Puerto Deseado

Prohibido olvidar a Santino

Ayer se cumplió un aniversario del cruento asesinato del niño de 4 años, quien paseaba en la playa junto a su madre y fueron atacados por dos hombres. 

Foto Clarín.
Foto Clarín.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Era el jueves 20 de febrero de 2020, cerca de las 15:30, el personal de la Comisaría de Puerto Deseado fue solicitado en Circuito automovilístico Ramonín Fernández por encontrarse una mujer presentando heridas sangrantes en la cabeza y rostro.

Los policías se dirigieron al lugar donde encontraron a la mujer de 44 años, oriunda de la provincia de Salta, quien se encontraba visitando a uno de sus hijos que reside en la localidad portuaria, por lo que se solicitó una ambulancia para que la asistiera. Mientras esperaban la llegada del móvil sanitario, la mujer les contó a los policías, que momentos antes estaba caminando por la playa de Punta Cavendich junto a su hijo de 4 años, cuando fue abordada por la espalda por dos sujetos. Éstos la amenazaron con un arma blanca y los llevaron hasta un sector de rocas y oculto de la vista de quienes circularan por allí.

Allí uno de ellos la abusó sexualmente, mientras que el otro mantenía a su hijo amenazado con el cuchillo en el cuello.

La mujer habría intentado defenderse y logró golpear con una piedra en el rostro a su abusador, pero luego accedió ante las amenazas que matarían a su hijo.

La mujer habría manifestado que fue maniatada con los cordones de las zapatillas del hijo y le colocaron una media en la boca. “No quiero volver a la cárcel”, así le manifestó el abusador a su cómplice y le dijo que la mataría, ya que la mujer le habría visto el rostro.

El sujeto tomó una piedra y la golpeó reiteradamente en la cabeza, ya que el otro sujeto, le dijo que ya estaba muerta y se fueron con el pequeño. La mujer contó que luego de recobrar el conocimiento camino en busca de ayuda.

Con los datos que la mujer les dio a los policías, estos realizaron un rastrillaje en busca del pequeño, logrando encontrarlo en el lugar del hecho elementos personales, y entre las rocas cercanas a la playa el cuerpo del nene.

COMENTÁ