Día del Sacerdote

Obispo García Cuerva: “Se celebra el 4 de agosto por la vida de San Juan María Vianney”

Hoy es el día del Sacerdote y por este motivo Monseñor García Cuerva contó porqué se celebra este día, además, porque decidió ser sacerdote y les envió una salutación a todos los integrantes de la diócesis.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El día del Sacerdote y Párroco se celebra cada 4 de agosto en honor al fallecimiento de San Juan Bautista María Vianney (1786-1859), conocido como el “Santo Cura de Ars”, su nombre proviene del pueblo en Francia en donde sirvió por muchos años: Ars-sur-Formans. Él es patrono de los sacerdotes, en especial de los párrocos y es considerado el paradigma del buen confesor.

 

San Juan María fue un hombre muy devoto y un modelo para el clero parroquial. El sábado 4 de agosto de 1859, el Santo cura de Ars falleció a los 73 años. Por todas sus acciones realizadas en vida, años más tarde fue canonizado en la fiesta de Pentecostés de 1925 por el Papa Pío XI y hoy se lo recuerda como un ejemplo de vida sacerdotal.

Por este motivo el Obispo de Santa Cruz y Tierra del Fuego, Jorge Ignacio García Cuerva, dialogó La Parada, que se emite por Tiempo FM 97.5, y contó que “el día del Sacerdote se celebra el 4 de agosto por la vida de San Juan María Vianney, un sacerdote francés y un hombre muy sencillo, los estudios les costaron muchísimo, pero estaba cerca de la gente”, explicó y siguió: “Tomando la imagen del cura Vianney se toma el día 4 de agosto como el día del sacerdote, a lo cual tenemos que agregar también la figura de Monseñor Enrique Ángel Angelelli ?, quien fue obispo de La Rioja y en 1976 fue asesinado un 4 de agosto y que es beato y está camino a la santidad”, explicó Monseñor.

 

Al ser consultado por cómo llegó a ser sacerdote, Garcia Cuerva comentó: “Siempre tuve una inquietud por lo social yo trabajaba en un barrio muy carenciado en Tigre, estudiaba abogacía y tenía militancia política”, explicó y siguió: “Siempre me interesó lo social, lo humano y en el contacto con los más pobres yo vi el rostro concreto de Dios”. “A mi Dios me habló directamente a través de testimonios de gente con mucho dolor, mucha exclusión y mucha marginación y eso marco mi vida y quise dedicarme a esto”, manifestó y continuó: “Yo me enamoré de Jesús en los pobres”.

Más adelante contó que “me llegó la invitación de la Iglesia a través de la figura del Papa Francisco para ser obispo, no solo no lo tenía pensado, sino que jamás lo hubiera creído, Dios tiene sorpresas para todos nosotros”, enfatizó y para finalizar les envió un saludo a todos los sacerdotes de la diócesis en este su día.  

 

COMENTÁ