Salud mental

¿Qué pasa con la ansiedad y estrés durante el Mundial?

Millones de argentinos viven con ansiedad, euforia o frustración cada resultado de la Selección Argentina. Desde euforia hasta cuadros depresivos se agudizan por los resultados deportivos. Es decir, a las cargas emocionales propias de esta época del año se suma la ansiedad y el estrés de la Copa del Mundo. Lo explica el Licenciado Juan Ignacio Posadas en Cambalache , que se emite por Tiempo FM.

Millones de argentinos viven con ansiedad, euforia o frustración cada resultado de la Selección Argentina.
Millones de argentinos viven con ansiedad, euforia o frustración cada resultado de la Selección Argentina.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Dentro de las problemáticas que se generan en materia de salud mental en la población durante el mundial de fútbol, especialmente en los más apasionados por este deporte, está la ansiedad. Es una de  las emociones que más se vivencian en estos días. Sobre el tema, Cambalache, que se emite por Tiempo FM 97.5 dialogó con el Licenciado Juan Ignacio Posadas, psicólogo.  “Argentina es un país ultra pasional y futbolero”, dijo el especialista. “Tenemos las emociones relacionadas a la pasiones a flor de piel”.

Para empezar  es necesario explicar qué es la ansiedad: “Es un mecanismo instintivo, neurofisiológico, que forma parte de todos los animales.  Es un sentimiento de respuesta al miedo o al temor. En el caso de los seres humanos surge cuando nos anticipamos a posibles situaciones negativas que aún no han sucedido. Por ejemplo: Argentina pierde ante Arabia Saudita y empieza a trabajar la ansiedad que va en aumento. ¿Qué nos pasó?, ¡vamos perdiendo!, ¡cuatro años esperando para esto!, es el último mundial de Messi, ya no es lo mismo ver el mundial, etc.”

Es que el mundial de fútbol es un evento que provoca, sobretodo en nuestro país, grandes euforias y fanatismos que llevan a alcanzar importantes  niveles de adrenalina y nerviosismo en los simpatizantes.

“Armamos escenarios catastróficos que hace que nos afecte en el cuerpo. Algunos experimentan inquietud, palpitaciones, angustia, presión en el pecho, etc. Uno confiaba que en que sería un día de fiesta y terminó en un drama”, dijo.

Por otro lado, se refirió a la sensación de pérdida que sentimos y que está asociada a la depresión. “Está bueno que podamos diferenciar la ansiedad de la depresión para poder manejarlas. Una estrategia funcional es poder racionalizar la situación. Pararse en el aquí y ahora.  Por ejemplo, saber que es el primer partido, que empató México o que le pasó a otra potencia como Alemania que también perdió. Ver en qué me tengo que focalizar, quiénes me rodean, etc.”, explicó.  

Sobre la reacción que genera a veces en los niños también hizo alusión el especialista. “Hemos visto chicos llorando, muy apenados. Ante esto, afirmó: “hay algo inevitable que es el sufrimiento. Estamos expuestos siempre y por más que el adulto lo racionalice,   el niño debe pasar por esa experiencia. Uno debe acompañarlo, explicarle y no decirle que es una exageración o que todo va a estar bien porque no se siente comprendido”.

Es que en nuestro país hubo personas a las que les afectó mucho el resultado del primer partido y los niños y jóvenes no quedaron ajenos, incluso a quienes no les apasiona el fútbol.  Todos de alguna manera “nos involucramos o vemos afectados por el mismo”, desde aquellos que aman el fútbol hasta los que lo ven con mala cara ya que nos da la oportunidad de salir de la cotidianeidad, de compartir con los seres queridos, tiene que ver con el ritual de pertenecer.

Para finalizar, consideró que “es normal tener esa ansiedad y esa angustia ante la incertidumbre de lo que va a suceder. Solo queda transitar, transitar la bronca, la angustia, la frustración”, indicó.  

“Debemos focalizarnos en el presente, porque el futuro nos pone ansiosos y el pasado nos deprime”, concluyó.

COMENTÁ