Río Gallegos

Coronavirus: Los hogares para ancianos que no están registrados

Stella Maris Mora, ex directora del Hogar Braulio Zumalacarregui y actual titular de COMUDAM, señaló que son “muchísimos”, con requisitos difíciles de cumplimentar pero que serán evaluados por COMUDAM. “Hay que hacer hincapié que muchos adultos mayores no tienen dónde estar”, advirtió. Recordó que el propio Intendente “estaba muy preocupado por esta situación”.

Hogar Braulio Zumalacarregui.
Hogar Braulio Zumalacarregui.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Stella Maris Mora, ex directora del Hogar Braulio Zumalacarregui y actual titular de COMUDAM (Consejo Municipal del Adulto Mayor, que por la pandemia no se reúnen desde el mes de febrero), precisó que existen cerca de una docena de hogares para adultos mayores registrados en Río Gallegos, pero los no registrados “son muchísimos”.

Esos lugares al no estar con los trámites al día, no son monitoreados, lo que es un factor importantísimo en la pandemia en cuanto a medidas sanitarias, con un virus que es letal en la tercera edad, y que fue advertido por el edil Leonardo Roquel, quien había solicitado meses atrás un control y monitoreo de los lugares, así como un testeo a todos los adultos mayores.

Mora indicó que una casa particular “que está con una persona a cargo de tres adultos mayores, que puede ser acompañante terapéutico, ya es un lugar de residencia o un hogar”.

Sucede que muchos de estos hogares “no han podido hacer los trámites porque son muchos los requisitos que se exigía para poder habilitarlos, que si bien algunas cosas estaban bien, otras se pueden evitar. Si hay una familia que se hace cargo de dos o tres adultos mayores, es bueno, pero no están registrados y en esas cosas vamos a trabajar”, indicó.

Un ejemplo -contó- es que se exige accesibilidad para personas con movilidad reducida, como sería contar con estructuras edilicias adaptadas para una silla de ruedas.

Recordó que el propio Intendente “estaba muy preocupado por esta situación”.

“Si tengo en mi hogar una habitación 3x3, como son en general muchas habitaciones, no los podría tener, pero a lo mejor estos adultos mayores tienen movilidad. Por eso se exigen estos requisitos que con COMUDAM y otras organizaciones los debemos evaluar”, advirtió y remarcó: “Son cosas que se pueden hacer, pero lo bueno es que el Intendente tenía y tiene las intenciones de hacerlo”.

También que “hay que hacer hincapié que muchos adultos mayores no tienen dónde estar, porque hay un hogar para adultos en situación de calle, pero no hay un lugar además del Zumalacarregui de contención que sea del Estado, porque la gente que necesita estar en estos hogares, son de familias que no lo pueden contener. Es importante que se pueda abrir un lugar, si bien existe el Centro de Día, que depende del Ministerio”.

Las cosas quedan relegadas porque no están armadas las mesas. No hay un referente del Municipio del adulto mayor, no hay una dirección del adulto mayor para trabajar de acuerdo a un lineamiento. Todavía no está, se están organizando otras áreas importantes como la Secretaría de Salud, lo cual me parece bien”, indicó Mora.

Pero aclaró que mantiene comunicación con funcionarios aunque no están sesionando.

Para fines de octubre, espera que COMUDAM pueda reunirse.

 

Cuidarlos

Mora se refirió a los adultos mayores que se contagiaron de COVID-19 pero no por salir de sus viviendas, sino por sus familiares con los que conviven.

“Soy una persona que sólo sale una vez a la semana a hacer las compras en el supermercado”, expresó y contó que pese a ese cuidado fue ayer hisopada ya que tiene síntomas compatibles con el virus.

“Hay muchos que se han agarrado Coronavirus y no pueden salir, no tienen contacto con la familia y eso es importante”, señaló y abundó: “Los abuelos se tienen que cuidar, seguiremos vía Zoom viendo a los nietos y nuestros hijos, si bien es una desesperación no tener el abrazo familiar”.

Y recomendó: “Hay muchos hijos que no ven a sus padres hace bastante tiempo y esos abuelos están angustiados, es una doble situación. Hay que estar adentro, no queda otra, seguir con videollamadas y ya vendrán épocas del abrazo y de compartir en familia”.

 

COMENTÁ