Revalorizar el área

Nueva gestión en la Agencia Ambiental Municipal

A lo largo de estos años hemos vivido la desaparición del área que tiene a cargo la conservación de las Reservas Naturales Urbanas de la ciudad, y por consecuencia, el deterioro de las mismas. Un área desmantelada que intentará ponerse a tono rápidamente. El eje estará en el trabajo operativo.

Es mucho el trabajo que hay que hacer.
Es mucho el trabajo que hay que hacer.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Las Reservas Naturales Urbanas están sustentadas en preservar la naturaleza originaria de nuestro lugar, que esté en un estado de conservación aceptable para posibilitar el acceso de la población. Tienen como fin proteger las lagunas, como centros naturales de filtrado urbano; mejorar la calidad de vida de los habitantes y mantener un ambiente sano para todos. Además, fomentar actividades como el turismo ecológico, la recreación, el esparcimiento, la educación e investigación, el deporte en contacto con la naturaleza y toda otra actividad que no dañe la integridad del ecosistema, todo bajo la atenta mirada de la Agencia Ambiental Municipal, autoridad de aplicación en lo que refiere a la conservación y el uso de las mismas. Vale la pena mencionar que, en Río Gallegos, la Ordenanza N º 6762 sancionada en 2009 por parte del Concejo Deliberante crea el Sistema Municipal de Reservas Naturales Urbanas conformada por la Reserva Laguna Los Patos, la Reserva María La Gorda, la Reserva Marina, la Reserva Laguna Ortiz, la Reserva predio Ex–Startel y la Reserva Costera Urbana, las cuales en general no muestran un estado propicio para el esparcimiento y disfrute. 

Si bien durante la gestión de Roberto Giubetich se intentó revalorizar la Agencia Ambiental Municipal mediante la designación de autoridades entendidas en el tema, lo cierto es que no contó con un presupuesto acorde para afrontar las demandas.

Esta nueva gestión también comenzó con la designación de nuevas autoridades, y aunque durante los primeros meses se mostró activa en cuanto al trabajo en el territorio, con el correr de los meses perdió terreno hasta convertirse en un área totalmente acéfala y desmantelada, derivando también en el deterioro de las RNU.  

En esta ocasión, con el inicio de año, el Intendente Pablo Grasso ha puesto en funciones al frente de la jefatura de departamento de la Agencia Ambiental Municipal, a Daniel Baker, quien llega desde la jefatura de educación ambiental para sumar su experiencia en el territorio, y quien en su primer diálogo con TiempoSur, remarcó que “es mucho el trabajo que hay que hacer para levantar esta área”, a la cual aseguró intentará imprimirle una actitud “proactiva y operativa” al asegurar que “nos gusta el trabajo en la calle”.

Según lo adelantado por Baker, a cuatro días de haber asumido en esta nueva función, entre los primeros trabajos se encuentran la puesta en valor del área a los fines de “poder atender al vecino y tener un lugar donde recepcionar las inquietudes”, y continuó a modo de dar cuenta sobre la situación de la agencia ambiental: “Hoy recién pudimos poner en funcionamiento nuevamente nuestra línea telefónica y ahora estamos en la tarea de volver a conseguir un móvil para el área”.

Entre las primeras acciones estará la puesta en valor de las RNU de manera paulatina, en principio con actividades de limpieza aprovechando la sequedad que hoy presentan y resguardando la biodiversidad de los distintos lugares, y también trabajaran en los senderos y la cartelería interpretativa. Comienza un nuevo camino y desafío para la Agencia Ambiental Municipal.

 

COMENTÁ