Resignados a 2022

¿Cuándo vuelve la Línea A?

La Línea A del servicio de transporte urbano de colectivos es al momento la única que no cuenta con la reactivación de su recorrido. Si bien el caudal de pasajeros es mucho menor en relación a las demás líneas, no es menos importante, aunque los vecinos creen que recién volverán a contar con este recorrido en 2022. El problema es la falta de unidades. Por otro lado, se logró que las demás líneas comiencen a circular más temprano para atender la demanda de los chicos que comenzaron la escuela.

Es muy posible que se reanude recién cuando llegue la nueva empresa.
Es muy posible que se reanude recién cuando llegue la nueva empresa.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Acostumbrados (o resignados) a que siempre en la ciudad alguien pierde, los vecinos y usuarios del transporte urbano de pasajeros se han acostumbrado a un deficiente servicio de transporte de colectivos. No solo responsabilidad de la actual gestión municipal, aunque no ha podido en casi dos años solucionar nada.

Ni bien asumida la gestión comenzaron con la transición para la salida de Maxia SRL, prestadora del servicio, lo que derivó en la Justicia por incumplimientos y denuncias contrapuestas, entre el Municipio y la empresa. El Municipio acordó con la empresa saliente la disponibilidad para el servicio de 12 unidades, las cuales, claro está, son insuficientes para el cumplimiento de la demanda, pero finalmente, cuando se comenzaba a delinear un punto de encuentro entre las partes, llegó la pandemia y así la excusa perfecta para suspender, bajo la venia de un decreto provincial, el servicio por completo. Miles de usuarios y esenciales se quedaban sin transporte público. La suspensión del servicio para lograr la disminución en la circulación ante el riesgo de contagio duró varios meses, esto a pesar de que aquí la circulación comunitaria comenzó promediando el año, mientras en ciudades de mayor impacto del virus el transporte ocupaba el rango de esencial. 

El reclamo de trabajadores esenciales y vecinos usuarios del transporte se hizo sentir a lo largo de todo el 2020, hasta que recién en el mes de noviembre, con el mejoramiento de la situación epidemiológica, se autorizó el regreso de la Línea E. En ese momento se argumentó que este ramal cubría los sectores más vulnerables y de mayor distancia con el centro de la ciudad. Posteriormente, y al tratarse de la línea con mayor demanda de pasajeros (más del 70% del total de la ciudad), se habilitó en el mes de enero de este 2021 la Línea B y después de muchos reclamos ante el Municipio y el Gobierno provincial, se permitió recién en el pasado marzo el regreso de la Línea C, otro de los ramales de mayor uso.

 

La actualidad y la Línea A

Actualmente el servicio cuenta con dos unidades para las Líneas B y C, además de tres unidades para la Línea E, mientras que al momento en la empresa nada se habla de la posibilidad de aumentar el servicio y establecerlo con el cronograma prepandemia, a pesar de que la situación sanitaria así lo permita. En lo que sí hubo modificaciones es en el horario de inicio de la jornada, reclamo también iniciado por los usuarios que comenzaron a necesitar el servicio para el traslado de sus hijos a la escuela. Ahora las unidades comienzan a circular pasadas las 06:15. Vale la pena mencionar que la falta de normalidad educativa ha sido central en la pasividad del reclamo, ya que hay menor uso del servicio.

La Línea A cubre barrio APAP, UNPA, PROCREAR, barrio Docente, 499 Viviendas, 366 Viviendas, barrio Belgrano, 240 Viviendas. Si bien algunas líneas se han reorganizado para poder cubrir con parte de este recorrido, lo cierto es que algunos vecinos exponen la falta de servicio en PROCREAR y barrio Docente. Algunos usuarios deben caminar más de 15 cuadras hasta avenida Juan Domingo Perón, aunque la mayoría ha buscado otros métodos de transporte, más relacionados a los mal llamados “UBER” o la asistencia del vecino cordial.

Daniela Ledesma, usuaria e integrante de la asamblea por el transporte público de Río Gallegos, habló con TiempoSur sobre las posibilidades y la situación de la Línea A. “Siempre fue muy complicado porque hay pocas unidades, son solo 10 y se pusieron a trabajar dos unidades más, así el Municipio se quedaría sin unidades de refuerzo”, dijo y amplió: “Fue muy difícil que se habilitara la Línea C y los referentes de los sectores que toca este recorrido no han participado de la asamblea de transporte. Hay muchas juntas que se abrieron por ser afines al Municipio”. De todas formas, Ledesma reconoció que actualmente “no hay mucha petición por parte de los vecinos que normalmente usan la línea, esto lo vemos en los grupos de colectivos y no se hace notar mucho el reclamo, aunque no es menos importante”, y lamentó: “Es muy posible que se reanude recién cuando llegue la nueva empresa”.  

Por último remarcó: “Después de tanto traqueteo los vecinos han comprendido la situación que hemos atravesado y estamos resignados, porque por más que metamos presión, no se va a habilitar la Línea A, no hay cómo suplir la falta de unidades.

La esperanza está en que la nueva empresa sea lo que esperamos” y cerró: “La gente ha buscado otras maneras de moverse y con la habilitación de las Líneas B y C, lograron complementarse, pero no es lo mismo”.  

COMENTÁ