Tiempos de pandemia

En Turbio piden boliche

Con sólo 16 casos activos y muy pocos en la diaria, en la localidad de la Cuenca los referentes de la  actividad nocturna reclaman y aseguran que, debido a que están cerrados, la situación se hace cada vez más difícil.

En Turbio tienen pocos casos y quieren más flexibilizaciones.
En Turbio tienen pocos casos y quieren más flexibilizaciones.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Julio fue un mes que trajo tranquilidad para la población de Santa Cruz y el avance en la vacunación parece haber disminuido la cantidad de contagios diarios.

En Río Turbio tienen sólo 16 casos activos y muy pocos por día, por lo que empieza a reclamar por más flexibilizaciones.

Según aseguran, el problema es la situación crítica en lo económico para algunos comerciantes.

Aseguran que se les ha complicado la relación con los propietarios de los locales y llegar a acuerdos con los alquileres, además del pago de los sueldos, impuestos y servicios. Pero lo peor de todo es la incertidumbre porque no hay un panorama que permita proyectar.

El pedido

En ese marco han mantenido varias reuniones con Fabián Barrera de Inspección y el Secretario de Gobierno de la Municipalidad para la reapertura de boliches en Río Turbio. La idea está en tratativas. El intendente Darío Menna prometió viajar a Río Gallegos para analizar con autoridades provinciales esa posibilidad.

Además, la solicitud busca que se extienda el horario autorizado para permanecer en los locales hasta las 03:00. Según ponen de manifiesto, la iniciativa pretende, asimismo, evitar las fiestas clandestinas.

Según publicaron colegas del portal Patagonia Nexo, el reclamo incluye  una apertura ordenada y segura de la actividad y aseguraron que disponen de los protocolos necesarios para que los boliches funcionen tras casi un año y medio de parálisis.

La idea es reabrir con controles y ocupación reducida, esto permitiría reactivar la economía. De esta manera se pueden generar puestos de trabajo  y sobrevivir a la crisis. Asimismo, desde ese sector han mantenido reuniones con los concejales de la localidad, tratando de llegar a un acuerdo mutuo. Además piden abrir el abanico ya que se reabren bares, eventos deportivos, pero esa actividad ha quedado atrás. Consideran que la situación como bolicheros hoy por hoy es insostenible y si no hay soluciones deberán cerrar sus puertas.

El protocolo para el análisis y las modificaciones que se consideren convenientes, se ha presentado, ahora están a la espera de una próxima convocatoria para interiorizarse de la respuesta de la provincia, que llevará el intendente Menna.

COMENTÁ