Sin trabajo

Más de 250 familias han visto resentida su economía a raíz de las restricciones

Un grupo de personas se organiza para plantear alternativas y buscar soluciones ante el Gobierno provincial en este contexto de crisis que ha coartado las posibilidades de desarrollar una extensa rama de oficios. El pago de alquileres y la falta de cobertura alimentaria es lo que más preocupa. No tuvieron respuesta en el primer día.

Ilustrativa
Ilustrativa
COMPARTÍ ESTA NOTA

La llegada de la emergencia sanitaria a la Argentina ha traído aparejado el estado de aislamiento preventivo y obligatorio, además de medidas de restricciones que han afectado directamente al empleo informal (la changa) y, en algunos casos, incluso muchos debidamente establecidos (peluquerías, indumentaria deportiva, casas de repuestos, gimnasios deportivos, etc.), pequeños comerciantes que de igual forma ven afectados sus ingresos ante la paralización de la ciudad.

En esta oportunidad nos centraremos particularmente en aquellas personas que viven de lo diario, aquellos que en cada charla dejan en claro que si no trabajan “las familias no comen”. Por estas horas, tres familias de la ciudad han tomado la iniciativa de organizarse con el objetivo de buscar una solución concreta a su situación, incluso expresan claramente su realidad cuando manifiestan entender que “con un bolsón de comida no se soluciona”. En pocos días este grupo autoconvocados ha sumado más de 250 familias a través de redes sociales y en constante comunicación mediante grupos de WhatsApp. Todos con diversas realidades, pero algo en común, la falta de empleo.

Sandra Díaz, una de las personas que ha comenzado con la organización de estas familias, contó a TiempoSur, a modo de ejemplo, que “inmediatamente se anunció la cuarentena por parte del Presidente yo me quedé sin trabajo”, hasta entonces se dedicaba a labores domésticas y asegura que como su caso “hay muchos”. En este grupo también hay personas que viven de la construcción, la jardinería, el trabajo a domicilio, la gran mayoría impedidos hoy de circular por la ciudad en el marco del aislamiento preventivo y obligatorio declarado por el Estado. La referente del grupo detalló que se han comunicado personas que no cuentan con empleo, pero al mismo tiempo cuentan con otras situaciones particulares, “algunas son madres solteras, otros enfermos crónicos, hay chicos jóvenes, familias muy numerosas y gente con muchas necesidades”. Vale la pena mencionar que, si bien la alimentación pasa a ser prioritario, también hay necesidad de pañales para niños y adultos y medicación a la cual los vecinos no pueden acceder.       

Carlos Barrios, también integrante del grupo “Familias sin trabajo”, manifestó: “Seguramente después de esto hay gente que va a querer colaborar con su bolsita de mercadería, pero esto no se termina ahí, hay que ser sincero porque esto no termina, acá hay gente que temen quedar en la calle porque los dueños de los alquileres amenazan con echar a la familia porque no tienen plata para pagar un alquiler. Algo de razón pueden tener pero las familias no se pueden quedar en la calle, tenemos personas con discapacidad, con enfermedades, embarazadas”.

Vale la pena mencionar que en el día de ayer se hicieron presentes en casa de gobierno en tres oportunidades, aunque sin éxito alguno. Si bien en ambas oportunidades tuvieron que esperar solo fueron recepcionados por personal policial a cargo del control de ingreso. Según expresaron a TiempoSur hoy continuarán en búsqueda de ser oídos, no solo ante el Gobierno provincial, sino que también hacia el Municipio.

COMENTÁ