta de aceites, cremas y otros derivados en farmacias autorizadas.

Sin embargo, pasaron los meses y en Santa Cruz nunca se avanzó en materia legislativa para la creación y puesta en vigencia del registro de usuarios y cultivadores de cannabis medicinal.
El pedido se sostiene desde entonces por los integrantes de APROCAM, una de las asociaciones que trabaja con el cannabis medicinal y desde donde advirtieron que la necesidad no tuvo ningún avance en la Cámara de Diputados de la provincia.

Si bien se han concretado encuentros con algunos diputados y han participado de la comisión de salud, lo cierto es que desde noviembre de 2020 no hay contactos que permitan avanzar en el registro que tanto se necesita para que cultivar cannabis con fines medicinales no sea un delito en Santa Cruz. “Necesitamos que se reglamente el registro que establece la ley nacional para estar protegidos”, indicaron desde APROCAM, la Asociación Provincial de Cannabis Medicinal (AProCaM) que cuenta con referentes en el sur, el centro y el norte de Santa Cruz, que durante septiembre obtuvo su personería jurídica.


Materia pendiente

Entre otros aspectos, la ley aprobada a nivel nacional incluye la autorización del cultivo personal y en red para los usuarios, investigadores y pacientes que se registren en el Programa Nacional de Cannabis (Reprocann), del Ministerio de Salud.

Según la norma “los y las pacientes podrán inscribirse para obtener la autorización de cultivo para sí, a través de un o una familiar, una tercera persona o una organización civil autorizada por la Autoridad de Aplicación. Podrá inscribirse en el Reprocann quien cuente con indicación médica y haya suscripto el consentimiento informado correspondiente”.

Si bien hoy Santa Cruz tiene más de 1.500 usuarios que practican la ley, la creación del registro debe ser tarea del Estado, pero en Santa Cruz no hay avances.


El ejemplo

El 8 de febrero de este año se observó un claro ejemplo del problema a solucionar con urgencia, ante la situación que le tocó pasar a Marcelo Arias, vecino de la ciudad de El Calafate, usuario de Cannabis Medicinal e integrante de la APROCAM Calafate, red de asociaciones que impulsa la correcta implementación de la normativa vigente.

Ese día, la vivienda de la familia Arias fue parte de un proceso de allanamiento policial por un hecho ajeno al de autocultivo, aunque al momento de la actuación se procedió al secuestro de las plantas, tal cual lo establece la normativa vigente, esto a pesar de la legalización en el país del autocultivo de cannabis terapéutico.
Es que en Santa Cruz aún no tenemos vigente el registro de usuarios de esta alternativa medicinal, motivo por el cual también las asociaciones de la provincia comenzaron a insistir nuevamente con los avances.
Vale la pena mencionar que a finales de 2020, la diputada Karina Nieto presentó un proyecto de ley en busca de la creación del registro de usuarios y cultivadores.
Sin embargo, el tiempo pasó y ese registro tan ansiado sigue siendo materia pendiente por parte de los diputados provinciales.
Desde APROCAM indicaron que aún esperan una respuesta por parte de determinados funcionarios para efectivizar la regulación del cannabis medicinal tanto a nivel provincial como municipal en Santa Cruz y sostienen que “se trata de un tema de salud pública”, advirtiendo que se está hablando de una planta medicinal, no de una droga, señalando que sus componentes y derivados son 100% orgánicos y naturales.

COMENTÁ