17° Aniversario de su creación

Reserva Costera Urbana: la puerta de entrada a la conservación

El 16 de setiembre de 2004 los concejales de la ciudad sancionaron por unanimidad la ordenanza N°5356 que creó una Reserva Natural Urbana (R.N.U.) en Río Gallegos, denominada Reserva Costera Urbana (R.C.U.), que comprende dos sectores: uno destinado a uso recreativo, turístico y educativo sobre el río Gallegos y otro sobre el río Chico.

Actividades de invierno con niños en el Estuario del río Gallegos, organizadas por la Asociación Ambiente Sur (Foto archivo 2019).
Actividades de invierno con niños en el Estuario del río Gallegos, organizadas por la Asociación Ambiente Sur (Foto archivo 2019).
COMPARTÍ ESTA NOTA

Por Asociación Ambiente Sur

 

“Reserva Costera Urbana, la reserva de la ciudad. Río Gallegos, donde se inicia la aventura de conocer la Patagonia Austral”. Así anunciaba en su portada uno de los primeros folletos, un tríptico producido por la Agencia Ambiental Municipal de Río Gallegos poco después de la sanción y promulgación de la ordenanza N°5356, dando a conocer a los ciudadanos la riqueza de flora y fauna nativas y los beneficios ecosistémicos que proveía a la comunidad este sitio protegido ubicado dentro del ejido municipal.

El 16 de setiembre de 2004 los concejales de la ciudad sancionaron por unanimidad la ordenanza N°5356 que creó una Reserva Natural Urbana (R.N.U.) en Río Gallegos, denominada Reserva Costera Urbana (R.C.U.), que comprende dos sectores: uno destinado a uso recreativo, turístico y educativo sobre el río Gallegos y otro sobre el río Chico.

La  R.C.U. fue la primera de este tipo en la región que protege las marismas adyacentes a la ciudad. El proceso previo que dio lugar a este hecho sin antecedentes en Río Gallegos y las características que adoptó desde su conformación y posterior gestión, fue pionero en muchos aspectos.

En primer lugar, fue un logro colectivo ya que confluyeron distintas instituciones y personas interesadas en la protección del ambiente, que hicieron su aporte para lograr los consensos necesarios para su creación. Confluyeron profesionales de la UNPA-UARG que realizaban un sólido trabajo de investigación de la biodiversidad de aves que albergaba el estuario del río Gallegos, la Agencia Ambiental Municipal y profesionales de otras áreas y docentes, interesados en promover la conservación de las aves playeras y sus hábitats.

En la línea histórica del desarrollo de la protección de sitios que conserven la naturaleza originaria dentro del ejido urbano local, esta actuación y toma de decisiones respecto al manejo del área siempre operaron en forma interinstitucional, con un agregado fundamental que está en su génesis: la participación ciudadana.

Al respecto, ya el Decreto N°3478/06 que reglamentó la ordenanza, señalaba: “respetando el espíritu de la norma (…)  se pretende consagrar el principio de descentralización del proceso de toma de decisiones, involucrando a los principales interesados en la labor de planificación y ordenación del área protegida”. Y continúa: “Que por ello (…) se parte de la premisa de que la participación de la comunidad en la planificación y ordenación de los recursos puede redoblar la eficacia de las medidas de conservación y contribuir a que los vecinos de la ciudad se beneficien de ella”.

El primer taller para la elaboración del Plan de Manejo de la Reserva Costera Urbana y de la Reserva Provincial de Aves Migratorias, creada en 2001, fue realizado en diciembre de 2006 con la participación de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales: Municipalidad de Río Gallegos y Consejo Agrario Provincial, Autoridades de Aplicación de las dos jurisdicciones protegidas que conforman el ecosistema del estuario del río Gallegos, la UNPA-UARG y la Fundación Patagonia Natural.

La elaboración del Plan de Manejo, las campañas de educación ambiental y sensibilización hacia este ambiente, reforzadas con acciones y proyectos surgidos de la confluencia de muchos de los actores iniciales en la Asociación Ambiente Sur, creada en 2007, continuaron en el tiempo afianzando el compromiso y orgullo de la comunidad respecto del cuidado y preservación del sitio y su puesta en valor. Ambiente Sur contribuyó aportando recursos para infraestructura, educación ambiental, campañas de sensibilización, capacitaciones, asistencia técnica, recursos humanos, colocación de cartelería interpretativa, construcción de un refugio para los agentes de conservación municipales en el sector de río Chico, entre otras acciones con las que apoyó la preservación de la Reserva.

En 2011, con la sinergia del Municipio, la UNPA-UARG y la Asociación se construyó el Centro de Interpretación Ambiental “Estuario del río Gallegos”, por el que han transitado miles de visitantes.

A 17 años de la creación de la R.C.U., ha sido posible a través del trabajo interinstitucional y los grupos de vecinos, detener el proceso de afectación por uso antrópico de las marismas y planicies de marea que componen este ecosistema. La reversión de este proceso de deterioro ambiental va de la mano de un cambio en la conciencia de la población local, que pasó de la negación y desconocimiento del valor de este ambiente a considerarlo como un espacio propio y característico de la ciudad de Río Gallegos.

La ordenanza N°5356. fue el antecedente inmediato de la posterior Audiencia Pública, realizada en 2007 y la primera en la ciudad de Río Gallegos, donde se puso a consideración de los ciudadanos la implementación de un Sistema de Reservas Naturales Urbanas, que incluían el estuario del río Gallegos y otras lagunas y espacios naturales de la ciudad, iniciativa que luego fue ratificada por otra ordenanza municipal en 2009.

Asimismo, nos parece necesario destacar la importancia que cobró la Reserva Costera en el contexto pandémico que como comunidad hemos atravesado, ofreciendo espacios cuidados de recreación al aire libre y contacto con la naturaleza, fortaleciendo lazos sociales en un ambiente sano.

Un logo para la Reserva

Posteriormente a la sanción de la ordenanza se creó el Programa de Difusión “La Reserva va a la escuela y a los barrios”. Una de las iniciativas participativas de este Programa fue el concurso de dibujos infantiles lanzado en 2006 para crear un logo que la identifique. A través del trabajo en las escuelas, 81 niños presentaron sus trabajos, siendo Mía Beecher Bull la ganadora.

Mía Beecher Bull fue la ganadora en 2006 del concurso infantil de dibujo para crear el logo de la Reserva Costera Urbana.

 

Mía tiene 23 años, estudia arquitectura en la U.B.A. y todavía recuerda con alegría esos momentos, cuando con 6 años recorría la Reserva con su mamá observando y fotografiando aves, lo que la entusiasmó para participar en el concurso y hacer su dibujo. Eligió una becasa de mar. “Como niña pequeña -relata ahora- estaba recontenta con esto. Mi familia suele mandarme fotos de la cartelería de la Reserva con el logo. Siempre fue algo que me enorgulleció y me gusta contar. Con los binoculares que gané, he salido a observar aves”.

Como decíamos y a modo de síntesis, muchos procesos pioneros en materia de conservación dieron inicio en la Reserva Costera Urbana de Río Gallegos, los que luego se han replicado en otras R.N.U. de la Provincia y la región, redundando en beneficios para el ambiente de las ciudades y para las personas que viven en él.

[email protected]

www.ambientesur.org.ar

Facebook: Asociación Ambiente Sur

Vos también podés sumar tu apoyo y colaborar con nuestro proyecto. Ingresá a este link: https://www.ambientesur.org.ar/colabora

COMENTÁ