Viral

Zulemita Menem salió a pasear con su auto de 400 mil dólares pero la dejó “a pata”

Zulemita Menem le prestó a su hijo su auto importado de 400 mil dólares para cumplirle su sueño. Sin embargo, el auto se les quedó en pleno San Isidro.

Zulemita Menem.
Zulemita Menem.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Zulemita Menem tenía ganas de hacerle cumplir un sueño a su hijo mayor, Lucas. El joven siempre soñó con andar en un auto lujoso, de alta gama. Y Zulemita decidió que este iba a ser su momento para hacerlo. Sin embargo, a pesar de haber hecho su sueño realidad, el paseo no salió como estaba estipulado.

La hija del ex-presidente Carlos Saúl Menem pidió prestado un excéntrico Lamborghini importado de color negro, valuado en alrededor de 400 mil dólares. Evelyn Von Brocke, panelista del programa Intrusos, fue la que reveló la noticia. “Ella quería divertir al hijo mayor que por primera vez usaba un auto de esta magnitud”, explicó Von Brocke. De esta manera, Lucas y su madre fueron a pasear por la ciudad de San Isidro en el Lamborghini, pero no salió como esperaban.

Sin embargo, como se observa en una de las fotos que mostraron en el programa, sobre la avenida Eduardo Madero, el auto no dio para más. Rodrigo Lussich, conductor del programa, explicó el por qué. “Se le queda porque toca abajo y con ayuda de su hijo tuvo que sacar la rama que se había atorado”, señaló el conductor. En una de las fotos se ve a ambos, Zulemita y Lucas, tratando de solucionar la situación mirando una de las ruedas delanteras del vehículo.

Paula Varela, otra de las panelistas del programa, fue duro con el hijo. “Yo estoy caliente con el hijo porque no sé si ese nene está para manejar ese auto. Es un arma”, manifestó Varela. Posteriormente, desde el programa mostraron un vídeo donde el propio Lucas trataba de arrancar el auto.

El copiloto le indicaba que solo tenía que apretar un botón cerca de la palanca de cambios. Cuando apretó el botón y sonó el rugido del motor del auto, el joven hizo un gesto de incredulidad. Y no es para menos: el ruido de autos como un Lamborghini u otro de alta gama a la hora de arrancar suele ser una sensación muy placentera para los conductores. No obstante, el paseo no fue igual de placentero que el arranque, y duró menos de lo pensado.

 

COMENTÁ