También un poco nuestro

Río Gallegos, una de las últimas ciudades de Castagnari antes de Malvinas

El traslado de Luis Darío José Castagnari, nuevamente despertó los recuerdos de aquellos que vivieron la guerra desde esta ciudad del continente. TiempoSur habló con su esposa María Cristina Scavarda y con José Ruiz, compañero del capitán post mortem en la base Aérea Militar Río Gallegos.

Ya en el continente. (Foto Diario Perfil)
Ya en el continente. (Foto Diario Perfil)
COMPARTÍ ESTA NOTA

Nacido en General Cabrera, provincia de Córdoba, el 19 de marzo de 1949, Castagnari ingresó como cadete en la Escuela de Aviación Militar, egresando como alférez del Cuerpo Comando en diciembre de 1972. Entre sus destinos estuvo el Grupo 1 de Vigilancia y Control Aéreo, el Area Material Río Cuarto y la Base Aérea Militar Río Gallegos, esto último a inicios de los años 80´.

Tiempo antes, en el 73, conoció a María Cristina Scavarda, quien hoy, luego de 36 años de lucha, ha logrado cumplir con la palabra empeñada, pues el 1 de abril de 1982 en la puerta de su casa en la base militar de El Palomar, el primer teniente de la Fuerza Aérea (capitán post mortem) Luis Castagnari le pidió: “Si no vuelvo de Malvinas quiero que traigas mi cuerpo y me entierres junto a Gustavito”, su pequeño hijo fallecido a los 3 años.

La mujer fue quien gestionó ante diversas autoridades el operativo para cumplir el último deseo de su marido. La tumba del capitán cordobés siempre estuvo identificada en Darwin, desde que se diseñó y armó el cementerio, pero el plan humanitario que posibilitó este año la identificación de soldados abrió paso para que el deseo de la familia Castagnari se pudiera concretar recién ahora, y desde el pasado día 4 de diciembre las cenizas de Castagnari descansan en la parroquia Sagrado Corazón de Río Cuarto, junto a las de su hijo Gustavo.

En diálogo con TiempoSur, María Cristina recuerda el paso de la familia por Río Gallegos y agradece el recuerdo que la ciudad mantiene de héroe de Malvinas. “Una ciudad con gente de un corazón enorme”, expresó.

En cuanto a los años de lucha y el camino recorrido, manifestó: “Me siento con mucha paz porque va a descansar donde él quería”, aunque no pudo dejar de mencionar: “Estoy con un agotamiento físico y mental muy grande. Viajamos hasta las Islas Malvinas, con muchas ceremonias y emociones encontradas. Ahora quiero descansar un poco y recuperar energías”, cerró.

 

Su paso por Río Gallegos

Luis Darío José Castagnari fue designado a la base Aérea Río Gallegos durante el verano patagónico a inicios de 1981, y quien lo recuerda como “un gran compañero” es José Ruiz, suboficial retirado de la Fuerza Aérea, quien había sido designado a nuestra capital pocos meses antes de la llegada del capitán Pos Mortem.

En diálogo con nuestro medio recordó: “Estuvimos un año juntos, era un tipazo. El estaba ubicado frente al lugar que teníamos los astilleros, compartía con un almuerzo que hacíamos los viernes, una tradición de la cual siempre lo hicimos partícipe porque era un tipo que tenía mucha vocación”, y continuó: “Excelente compañero, como nosotros siempre estábamos destinados al campo, él siempre pedía participar. Muy comprometido, una persona que te daba la oportunidad de dialogar”.

En otro tramo de la entrevista recordó que “4 días ante de su baja en Puerto Argentino visitó durante una patrulla el lugar donde me tocó estar apostado”.

Por último, Ruiz manifestó: “El reconocimiento es algo muy importante para nosotros, pero sobre todo para la familia, algo que nosotros hemos vivido muy de cerca con la familia Ortega en Río Gallegos”, cerró.

 

*Castagnari, fallecido en la noche del 29 de mayo de 1982, se convirtió en el segundo caído cuyos restos vuelven al continente tras el enfrentamiento bélico con Gran Bretaña. El primero que volvió después de los enterramientos en el Cementerio Darwin de 1982 y 1983 fue el piloto Fernando Juan Casado. Sus restos fueron reconocidos en 2008 tras estar 22 años en las islas sin que se supiera su identidad.

Temas
COMENTÁ