Nuevo arzobispo de Buenos Aires

Carta de Jorge García Cuerva a la Diócesis de Río Gallegos

El nuevo arzobispo de Buenos Aires dedicó unas palabras a la comunidad de Santa Cruz. 

Carta de Jorge García Cuerva a la Diócesis de Río Gallegos
Carta de Jorge García Cuerva a la Diócesis de Río Gallegos
COMPARTÍ ESTA NOTA

Queridos hermanos y hermanas de la diócesis de Río Gallegos

El Santo Padre Francisco me ha designado arzobispo de Buenos Aires.

Seguramente en días sucesivos podremos ir compartiendo los sentimientos que van surgiendo en nuestros corazones ante esta nueva misión que me confía la Iglesia, pero con la certeza de escuchar profundamente la voz del Señor que nos dice: "No tengan miedo" (Mt 17, 7)

Pero hoy, en este mensaje, quiero darles gracias: gracias porque aquí, en la diócesis del fin del mundo, fui aprendiendo a ser obispo diocesano junto al pueblo, soñando juntos un Iglesia hospital de campaña como nos dice el Papa: "La Iglesia es madre de corazón abierto que sabe acoger, recibir, especialmente a quien tiene necesidad de mayor cuidado, que está en mayor dificultad. La Iglesia, como la quería Jesús, es la casa de la hospitalidad. Y cuánto bien podemos hacer si nos animamos a aprender este lenguaje de la hospitalidad, este lenguaje de recibir, de acoger. Cuántas heridas, cuánta desesperanza se puede curar en un hogar donde uno se pueda sentir recibido. Para eso hay que tener las puertas abiertas, sobre todo las puertas del corazón".

Gracias porque nos animamos a los cambios, dejamos que el Señor nos despierte, que "nos pegue", en palabras de Francisco, un sacudón en nuestra modorra y nos libere de la inercia y del "siempre se hizo así".

Gracias porque ni el clima nos frenó, y pudimos encarnar la Iglesia en salida, saliendo al encuentro de los que no están, de los más alejados. Nos fuimos involucrando de lleno en la realidad, acompañando a los que sufren, porque Cáritas somos todos; y celebramos la vida con alegría y pasión, a pesar de tantas dificultades.

Les pido que mantengan siempre viva esa alegría y las ganas de compartir la Buena Noticia del Evangelio con todos, sin excluir a nadie.

Y sigan soñando, no se dejen paralizar ni por el miedo ni por "la fiaca espiritual"; Jesús camina con nosotros, y como nos dijo en el Evangelio de la misa del domingo pasado: "Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28, 20).

Durante este tiempo, hasta mediados de julio, nos iremos encontrando para agradecer juntos todos estos años compartidos.

Dios los bendiga mucho, y María Auxiliadora, a quien celebramos el jueves pasado, nos siga cuidando.

Los quiero mucho.

Mons. Jorge García Cuerva

COMENTÁ