Info General

Coronavirus

Otro médico recuperado: Por qué hay que evitar el respirador y el 70% que se habría contagiado

El Dr. Freddy Sánchez Céspedes se reincorporó al área de Diagnóstico por Imágenes y se recuperó favorablemente, aun siendo grupo de riesgo.

  • 20/10/2020 • 07:39
Sánchez Céspedes.
Sánchez Céspedes.

Con secuelas, como cansancio y agitación, hace una semana el Dr. Freddy Sánchez Céspedes se reincorporó al área de Diagnóstico por Imágenes, luego de haberse recuperado por haber contraído COVID-19 a fines de septiembre, en lo que fue un profesional más –de una larga lista- que se contagió en el Hospital Regional de Río Gallegos.

“Tuve fiebre, dolor de cuerpo y dificultad respiratoria”, contó el médico, aunque -por suerte- no llegó a internarse en Terapia Intensiva, pese a integrar grupo de riesgo ya que padece hipertensión.

Fue tratado con corticoides y Tafirol para la fiebre y si bien su cuadro no encajaba con el uso del Ibuprofeno inhalado, pidió nuevamente para que se permita su uso en la provincia.

“No entiendo a los políticos. No entiendo que están yendo hacia un lugar que no tiene que ver con los que estamos pidiendo para poder autorizarlo, ya que por ahora no está autorizado por la ANMAT”, indicó.

Insistió con que este tratamiento para uso compasivo será “una herramienta más que si bien no soluciona el problema, sí mejora la respiración”.

“El Coronavirus provoca dificultad respiratoria en el pulmón y la falta de aire desespera al paciente, y el corticoide con ibuprofeno inhalado desinflaman el pulmón y te alivia en el día o a los dos días”, precisó.

Sostuvo que “es terrible no poder respirar” y con el ibuprofeno se evita una complicación y queda ser asistido con un respirador “que es lo que uno quiere”. “Con el respirador hay un riesgo porque hará una neumonía bacteriana sobreagregada a la patología que ya tiene, entonces así se evita una probable neumonía en terapia porque esto sí o sí pasa porque el 99,99% termina con esta neumonía”, explicó y aclaró: “En mi caso no tuve dificultad respiratoria y estuve en mi casa con medicación antifebril y corticoides”.

El médico estimó que su cuerpo y defensas reaccionaron “de manera favorable”. “Cada cuerpo es distinto y en mi caso se ha fortalecido por suerte para luchar contra esto”, apuntó y mencionó un factor que para el médico es importante: La “cabeza”. “Mucho tiene que ver la cabeza porque cuando uno se deja vencer, es difícil, porque el estrés es lo peor y siendo positivo, te ayudás muchísimo”.

“Salimos de ésta, gracias a Dios”, añadió.

Sánchez volvió a trabajar porque “hay necesidad” de profesionales para atender “a los vecinos”. “La situación es muy acuciante y nos necesitan cada día porque estamos viendo muchos casos y no bajan los niveles de contagio”.

 

No son las camas

Con ocupación de camas del 92% de acuerdo al último parte oficial del Ministerio de Salud, el profesional sostuvo que la situación “es muy dinámica”. “No están todas las camas ocupadas porque pueden haber 4 o 5 disponibles, pero a última hora quizás no tengamos más camas, aunque el problema no es ese, el problema es el recurso humano porque al no haber médicos o enfermeros, por más camas que hayan, ¿quién los atenderá?”, se preguntó.

Muchos médicos y enfermeros se contagiaron con el virus, y otros están aislados. “Ha pasado el tendal y el 70% se debe haber contagiado y día a día es mayor pero por ahora no llegamos a la situación de colapso total en donde debamos colocar pacientes en los pasillos, pero estamos ahí”, advirtió.

Para Sánchez –algo que advirtió meses atrás- la repuesta del Ministro de Salud “no fue acorde a la situación”, tanto porque no previó la falta de personal, como por la llegada de éstos. “Llegaron profesionales, pero son a cuentagotas. Están dos o tres semanas y deben volverse. Un fin de semana debió cerrar el área de COVID respiratorio porque no había quién atienda”, recordó.

 

Fin de año

El médico bregó para que bajen los contagios antes de las fiestas de fin de año, pese a que existe transmisión comunitaria en Río Gallegos y Caleta Olivia. “Esperemos que para diciembre hayamos estabilizado la cosa y estar más tranquilos porque ahora la cantidad de personas que se hisopa no es lo que uno hubiera querido”, subrayó y remarcó: “El testeo es fundamental”.