Inversión

La sucursal Calafate del banco Santa Cruz ya tiene un desfibrilador de última generación

El Banco Santa Cruz instaló un desfibrilador automático externo (DEA) en la sucursal El Calafate, donde personal voluntario de la entidad participó en una jornada de capacitación sobre su utilización y técnicas de resucitación cardiopulmonar (RCP), prácticas que permiten ganar tiempo y salvar vidas antes de que acuda al lugar el servicio de emergencias.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El DEA portátil de última generación instalado en El Calafate está disponible para todos los clientes y público en general y se suma a los tres que el Banco ya dispone en su casa matriz de Río Gallegos, y próximamente se sumará uno más en la sucursal Caleta Olivia, como parte de un plan estratégico de cardioprotección en todas las sucursales de la provincia. Todos los dispositivos están ubicados en lugares visibles y debidamente señalizados, con el objeto de facilitar su localización y reducir los tiempos de respuesta, explicó Marcelo Loncon, Subgerente General de la entidad, quien destacó la inversión realizada.

Los desfibriladores externos automáticos (DEA) “son dispositivos que permiten que personas sin formación médica puedan -de forma rápida y efectiva, y con una capacitación básica- salvar la vida de cualquier paciente que sufra un paro cardíaco, antes de que llegue la asistencia médica”, explicó el Dr. Sergio Solmesky, Gerente corporativo médico del Banco Santa Cruz, quien encabezó la actividad en El Calafate.

 

La capacitación para todo el personal estuvo a cargo del Dr. Rodrigo Sabio, Presidente de Fundación Patagónica para la Prevención de Enfermedad Cardiovascular (FUPPEC), con una modalidad teórica práctica con materiales de entrenamiento. 

Más de cincuenta de empleados voluntarios de BSC ya finalizaron la capacitación y formarán equipos entrenados con los conocimientos teóricos y prácticos necesarios tanto para la utilización de los DEA como para la RCP.

 

De esta manera, el Banco Santa Cruz se coloca a la vanguardia de las entidades financieras cardio-protegidas al disponer de los elementos necesarios para asistir a una persona en los primeros minutos tras un paro cardíaco, favoreciendo las condiciones de salud para sus empleados, clientes y toda la comunidad en general. 

COMENTÁ