Especie en peligro

Chorlito Ceniciento: Acuerdo binacional para su conservación

El Chorlito Ceniciento (Pluvianellus socialis) es una especie endémica de Patagonia, con una población estimada entre 1500 y 1700 ejemplares maduros (BirdLife 2021). Sin embargo, en base a la frecuencia de observaciones y a la abundancia durante la época de reproducción y en las zonas de mayor concentración post reproductiva, se ha sugerido que la población no superaría los 1500 individuos.

Santiago Imberti (izq.) y Ricardo Matus (der.), referentes del Proyecto Pluvianellus desarrollado por Ambiente Sur y el C.R.A.L. de Punta Arenas, para la conservación del Chorlito Ceniciento.
Santiago Imberti (izq.) y Ricardo Matus (der.), referentes del Proyecto Pluvianellus desarrollado por Ambiente Sur y el C.R.A.L. de Punta Arenas, para la conservación del Chorlito Ceniciento.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Por Asociación Ambiente Sur y C.R.A.L., Centro de Rehabilitación de Aves Leñadura

A nivel global, BirdLife (2021) indica que la población es estable, y se considera “Casi Amenazada”, aunque existen pocos estudios sobre su tendencia poblacional. En Chile, su status fue recientemente modificado a “En Peligro” (Reglamento para la Clasificación de Especies Silvestres del Ministerio de Medio Ambiente) y tampoco hay estudios sobre las variaciones de sus poblaciones. Se estima que es posible que se encuentre en disminución, entre otras cosas debido a la desecación de las lagunas utilizadas para su reproducción, a causa del cambio climático. En Argentina, se considera “En Peligro” ya que se cree que su población está disminuyendo (Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable y Aves Argentinas, 2017).

El estudio y conservación de esta especie fue identificado como uno de los Objetos Focales de Conservación (O.F.C.) del Plan de Acción Nacional para la conservación de las aves playeras, que nucleó para su elaboración e implementación participativa a consejeros y representantes de los sitios que integran el Consejo Argentino de la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras, representantes de los gobiernos locales, provinciales y nacional, ONGs, científicos independientes y universidades.

Este Chorlito es también una especie focal de la Iniciativa para la Conservación de las Aves Playeras en la Ruta Mid-continental, un proceso virtual de Planificación Estratégica en América del Sur. Se trata de un enfoque coordinado que abarca el ciclo de vida completo para la conservación de las aves playeras en las regiones centrales (mid-continentales) de 10 países suramericanos – Argentina entre ellos- que proveen hábitats críticos de reproducción, migración e invernada a numerosas especies de aves playeras migratorias y residentes.

Las aves playeras ocupan en el Estuario del río Gallegos los humedales costeros y, eventualmente, también los continentales. Dentro de las especies de playeras que encontramos en estas costas se encuentra el Chorlito ceniciento, declarado Monumento Natural Provincial mediante la Ley Nº 3373/14, por ser una de las especies más comprometidas en cuanto a su conservación.

Proyecto Pluvianellus

Debido a esto, además de las estrategias ya mencionadas y de las cuales forma parte la Asociación Ambiente Sur, se suma ahora la firma de un acuerdo para el desarrollo del Proyecto Pluvianellus, un esfuerzo de conservación binacional implementado por el Centro de Rehabilitación de Aves Leñadura (C.R.A.L.), de Punta Arenas, Chile, y Ambiente Sur.

Ambas ONGs son instituciones referentes de la Patagonia Austral que trabajan en la conservación de especies de aves playeras y llevarán adelante acciones conjuntas de conservación y sensibilización en torno al Chorlito ceniciento en la Provincia de Santa Cruz, Tierra del Fuego (Argentina) y Magallanes (Chile).

Santiago Imberti, ornitólogo y Vicepresidente de Ambiente Sur, señaló sobre esta nueva iniciativa: “Siendo el Chorlito una especie que no conoce fronteras, es clara la necesidad de trabajar en conjunto con nuestro país hermano y el experto grupo de trabajo del C.R.A.L.”.

Ricardo Matus, naturalista oriundo de Punta Arenas y Director del C.R.A.L., destacó “el gran valor de enfocar esfuerzos en esta especie, que tiene un rango de distribución tan acotado en la Patagonia de Argentina y Chile y que ocupa ambientes muy específicos para su ciclo reproductivo. El trabajo en conjunto con Ambiente Sur es el complemento óptimo, considerando el comportamiento migratorio de estas aves a través de la costa atlántica”.

Una especie “en peligro”

El Chorlito Ceniciento nidifica sobre las márgenes de humedales alcalinos en Tierra del Fuego, Santa Cruz y la Región de Magallanes; realiza movimientos post-reproductivos por la costa atlántica, llegando hasta el sur de Buenos Aires. Recientemente, se ha identificado como uno de los sitios clave de concentración no reproductiva al estuario del río Gallegos y río Chico, en Argentina. En Chile habita en el sector de estepa de la región de Magallanes, con concentraciones invernales en sitios de importancia como Bahía Lomas.

Esta especie forma parte de las aves migratorias patagónicas que nidifican en la estepa o los Andes, comienzan a llegar al Estuario del río Gallegos en otoño, pasan aquí el invierno y se retiran en primavera. Específicamente, el Chorlito Ceniciento utiliza la zona del Estuario entre fines de marzo y principios de agosto, donde han sido observados grupos de hasta 300 individuos.

Se caracteriza por tener un aspecto muy mimético, aunque una vez localizado, es fácilmente reconocible por sus patas cortas y de color rosa intenso en adultos o amarillo-anaranjadas en inmaduros, con un cuerpo semejante a una pequeña paloma. Tiene el dorso y pecho gris ceniciento, partes inferiores blancuzcas y un notable iris rojo.

Es una especie poco común y endémica (exclusiva) de Patagonia, donde prefiere utilizar las orillas pedregosas de lagos y lagunas, en cuyas orillas nidifican la mayoría de ellos, poniendo 1 ó 2 huevos que incuban macho y hembra.

Por ser el “Ceniciento” una de las especies más comprometidas en cuanto a su conservación, depende para su supervivencia del buen estado ambiental de los humedales costeros donde descansa y se alimenta, a ambos lados de la frontera argentino-chilena.

Es responsabilidad de las Autoridades de aplicación correspondientes y también de las poblaciones locales, garantizar un ambiente saludable para la protección de estas aves y por ser los humedales reservorios naturales de biodiversidad. La presencia de las playeras, a su vez, es un bioindicador de la salud del ambiente de las ciudades de cercanía, en un claro beneficio para sus habitantes.

El Chorlito Ceniciento es una especie endémica de Patagonia sur, con una población estimada entre 1500 y 1700 individuos.

 

[email protected]

www.ambientesur.org.ar

Facebook: Asociación Ambiente Sur

                  Centro de Rehabilitación de Aves Leñadura

Instagram: @cralenadura

COMENTÁ