Cortes de agua

Planta Potabilizadora: Un sueño de 50 millones de dólares

Luego de una semana con cortes de servicio de agua, se puso en agenda una vez más una obra que había quedado relegada durante años. El enojo de los vecinos y las explicaciones de Servicios Públicos que definió descuentos en tarifas.  

Gleadell anunció “avances” en la obra.
Gleadell anunció “avances” en la obra.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Los vecinos de Río Gallegos tuvieron la semana pasada una seguidilla de días complicados para la vida diaria. La crecida del río que alimenta a la ciudad, sumado a la cantidad de sedimentos con la que llegaba el recurso natural a la planta, obligó a Servicios Públicos Sociedad del Estado (SPSE) a realizar cortes del servicio y llevar adelante una limpieza del lugar cada tres horas. Esto hizo que el panorama de la capital santacruceña sea desalentador para los vecinos, ya que la mayoría de los barrios no tuvo agua durante días y quienes sí la tenían recibían el agua con un fuerte tono marrón debido a la suciedad arrastrada por la corriente. La situación no solo fue angustiante desde el punto de vista doméstico (la limpieza, la elaboración de comidas o la higiene personal) sino también desde lo sanitario, ya que en plena pandemia por el COVID-19 el simple hecho de lavarse las manos se convirtió la semana pasada en todo un lujo.

Esto obligó al Estado provincial y a la empresa estatal a repensar la necesidad de reflotar un viejo proyecto que había quedado en el olvido y cajoneado –principalmente durante el gobierno de Mauricio Macri- en el estrado nacional: La creación de una nueva planta para la ciudad. El objetivo de esta tarea titánica es la creación de la nueva infraestructura de la toma, planta y acueducto, cuyo principal objetivo es mejorar el caudal de agua. Se trata de una obra que costaría 50 millones de dólares, pero que requerirá en primera instancia que el organismo que dirige Nelson Gleadell pueda terminar el proyecto operativo. Según informaron desde la empresa estatal, la gobernadora, Alicia Kirchner, ya firmó los acuerdos y se lograron avances, pero se necesitó un corte de agua de una semana y media para que se vuelva a reflotar la temática.

Cómo será la nueva planta para la ciudad.

La necesidad de la planta

Desde el año 2003, con la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia, los ojos de todo el país giraron hacia el Sur y descubrieron una Patagonia que iba más allá de Bariloche y la zona norte de Chubut. Río Gallegos, por aquel entonces, era una tierra de promesas para muchos habitantes del país. La capital santacruceña se planteaba como un horizonte donde la fuente laboral era el principal motivo de llegada a la ciudad. La obra pública y la construcción en privado eran el eje principal de una ola de ciudadanos que eligieron a Río Gallegos como una tierra para echar raíces. Pero, ¿estaba lista la ciudad para tal crecimiento demográfico? Quizás la respuesta sea larga pero a modo de simplificación, se puede decir que la infraestructura no estaba lista para ello. Esto obligó a que la ciudad creciera de manera descontrolada por fuera del casco urbano, con la conformación de lo que hoy se conoce como los sectores emergentes de la ciudad (caso San Benito, Bicentenario). Y los menos afortunados terminaron conformando asentamientos que finalmente fueron anunciados como en proceso de urbanización recién en 2021. Pero, ¿qué tiene que ver esto con el agua? Sencillo: La planta original de Río Gallegos no estaba pensada ni preparada para abarcar un nivel de población tan alto. Según los últimos datos oficiales, que corresponden al CENSO nacional realizado en 2010, la capital santacruceña tiene 113.627 habitantes, números que quedaron muy chicos en la práctica y que no tuvo en cuenta la densidad poblacional durante la última década.

Según un informe sobre el crecimiento urbano de la ciudad, publicado por Alicia Cáceres, entre 1990 a 2000 se determina la cuarta etapa donde el crecimiento demográfico de Río Gallegos es constante, a comienzos de esta etapa fue un momento de expulsión de población por las privatizaciones de las empresas del Estado (Y.P.F e Y.C.F), el levantamiento de las bases militares -aérea y marina- y la propuesta del Estado provincial del retiro voluntario a los empleados públicos. Posteriormente y debido a que surge nuevamente la oferta de trabajo en la administración pública y el Estado aumenta la obra pública, principalmente en la construcción de barrios, es que aumenta el crecimiento demográfico migratorio de origen principalmente argentino.

 

El nuevo proyecto

TiempoSur tuvo acceso al proyecto original que fue enviado desde Santa Cruz al Gobierno provincial. En el mismo establecen que el objetivo es "ampliar y mejorar la calidad de la oferta de agua potable en la localidad de Río Gallegos, que hace años presenta limitaciones en cuanto a su caudal". En este sentido el presente proyecto tendrá previstas las obras necesarias para satisfacer el suministro con un horizonte de 25 años.

 

Descripción general de las instalaciones previstas:

* Obra de Toma sobre el Río Gallegos con su sistema de bombeo para un caudal de 2.300 m3/h.

* Acueducto de agua cruda (350 mts. de impulsión en diámetro 700 mm.) y obras

complementarias.

* Planta Potabilizadora con una capacidad de 2.000 m3/h y cisterna con una capacidad de almacenamiento de 10.000 m3

* Acueducto de agua tratada (33 Km, 800 mm diámetro), con sus obras complementarias (estación de bombeo, dispositivos antiariete, etc.).

* Obras de vinculación a cisternas existentes.

? 2 Cisternas con una capacidad de almacenamiento total de 5.500 m3 de agua

potable, ubicadas en nuevos sectores de la localidad en crecimiento, mejorando almacenamiento y distribución en barrios sin agua.

* Readecuación de redes de distribución, cierres de mallas y mejora en presiones

de agua para cada una de las zonas en que se divide la ciudad.

* Obras eléctricas externas asociadas al proyecto (vinculación a planta potabilizadora y a cisternas a construir en la localidad)

Los cortes de agua en Río Gallegos duraron más de una semana.

Antecedentes

Ya en el 2014, SPSE (Servicios Públicos Sociedad del Estado) renovaba ante el Ministerio de Planificación Federal la gestión por el financiamiento del ENHOSA, para una nueva planta de tratamiento de agua para esta capital.

Había sido actualizado un antiguo proyecto y también se proyectaba la Planta de Ósmosis Inversa para Puerto Deseado, que ya fue construida, quedando pendiente un módulo. Se proyectaba una nueva planta de captación de agua, dado que la existente ya entonces había quedado obsoleta para el crecimiento de esta ciudad capital. Esta planta estaba proyectada en la zona de Palermo Aike, donde está la toma, donde será también tratada, para ampliar el servicio a todos los barrios periféricos que han surgido en la última década.

indicó que la empresa estatal realizará la bonificación del servicio por la falta que tuvo lugar en los últimos días en Río Gallegos.

“Lo hablamos con la Gobernadora y el ministro de Economía, Ignacio Perincioli, y haremos una bonificación equivalente a estos ocho a diez días, doce en algunos casos, del 35% en el servicio de agua a la población de Río Gallegos que es el tiempo que no se ha brindado el servicio”, señaló Gleadell esta semana al dar explicaciones por el corte de agua.

De este modo, la bonificación se verá impactada en la factura que vencerá en octubre, dado que la actual ya fuera emitida. “Eso también es decir que el servicio que no dimos no lo podemos cobrar. Será para toda la ciudad, esto no es un problema de sectores específicos”, mencionó.

 

Datos provinciales

Según los últimos datos provinciales del INDEC en referencia al acceso a los servicios (que sirven para explicar la necesidad de la nueva planta), en la provincia, la precariedad material de la vivienda, o sea que tienen pisos de tierra o techos precarios, estuvo presente en el 0,1% de los hogares (menos de mil hogares). El déficit en fuentes de agua, esto es con red de agua fuera del terreno, pozos no protegidos, sin bomba a motor, o fuentes móviles, fue de 1% en la provincia (algo más de mil). Los hogares con hacinamiento, sea moderado (de 2 a 3 personas por ambiente en promedio)

o crítico (más de 3 personas), alcanzaron 7,7% (ocho mil). Los hogares con saneamiento deficiente, es decir que la evacuación no está conectada a red de alcantarillado o fosa séptica, o bien el baño es compartido o no disponen de servicio higiénico, fueron sólo el

0,5% en la provincia (menos de mil hogares). Los hogares que habitaban en zonas vulnerables, sea cerca de basurales, en villas o asentamientos o en zonas inundables, eran alrededor del 25,5% (29 mil hogares); y el 1,2% de los hogares no contaba con gas de red (más de mil).

COMENTÁ