Violencia obstétrica

El maltrato que nadie cuenta

La violencia obstétrica es, lamentablemente, moneda corriente para aquellas personas que se encuentran próximas a tener un bebé e, inclusive, quienes ya lo tuvieron.

Más del 70% de las mujeres sufrieron violencia obstétrica en los últimos años.
Más del 70% de las mujeres sufrieron violencia obstétrica en los últimos años.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Es usual escuchar historias de mujeres gestantes acerca de cómo fueron maltratadas durante el embarazo e inclusive luego de dar a luz. Generalmente este tipo de violencia suele ser ejecutada por el personal de Salud y aquellas personas que son receptoras de esa violencia omiten denunciarla o comentarla debido a la naturaleza humillante de la misma.

Daniela Lafuente, puericultora, y Natalia Piedrabuena, integrante de “Somos Mamás en Red” junto con Daniela, dialogaron con TiempoSur acerca de este tipo de violencia y las consecuencias que la misma puede acarrear en las personas gestantes: “Es muy difícil para la mujer, en la sociedad actual en la que vivimos, posicionarse desde un lugar vulnerable. La mamá puede todo, hace todo de forma automática y hasta a veces no se permite verse en situación de haber sido violentada durante el parto o el tiempo de gestación. Es muy difícil atravesar ese momento en que una mamá se da cuenta de que las cosas no han sido como las ha deseado y también porque hay mucha culpa”, sentenció Lafuente.

 

El rol de la madre en la sociedad

Otra de las razones por las cuales las personas gestantes suelen ocultar las situaciones que atraviesan es que la sociedad automáticamente asume que la madre posee la culpa debido a que “no dijo que quería las cosas de otra manera, pero en realidad cuando uno está en esa situación entiende que el profesional es el otro, además de que asumen de que el otro sabe y no la mamá ni lo que su cuerpo le dice. Cuando una se da cuenta de que ha sido violentada durante el parto es muy duro aceptarlo y es muy duro sanarlo, porque las mamás lo que hacen es echarse la culpa de que esa realidad se dio así porque ellas lo permitieron o no hicieron voz en ese momento de lo que les estaba pasando y, muchas veces, el estado de vulnerabilidad propio de esa mamá en ese momento las hace sentir de que no van a poder revertir la situación. Cuantas más seamos las que hablamos de este tema, va a haber menos profesionales que puedan pasar por encima de nuestros derechos y necesidades. El embarazo es un acto de amor deseado y de entrega y las mujeres debemos ser tratadas como cualquier persona que está atravesando un proceso en el que su cuerpo está haciendo un trabajo”, añadió Piedrabuena.

 

Violencia en la Salud

Otra situación que suele ser muy recurrente al momento de visitar a un profesional médico durante la realización de un control o en el proceso mismo de parto son los comentarios desafortunados sobre la vida privada de la madre: “Tenemos muchos profesionales formados en otra época histórica y en otro momento de la medicina. Hoy la medicina tiende a ser mucho más amorosa y respetuosa con los procesos, no solamente con el embarazo, sino también con las enfermedades en donde el cuerpo está enfrentándose a momentos nuevos. Sabemos que es necesario elevar la voz para poder llegar a tener más profesionales amorosos con esta realidad y en el común de la sociedad, que todos sepamos quiénes son los que nos tratan bien y los que nos tratan mal”, remarcó Lafuente.

 

Por último, las profesionales remarcaron que la violencia obstétrica también se ve reflejada al momento de “entrar a un consultorio y no escuchar a la mujer que tiene una duda o un miedo, y decirle “no, ahora eso no, es muy pronto, no vas a poder parir, no tenés leche y por eso no lo vas a poder amamantar”, finalizaron.

COMENTÁ