Río Gallegos

La morgue del hospital y el cementerio

Las imágenes de la morgue colapsada y un audio de un profesional se viralizaron por las redes. Qué habría sucedido y por qué no fue la primera vez. Desde el cementerio aclararon que no está saturado.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Por las redes sociales y por WhatsApp se viralizaron dos fotos que mostraron una gran cantidad de cuerpos acumulados en la morgue del Hospital Regional.

A esto se añadió un audio de un médico del sector, que señalaba: 

“Después de algunas discusiones con la dirección, las idas y venidas, han decidido poner un tráiler refrigerado en un lugar externo del hospital, así liberamos la morgue y evitamos este lío y este problema. Y también por nosotros, por el servicio y que tenemos que estar ahí varias horas, tener el contacto directo con tanta cantidad de muertos que había esta mañana cuando llegué al servicio. Así que calculo que en las próximas horas van a poner el tráiler refrigerado”.

Según pudo conocer TiempoSur y de acuerdo a información suministrada por los profesionales de la salud, existe desde marzo un protocolo para que la morgue no colapse, que incluye la utilización de la morgue judicial.

Pero además hay un plan para agrandar este sector del nosocomio que es lindante con el laboratorio de Patología.

La cantidad de cuerpos se acumularon lamentablemente durante el fin de semana.

Hasta ayer, martes, el personal no sabía cuándo volvería a sus funciones.

Pero la situación afortunadamente se saneó ayer por la tarde y sin la instalación del tráiler solicitado por el médico.

 

PROBABLE EXPLICACIÓN

La explicación extraoficial de por qué se acumularon los cuerpos, reside en la conjunción de eventos “desafortunados”: Primero, la gran cantidad de muertes  durante el fin de semana, en donde el Ministerio de Salud informó seis decesos en dos días; segundo porque no se pudo ubicar a algunos de los familiares de los fallecidos (sucede y sucedió que algunos están aislados o infectados con el virus y no pueden acudir al nosocomio) y tercero, porque el encargado de realizar los trámites estaba contagiado de COVID-19 y su reemplazo no conocía en detalle los pasos a seguir. Es decir, no estaba aceitado el procedimiento.

Los cuerpos, de igual manera, no pueden moverse sin autorización de los familiares y al hacerlo existe un protocolo que debe cumplimentarse.

El tráiler frigorífico, según conoció este medio, tampoco se podía utilizar ya que –según autoridades- no está consensuada su instalación ni forma parte de un protocolo que haya sido firmado por las autoridades.

En el caso de la morgue judicial, ésta no se utilizó ya que para esto deben cumplirse una serie de requisitos que no se completaban en ese momento.

Al ser un tema tan delicado, como representa la muerte de una persona, no existen declaraciones oficiales.

Si se conoce que desde hace tiempo comenzó a funcionar el Comité de Ética del Hospital -el cual carecía de marco legal y administrativo y estaba conformado informalmente- y que intervendrá en casos como el acompañamiento a familiares, con un Comité de muerte digna y que además asistirá a trabajadores de la salud y pacientes.

Esto también busca, aunque es muy difícil realizarlo, plantear a los familiares el hablar de la parte administrativa ante la muerte de su familiar, ya que esto agiliza por un lado, pero también los prepara ante una situación que sería inevitable.

 

PASÓ

No fue la primera vez que este triste escenario se presentó en el nosocomio.

A fines de septiembre la morgue del nosocomio colapsó y uno de los motivos fue que familiares de los fallecidos estaban contagiados de COVID-19 y no podía retirar los cuerpos.

Es importante recordar que durante esa semana, TiempoSur expuso que en la reunión que mantuvo la Gobernadora, ministros y la oposición el viernes 25 de septiembre, salió a la luz la falta de desarticulación entre el nosocomio y el Municipio para el traslado de los cuerpos, que fue advertido por los propios directores del Hospital Regional.

 

CEMENTERIO

El jefe del Cementerio, Daniel Cárdenas, indicó que se está trabajando normalmente y si bien analizó que aumentaron la cantidad de sepelios debido a los fallecimientos por COVID, no tiene atrasos e incluso “hemos hecho servicios a tierra y nicho como corresponde a personas que fallecieron por otras causas”.

Resaltó que desde el primer día se cumple con todos los protocolos vigentes. “Cada vez que fallece una persona la traen del hospital directamente al horno crematorio”, indicó al tiempo que aclaró: “No estamos colapsados, trabajamos normal”.

Por otra parte, Cárdenas explicó que la necrópolis local se encarga únicamente del sepelio y la cremación, y no cuenta con un servicio propio de traslado, por lo cual “nosotros no podemos hacer nada antes que el cuerpo entre al cementerio”.

El traslado se hace a través de empresas funerarias, por lo que el Cementerio es el último eslabón en la cadena “que comienza con las autoridades que confirman el fallecimiento de una persona y sigue con los trámites que realiza la familia y el traslado a través de una empresa, hasta que finalmente el Cementerio se encarga de la cremación o el servicio que corresponda”.

A raíz de la situación actual el crematorio está activo todos los días, incluso sábados y domingo, por lo cual no hay ningún tipo de atraso en las tareas: “Estamos trabajando normal con lo que es COVID, no hemos parado y seguimos a un ritmo normal, en ningún momento nos hemos saturado”, dijo finalmente Cárdenas.

Temas
COMENTÁ