Efemérides

Día Mundial del perro

Cada 21 de julio homenajeamos a un animal de cuatro patas fiel e incondicional, considerado el mejor amigo del hombre. Se celebra el Día Mundial del Perro.

Día Mundial del perro
Día Mundial del perro
COMPARTÍ ESTA NOTA

Esta efeméride mundial fue creada en el año 2004, motivado por la inmensa importancia de estos animales en el diario vivir de los seres humanos.

La intención del Día Mundial del Perro no es solo recordarnos a uno de los mejores amigos de nuestra infancia y quizás, nuestro mejor amigo actual. Se pretende concienciar a las personas sobre la inmensa cantidad de perritos que son abandonados a su suerte, o que aún están a la espera de una familia que los adopte en alguna perrera o refugio.

Al respecto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 70% de los perros en el mundo no tienen un hogar.

En la actualidad existen aproximadamente 300 millones de perros en el mundo, con una gran variedad de razas y tamaños, todos muy cariñosos y dispuestos a servir a sus amos de formas inimaginables. Hoy en día contamos con perros policías, perros bomberos, perros lazarillos y perros de compañía. También los encontramos en las redes sociales, siendo un boom en Instagram, ya que posan para los selfies como unos grandes artistas.

 

- Durante los primeros días: es importante asegurarte que tenga por lo menos 45 días antes de llevarlo a tu casa. Lo ideal es dejarlo hasta los 60 días con su mamá, ya que esas dos semanas serán clave a nivel aprendizaje y determinarán en gran medida su comportamiento futuro. Una vez en casa, deberás realizar una consulta con el veterinario para hacer un chequeo general. El profesional definirá un cronograma de vacunas, medidas de prevención y una dieta adecuada.

Procurá hacer de su hogar un lugar seguro: los cachorros son muy curiosos por lo que deberás tener cuidado evitando situaciones de riesgo como dejar a su alcance piezas pequeñas que pueda llegar a llevarse a la boca y atragantarse, otras muy nocivas como pilas o baterías, objetos cortantes, cables que pueda masticar, etc. También limítale el acceso a lugares inseguros como balcones, patios con piletas o la calle.

Asignale un lugar: el cachorro debe tener un espacio definido y reconocerlo como propio. Para esto, sería bueno utilizar colchonetas o canastos (no de mimbre o similar). Cuando vaya a su lugar, podés reforzarlo con un premio.

Dejalo dormir: no te preocupes si duerme mucho, los cachorros pasan muchas horas durmiendo. Es importante no molestarlos, ya que pueden estresarse.

Enseñale su nombre: seguramente lo primero que harás cuando el cachorro llegue a casa es ponerle un nombre. Es fundamental repetírselo reiteradas veces, y ante su respuesta recompensarlo con elogios (en un tono dulce y amable de voz) y mimos.

COMENTÁ