Coronavirus

El Obispo se mostró a favor de las “medidas extremas y rápidas”

Lo dijo a TiempoSur , ante el brote de Coronavirus que atraviesa Río Gallegos y luego de un comunicado que anunciara el cierre de parroquias y templos en toda la ciudad. “No podemos exponer a las personas”, expresó para solicitarle a las autoridades gubernamentales “extremar las medidas”. Además, explicó cómo se reorganizará la labor social de la iglesia.

Obispo Jorge García Cuerva. (Archivo)
Obispo Jorge García Cuerva. (Archivo)
COMPARTÍ ESTA NOTA

En el día de ayer, incluso previo a lo que fuera el anuncio del Decreto 861/20 firmado por la gobernadora Alicia Kirchner, el obispo de la Diócesis Río Gallegos Jorge García Cuerva, resolvió el cierre de parroquias y templos por la situación sanitaria que actualmente vive la ciudad capital de provincia, determinando, además, hacia adentro de las parroquias, “prohibir las reuniones, aunque sean menos de 10 personas y mantener el personal voluntario mínimo indispensable para mantener los trabajos de asistencia social”.

Más tarde, y en diálogo con TiempoSur, García Cuerva resaltó que “al igual que toda la población nos vamos dando cuenta que los casos van en aumento exponencialmente”, y continuó exponiendo que “desde la iglesia creemos que tenemos la responsabilidad de cuidar a la gente y en este sentido tengo que tomar medidas extremas y rápidas. Me parece que más allá que creo que son importante los templos abiertos, en este momento tengo que cuidar la salud de la gente y siguió explicando que “si yo tengo a un voluntario que ayuda en un comedor contagiado tengo que cerrar ese comedor dejando a más de 250 personas sin su vianda diaria en cada comedor”. Vale la pena mencionar que actualmente la Diócesis atiende un total de cuatro comedores en toda la ciudad, donde se asisten alrededor de 1000 personas diarias.

ustamente con relación al trabajo social de la iglesia en Río Gallegos, el Obispo explicó que desde esta nueva situación epidemiológica “seguramente se multiplique el trabajo: si antes cocinaban seis personas ahora podrán ir tres, vamos a dejar elaboración de una jornada a otra para posibilitar que los voluntarios no se crucen y no se reúnan entre ellos”, todo en cuanto a los protocolos que deberán tener en cuenta, para atender “una situación social preocupante”.

“Si nosotros no tomábamos medidas drásticas, más allá de lo que digan las autoridades de Gobierno, podíamos tener las consecuencias directas en los comedores”, reforzó para citar al Papa Francisco, al remarcar que “esta la pandemia de la enfermedad y la pandemia del hambre y falta de trabajo”.

Por último, pidió a los funcionarios públicos de Gobierno “extremar las medidas” y dijo que “en la iglesia van a encontrar todo el apoyo, siempre los acompañé en la necesidad de cuidar la vida”, aunque opinó: “Hay cosas que me cuestan entender, como por ejemplo que se reduzca al mínimo la atención a las oficinas públicas, pero sigan abiertos otros espacios”.

COMENTÁ