Santa Cruz

Pico Truncado: la capital sudamericana de la energía eólica que no fue

Se trata del único de estos espacios inactivos en la provincia. Gigantes blancos detenidos en el tiempo. Pese al viento, ninguna de sus hélices gira. Desidia de las gestiones municipales a cargo.  

COMPARTÍ ESTA NOTA

Recorrer el Parque Eólico Jorge Romanutti es caminar entre grandes molinos de viento, todos de ellos frenados y sin producir energía. Caminar en el lugar, en medio de un clima ventoso, resulta hasta casi irónico, aunque termina siendo la postal perfecta para demostrar el abandono que tuvo a lo largo de los años –y gestiones- el parque. Se trata del Jorge Romanutti, ubicado en el sudoeste de la localidad. El mismo fue inaugurado en marzo de 2001 y con el correr del tiempo cayó en un estado de abandono.

La Municipalidad de Pico Truncado comenzó con este proyecto en el año 1995 con el objetivo de aprovechar el potencial del viento en la región y disminuir su dependencia del sistema eléctrico patagónico. En el año 2003 se pusieron en funcionamiento los dos aerogeneradores con los que cuenta el parque y estos fueron capaces de abastecer el 30 % del total de la energía eléctrica demandada por la ciudad.

 

 

Desde el municipio dieron poca información respecto al tema. Si bien existió una confirmación acerca de que el parque se encuentra sin funcionar -tal como quedó documentado en el video de TiempoSur y en la visita al lugar- faltan respuestas a varias preguntas: ¿qué pasó? ¿por qué no se realizó el mantenimiento? ¿hubo un equipo de trabajo dedicado para ello? Pareciera ser que la única certeza que se maneja es que hubo una obra que se dejó abandonada a su suerte. Desde la comuna señalaron a la gestión anterior, a cargo de Omar Fernández y durante la era del macrismo a nivel nacional, como la principal causa de esto.

Luego, la falta de financiamiento hizo que el deterioro se profundizara aún más. Como proyección hacia adelante, fuentes municipales de Pico Truncado señalaron que se realizarán gestiones tanto a nivel nacional como a nivel provincial (a través del Instituto de Energía), para poner en funcionamiento una vez más los molinos y volver a generar energía. Pero tuvieron que pasar varios años de dejadez hasta que esto sucediera. La gestión actual poco ha avanzado pese a estar ingresando al último año de la administración y, de hecho, tampoco está en planes para el corto y mediano plazo. Se trató de una oportunidad desaprovechada y que una clara muestra del sabor agridulce que deja en la boca cuando todo queda en un “lo que pudo ser”.

 

La obra

Este es uno de los proyectos más grandes de Latinoamérica, mediante la instalación de 10 aerogeneradores marca VENTIS, modelo 20-100, de 100 KW de capacidad cada uno, montados sobre torres de acero tubular, tronco cónico de 30 mts. de altura con tecnología de punta original de Alemania, con una generación de 1 Mw libre de polución, por el aprovechamiento de los fuertes vientos de la zona.

Los estudios previos determinaron la viabilidad del proyecto y así, los diez aerogeneradores de 30 mts. de altura provistos de rotor con dos palas de 20 mts. de diámetro quedaron instalados y la energía generada se volcó al sistema interconectado regional. “Está todo frenado, pero eso corresponde al municipio de Pico Truncado”, indicaron ayer fuentes del Gobierno provincial a TiempoSur. Contaron que se trata del único predio en todo el territorio santacruceño que se encuentra en este estado.

 

El lugar hoy

Caminar por el lugar es recorrer un predio con varios gigantes blancos detenidos en el tiempo. Pese al viento, ninguna de sus hélices gira. La energía que se esperaba producir allí sigue sin aparecer. En tanto, la cabina que se instaló en el lugar permanece deshabitada. Ingresar a ella presenta un panorama desolador, con cosas revueltas, todo dañado producto ya sea del vandalismo propio de las personas, o por el aplastante paso del tiempo. En su interior está todo despedazado, desde las paredes de durlock, hasta las ventanas ya sin vidrios y el cielorraso totalmente roto. Todo lo que han podido sacar, lo robaron –seguramente para vender el cobre del cable-. Incluso se robaron las placas inaugurales, que habían sido descubiertas al momento de quedar abierto.

En otra esquina, sobre uno de los grandes molinos, una pequeña cabina abierta da lugar a lo que corresponde a los generadores de energía, también vacía, sin nada. Afuera, un cartel amarillo advierte sobre la peligrosidad de ingresar allí. ¿De qué? No hay nada.

La única confirmación que hay es que tendría que haber servido para la planta de hidrógeno.

 

Los molinos en Santa Cruz

La Cámara Eólica Argentina (CEA) llevó adelante un recuento de la cantidad de aerogeneradores que están en funcionamiento en Argentina. Los datos corresponden a agosto del corriente año. Hoy en día, hay 57 parques eólicos en operación distribuidos a lo largo y ancho de Argentina que suman un total de 3.292 MW de potencia instalada gracias al funcionamiento de más de 900 aerogeneradores y las provincias que más instalaciones tienen son Chubut y Buenos Aires. En tercer lugar se posiciona Santa Cruz, con 91 aerogeneradores.

A nivel regional, la Patagonia produce 1576 MW.

Para la concreción de la Planta Experimental de Hidrógeno, el 28 de enero de 2003 se firmó un convenio entre la Municipalidad de Pico Truncado y la Asociación Argentina de Hidrógeno. El 25 de mayo de 2003, con una inversión inicial de U$S 500.000 (quinientos mil dólares a la cotización de $ 3,10 en esa fecha) aportados por el municipio local, propietario de la misma, se decidió hacer esta inversión para mantener el Perfil Estatal. Fue concebida como una escuela/fábrica, con dimensiones para una construcción inicial de 850 m2. Ya con el avance de la obra civil, el 14 de enero de 2005 se obtiene por primera vez hidrógeno mediante la vía energética eólica/electrólisis. El 7 de diciembre de ese mismo año se deja inaugurada oficialmente la Planta Experimental de Hidrógeno.

Datos a tener en cuenta, es que fue la propia gestión de Maimo la que en su momento llevó adelante las inauguraciones como así también las recorridas de obra. El sector ahora cuenta solamente con 4 de las 10 torres que estaban estipuladas.

Como dato preocupante hay que señalar que al lugar se entra sin problemas, con todo lo que ello significa. No hay letreros ni cercados. En este punto es menester recordar el caso de un joven quien el mes de agosto falleció en el lugar, investigándose posteriormente si se trató de un accidente o de la decisión de quitarse la vida.

Asimismo, como punto de comparación, y teniendo en cuenta que se trata de la única planta en estas condiciones, se puede señalar que a pocos kilómetros de la localidad están en pleno funcionamiento las plantas de Cañadón Seco y Fitz Roy, lo que demuestra que acá hubo desinterés a la hora de tratar con el parque.

COMENTÁ