Info General

Informe

Por más y mejor seguridad

Profesionales de la UARG-UNPA colaboraron en la realización de un diagnóstico que sirviera como aporte al proyecto “Construcción de una subcomisaría en el barrio El Faro de Río Gallegos”. Qué resultados arrojó el trabajo iniciado en 2019 y que contó con la participación de los vecinos.

  • 15/08/2022 • 07:27
Fotografía El Faro (Ilustrativa)
Fotografía El Faro (Ilustrativa)

En el año 2019, la Dirección General de Planificación y Desarrollo de la Policía de la Provincia de Santa Cruz convocó al equipo del Programa de Ordenamiento Territorial y Planificación Urbana del Espacio Patagónico Austral - ProPatagonia, de la UARG-UNPA, para la realización de un diagnóstico territorial que sirviera como aporte al proyecto “Construcción de una subcomisaría en el barrio El Faro”, que desarrolló esta área gubernamental. El objetivo general de dicho trabajo fue la elaboración de un diagnóstico del área jurisdiccional establecida para el nuevo puesto policial, en el que se analizó: posición geográfica, marco natural y emplazamiento; paisaje urbano, proceso de ocupación del área y la densidad demográfica actual; relevamiento de los servicios públicos y estatales presentes en el área.

En este contexto, la Junta Vecinal “Macá Tobiano” del barrio El Faro, en el año 2021 solicitó a integrantes del programa el asesoramiento para la realización de un trabajo en conjunto en el que se sistematice información relacionada con las necesidades actuales de los habitantes del barrio, ante requerimientos relacionados con la infraestructura y servicios disponibles. El resultado del estudio permite exponer de forma documentada las demandas de los vecinos del sector y, retomando los antecedentes, la pertinencia del proyecto. El día 22 de noviembre de 2021 se habilitó el cuestionario de encuesta a los vecinos del barrio “El Faro” y se mantuvo disponible hasta el día 13 de diciembre; completando el mismo 131 vecinos.

 

Algunos datos

 

Al requerimiento de calificar la situación del barrio respecto a la problemática de la inseguridad, el 49,6% de las personas encuestadas indicó “grave”, el 25,2% “poco grave”, el 14,5% “muy grave”, el 5,3% “nada grave, el 4,6% expresó que “no hay inseguridad”.

El 71% de las personas encuestadas respondió no haber sido víctima de algún delito contra la propiedad en su domicilio.  Del 29% que se manifestó de manera positiva a la pregunta, el 69,3% aclaró que el hecho delictivo ocurrió durante el año 2021. De éstas, un 39,2% de las personas encuestadas indicó no haber realizado la denuncia fundamentando su decisión en: “Forzaron la puerta trasera, pero no ingresaron a la vivienda”; “perder más tiempo yendo a la comisaría que la solución que dan”; ineficacia de la policía para recuperar lo sustraído; no hubo avances ni resultados ante denuncias previas en la policía; burocracia y protocolos que no dieron soluciones. Justamente en este punto, del 60,8% de las personas encuestadas que indicó haber realizado la denuncia en sede policial, el 83,8% aclaró que el hecho denunciado no se logró esclarecer.

El informe permite exponer que la problemática de la inseguridad en el barrio El Faro “ha demandado la atención de los vecinos”, e incluso se describe una serie de estrategias que han adoptado los mismos con el fin de atenuar lo que consideran la “ausencia” de la autoridad policial en la cotidianeidad del barrio. Según detalla el escrito: “A pesar de la opinión negativa sobre los resultados de la investigación policial en relación a hechos delictivos, no eximen a la institución policial de su obligación de intervención; si bien, a primera vista, ello aparece como contradictorio, es la demanda por mejorar las tareas de prevención lo que parece relacionarse a las aspiraciones inmediatas de los vecinos”.

Por último, y a modo de conclusión, define: “La instalación de una delegación policial permanente en el barrio permitiría establecer nuevas dinámicas de relación entre los vecinos y la autoridad policial, con una caracterización de mayor cercanía; potencialmente, aún los espacios libres y las vías de circulación podrán ser percibidas como más seguras y, con ello, ser apropiadas para el desarrollo de mayores actividades en la cotidianeidad de “lo barrial””.